SANTA ÁGUEDA - ultrarunnerdreams
16269
post-template-default,single,single-post,postid-16269,single-format-standard,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

SANTA ÁGUEDA

SANTA ÁGUEDA

Santa Águeda, virgen y mártir siciliana del siglo III, es una advocación venerada específicamente por las mujeres. Recurren a su intercesión aquellas gestantes que quieren propiciar un buen parto, las madres con insuficiente leche, y las aquejadas por diversos «males de pechos». Fotografías Aitor Sanchoyerto Martínez
 
Por extensión se la hace protectora de las mujeres, sean casadas o solteras. Virtualidades que se asocian con el episodio más conocido de su martirio, durante el que le fueron cortados los pechos, sanando después milagrosamente sus heridas. Más allá de la leyenda hagiográfica, el culto de Santa Águeda enlaza con las antiguas Matronalia romanas, fiestas dedicadas a propiciar la fertilidad de las matronas, en honor de Juno Lucina, divinidad de los partos y de la abundante lactancia. Otros poderes de Santa Águeda son los de preservar contra incendios y erupciones volcánicas, o los más genéricos de proteger contra los malos espíritus, enfermedades del ganado y potenciar la producción agraria. Atributos que la asemejan a la Bona Dea, Buena Fortuna oAghatè Tyché de la antigüedad clásica. En Euskadi se la atribuye, además, otra faceta sanadora: la de curar de cefaleas y migrañas; y la santa, acusada de brujería durante su proceso, actúa como sorgiña –transformada en gata- en varias leyendas vascas. Perfil que evoca la hipótesis de la brujería como culto a Diana, asimismo virgen, protectora de los partos y de la fertilidad.
En otros ámbitos, las matronas adoptan durante su festividad iniciativas y roles masculinos, siendo fertilidad e inversión de papeles rasgos típicamente carnavalescos. Entre nosotros la cuestación de viandas, aunque protagonizada por los mozos, abre el ciclo de postulaciones y comensalidad propios del ya inmediato Carnaval.
Fuente: José Ignacio Homobono
 
 
Hoy es 5 de Febrero, festividad de Santa Ageda, este año tenemos la suerte de que ha caído en Domingo, así que hemos decidido acudir a la romería que se realiza en su honor y que iniciamos desde la cercana localidad de Cruces (Barakaldo). El día no es el más propicio para andar, está lloviendo a mares y el frío es importante. A pesar de ello, nos encontramos con gran cantidad de gente que como nosotros vamos a escuchar la Santa Misa, agradecer por todo lo que nos ha dado y pedir ayuda para seguir adelante cada día , para, en la medida de nuestras posibilidades, acercarnos a los demás. Precisamente en la sociedad actual,donde cada vez las personas estamos más distanciadas y más miedo nos da la cercanía y los sentimientos.
 
Está lloviendo mucho y a pesar de ello encontramos mucha gente ya bajando, si va todo bien llegaremos a misa de 11:00 de la mañana. No se que nos empuja ó nos motiva a esta devoción pero es realmente gratificante ver como al igual que a nosotros ha empujado a otros muchos a mojarse y pasar frío. Cuando de verdad se cree en algo, no importa las condiciones meteorológicas, nos mueve la ilusión. Eso nos reconforta y da calor.
 
Nos encontramos con gente de todas las edades, las tradiciones pasan de padres a hijos y la fe también. ¿Qué es la fe? difícil cuestión a cualquier edad, pero seguro que lo que han experimentado las personas que hoy nos hemos acercado a saludar a la santa, podría ser una aproximación importante. Es importante creer en algo, nos llena y nos motiva, sino estamos vacíos y a la deriva. Debemos tener siempre un horizonte aunque este ahora se nos presente oscuro y negro, ya se aclarará. El sol sale todos los días, no siempre lo vemos pero está y nos calienta aunque unas veces más que otras.
 
Lo mismo ocurre cuando uno entrena, no siempre son buenos momentos, incluso la mayoría malos pero tenemos un objetivo y peleamos por el. Cada cual a nuestra manera y con nuestras posibilidades pero con igual ilusión. Mucho animo y gracias a todos por la compañía en este día tan desapacible, es realmente bonito salir a la calle y compartir con los demás nuestros credos e ilusiones. «Se acerco, le dio la mano y la levantó»
 
Estas tres simples palabras tienen implicaciones humanas muy importantes, si en nuestro día a día fuéramos capaces de hacer en nuestro entorno alguna de ellas, el mundo sería un poco más humano y más fácil la vidas para todos.
 
No Comments

Post A Comment