KOSTA TRAIL 2.012
16258
post-template-default,single,single-post,postid-16258,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

KOSTA TRAIL 2.012

KOSTA TRAIL 2.012

Este domingo, 10 de Junio, he tenido el placer de participar en la KOSTA TRAIL, prueba que por séptimo año consecutivo organiza FORUM SPORT. Se trata de una carrera de 30 Kilómetros,  que discurre a nivel del mar. A lo largo de todo el recorrido, se entremezclan los bosques de eucaliptos, los fuertes acantilados y la arena de las playas de Aizkorri, Sopelana, Mañakoz y Gorliz.


Para los amantes del running y del mar de la costa vizcaína, esta es nuestra carrera, muchos de nosotros hemos recorrido en muchas ocasiones, estos acantilados de Punta Galea hasta el faro de Cabo Villano. Son nuestras playas, las tenemos realmente mucho cariño y correr entre sus piedras y arenas nos hacen recordar momentos muy agradables.

Es una carrera de 2.100 metros de desnivel y esto se consigue gracias a grandes desniveles y este año, a grandes muros que a lo largo de la prueba tenemos que ir superando los participantes. La carrera al igual que el año anterior, partía a las 09:00 desde el ayuntamiento de Sopelana. La estación del metro está a escasos metros de la salida y la organización proporciona en la meta unos autobuses que te llevan a la estación de Plentzia, lo que te permite poder utilizar en todo momento este medio. Además como suele ser habitual, la organización dispone del servicio de consigna que te permite volver a recoger tu bolsa en meta.


Antes de salir, toca calentar un poco, realmente da mucha pereza, pero es totalmente necesario y te puede evitar muchas lesiones. El humor que no falte antes de una prueba, hemos venido voluntarios, porque nos gusta, lo pasamos bien y de paso nos quitamos un poco de nervio compitiendo, aunque lógicamente cada uno lo hace en su nivel.

En esta ocasión, la temperatura era agradable en la salida, con lo que calenté con la misma ropa de faena. A pesar de estar previsto lluvia decidí quitar las mallas y poner el pantalón corto. Esta vez, había decidido no llevar riñonera ni bidón, la idea es en el primer avituallamiento que tengan bebida isotónica, cojo una y para toda la prueba. En esta ocasión, me puesto los cascos para calentar, necesitaba cargarme con toda la energía positiva que pudiera acumular. Tenía por delante una prueba de 30 kilómetros muy exigentes, donde los 5 primeros iban a ser explosivos y fundamentales pero donde seguramente los últimos 10 iban a examinar a fondo nuestro estado físico. Realmente, estaba muy preocupado, por los primeros kilómetros, el año pasado iba con miedo y se me atragantaron, este año había decidido salir valiente y a por ellos que solo son 5 Km.

El dorsal el 142, curiosamente en la Hiru Haundiak de la semana pasada era el 42, cosas curiosas pero que para un necesitado de ánimos le sirve para cargarse de energía. Parecía que he recuperado bastante bien, los test que he realizado durante la semana han ido bien y tengo muchas ganas de esta prueba. Sobre todo porque, como ya es tradicional después de la carrera, nos vamos toda la familia a celebrarlo a la cervecera de Gorliz, por excelencia, el KLIMANJARO, cariñosamente conocida como el KILI. Desde muy pequeños hemos pasado en verano, comidas y cenas entrañables. Es un lugar que tiene un peso muy importante en nuestras vidas y sobre todo ligado con el verano, el calor y la familia.

Tomamos la salida a las 9 de la mañana en la plaza del Ayuntamiento de Sopelana, hacia el monte Munarrikolanda (257 metros), para posteriormente ascender por las Peñas de Santa Marina (177 m). La salida se realiza a buen ritmo, salgo con el grupo de cabeza, el objetivo,  pasar cuanto antes los 5 primeros kilómetros. Realmente están resultando muy entretenidos, mucho mejor que el año anterior, este año se mezclan cuestas muy duras con tramos llanos y bajadas muy pronunciadas. Por fin he llegado el avituallamiento del kilómetro 5, a ritmo para después de un breve tramo de asfalto coger el bosque que nos lleva a Aizkorri y a la primera de la grandes bajadas. Vamos pocos en el grupo, lo que permite realizar la bajada a gran ritmo y hasta la arena, increíble el olor a salitre que sensación más agradable pero la alegría dura poco, tenemos una cuesta enorme hasta alcanzar la zona de los cañones de Punta Galea y una vez arriba, pues para abajo hasta tocar arena. Al final de la playa, una cuesta grande nos lleva hasta el avituallamiento. Aquí cojo mi botella de bebida isotónica que me acompañará hasta el final. Un breve trago y a  tope hasta Sopelmar. Allí habitualmente suele estar la familia animando, pero generalmente también es donde coincidimos con la marcha. Efectivamente nos encontramos con una marea humana que se va abriendo para que pasemos, esto parece más una mítica prueba de ciclismo que una prueba de trail. Afortunadamente no tenemos que lamentar ningún herido, señal que la suerte a veces se alía con nosotros.

Hemos visto a la familia y ahora con fuerza subir Sopelmar, luego una poco más hasta el alto de Barrika y todo para abajo. Pues no, este año la organización nos ha puesto una pequeña sorpresa, tenemos que bajar hasta Meñakoz y lo peor es que luego tenemos que subirlo y menuda subida. Con tiempo y un poco de sufrimiento, todo pasa; ya estamos subiendo hacia el alto de Barrika y la cantidad de gente por la marcha es impresionante. La gente se aparta con gran amabilidad y el que no lo hace es porque sube fundido y no sabe ni que hace allí. La gente anima pero punto, dan más animo una familia en Urkiola a la 04:00 de la madrugada o en Urbia a 13:00 en los Hiru Handiak que los 200 que me pude encontrar subiendo desde Sopelmar hasta el alto de Barrika. Simplemente la gente es diferente, su pasión y su motivación es otra y esto se ve en sus caras, en su cariño y en su ilusión. Están haciendo una marcha preciosa y la mayoría no disfruta del paisaje y del entorno. Les molesta todo, la gente las gaviotas, el viento y sobre todo las cuestas.


Una vez, alcanzado el alto, a tope hasta la playa de Barrika. Este tramo es precioso y muy rápido, se corre mucho pero tenemos que dejar algo para poder superar la cuesta que nos lleva hasta el pueblo de Barrika. De nuevo, nos volvemos a juntar con la marcha, ahora hay menos gente y se puede correr más, también la bajada tiene más desnivel y vamos a tope, las probabilidades de parar son nulas. Afortunadamente bajamos sin problemas y ya estamos en el puente de Plentzia, donde de nuevo la familia nos da el último empujón de ánimos que nos va a permitir subir Ermua.


Superamos el paseo de Plentzia y llevamos a la playa de Gorliz y vemos al fondo la última gran dificultad del día. Durante todo el recorrido del puente de Plentzia hasta Astondo, ni una persona ha animado, debemos ser marcianos y curiosamente; justo hemos pasado a la hora del paseo y cuando hay mucha gente en la calle paseando, increíble, personalmente me siento un poco triste de la imagen y pobreza que muestran nuestras gentes a lo participantes  que bien de otras localidades donde todo el pueblo se vuelca con los deportistas. Algo está pasando en nuestras gentes y esto puede tener más repercusión de futuro que una crisis que de forma cíclica llega y se va. Si los valores humanos se pierden que queda para el futuro. Tanto animar durante estos últimos meses, que nos hemos quedado sin fuerzas. Es fácil hacer lo que hace el colectivo, es fácil sentirse bien haciendo lo que hacen los demás pero en la vida debemos hacer cosas por nosotros mismos y enseñar a los nuestros a que hagan lo que crean correcto, sino que nos queda.

Subo las primeras escaleras andando, para recuperar las piernas de la playa. Subo el primer resalte fuerte, cerca del primer balcón, vuelvo a tener piernas. Correr y correr hasta llegar al castillito en Cabo Villano. De nuevo cuesta fuerte, la supero a buen ritmo y una vez arriba, a tope hasta los cañones del faro. Como en años anteriores, los tramos de la galerías no se ve nada pero por lo menos no hay barro, llegamos al faro. Ya no queda nada, el primer tramo es muy fuerte y poco a poco se suaviza. Apretamos y hacemos toda la subida corriendo. Desde la cima todo bajar, a tope a todo lo que dan las piernas. estoy bastante entero, así que aprieto y casi sin enterarme estoy en la playa y por fin meta.


La prueba la he realiza prácticamente en solitario desde el kilómetro 10, he hecho mi carrera y ha salido bastante bien. He llegado muy cansado pero con las piernas suficientes para hacer una buena bajada. Felicito a la organización por esta maravillosa prueba, que se podría convertir en una referencia en el calendario de carreras de montaña. La causa de la prueba es muy noble y me parece perfecto la cuantía de los premios, incluso si no existieran, los participantes e incluso los de élite vendrían a esta prueba, por su gran belleza. Simplemente tenemos que buscar una solución al tema de la marcha. Este año, sobre todo la gente de delante, nos hemos encontrado con tapones de gente realmente peligrosos para todos. Todo el mundo tiene derecho, pero deberíamos buscar la manera que ambas pruebas discurrieran paralelas pero que nunca se mezclaran y entonces seguramente podríamos disfrutar de corredores de élite mundial, cuya mayor motivación es correr pero sobre todo no lesionarse y este domingo ha habido momentos donde todo podía haber ocurrido.

Finalmente, mi tiempo ha sido de 2:51:22, el puesto absoluto ha sido el 22, han finalizado 314 y el ritmo por kilómetro ha sido de 05:42.

2012 Lasterketa – Clasificación Absoluta Kosta Trail 2.012.
2012 Track Kosta Trail 2.012 – POLAR RX5 + G5 GPS SENSOR.


Un saludo
Aitor
  






No Comments

Post A Comment