MENUDO FRIO HACE
16270
post-template-default,single,single-post,postid-16270,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

MENUDO FRIO HACE

MENUDO FRIO HACE



Ha llegado el primer temporal de frio Siberiano del año. El jueves estuvo nevando durante los 12 Km de carrera urbana. Al principio el suelo estaba seco, pero según se puso a nevar llegó un momento que correr por la acera se convirtió en algo delicado. Sin embargo, el frío no era muy elevado y se pudo correr al ritmo habitual.

El viernes aunque seco, era más frío que el jueves. La noche del jueves había continuado nevando, pero con poca precipitación de nieve. Era viernes y tocaba carrera por el monte, lo más complicado como casi siempre en estos casos era elegir la noche anterior, el material que iba a usar. Ya desde el día anterior se sabía que no iba a nevar pero que la sensación de frío sería acusada, debido principalmente al viento del norte, que se aseguraba soplaría fuerte. La elección para la capa exterior era clara debía ser corta viento, así que he elegido uno de PATAGONIA que tanta satisfacciones y buenos resultados nos ha dado siempre.

La elección de las zapatillas no ha sido tan fácil, finalmente he optado por las NIKE PEGASUS TRAIL, a pesar de ser zapatillas de rejilla, sin embargo su adherencia ya la he probado en este terreno. El viernes con todo elegido, he comenzado el entrenamiento con la duda de la posible cantidad de nieve que me voy a encontrar, así que por si acaso, me he puesto unas polainas cortas de DECATHLON que son baratas y cumplen perfectamente su función.

El frio es más intenso de lo esperado y a pesar de la mallas de invierno, los músculos no terminan  de entrar en calor, eso que he estirado bien antes de empezar a correr y que los desniveles iniciales son muy fuertes. Pero no solo está afectando el frío a las piernas, los pies se me están quedando helados y eso que solo acabo de empezar, como siga así en la parte alta no se si podré aguantar el frío.
Afortunadamente, no hay mucha nieve en el camino y incluso en la cima tampoco hay tanta. En la cima, hace mucho viento y el frío en la cara es intenso. A pesar de ello, dedico unos minutos a hacer unas fotos. Pensaba que había nevado mucho y como podéis observar las precipitaciones han sido escasas. Una vez, realizadas las fotos voy directo hacia abajo sin parar. Como se puede apreciar no hay mucha nieve. Sin embargo, al comenzar a bajar había más nieve y esta estaba más dura de lo esperado, cuidado con no caernos.


La verdad es que la estampa merecía una foto, así que aquí la tenéis. Supongo que la nieve no seguirá durante mucho tiempo según vaya bajando, pero parece que en las zonas protegidas, la nieve se ha mantenido. 


Continúo bajando y a la altura de la fuente donde paramos todos los ciclistas y montañeros a tomar un buen trago de agua, veo unos carámbanos de hielo que nos dan una idea de la temperatura que tenemos.


Esto es la gran maravilla de correr por el monte, la naturaleza siempre te sorprende y te hace olvidar el frío y el cansancio. Tener la posibilidad de correr en este entorno helado de tanta belleza me hace considerarme una persona muy afortunada. Cuando alguien me pregunta, que me motiva a correr todos los días, no se como expresarlo. Pero cuando me encuentro ante estos momentos mágicos, de repente tengo la respuesta a todas las preguntas. Esto es lo que me motiva, gracias por poder tener la suerte de disfrutar de este espectáculo.

Realmente me siento como una persona muy afortunada, aunque con algo de frío y cansado. Después de estas imágenes para recordar, bajo sin más paradas y esta vez sin ningún resbalón.

El frio ha merecido la pena, he terminado y esto deseando contar todo lo que hoy he vivido y que creo necesario compartirlo.










No Comments

Post A Comment