OROZKO KARRAKAN MENDI LASTERKETA
16232
post-template-default,single,single-post,postid-16232,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

OROZKO KARRAKAN MENDI LASTERKETA

OROZKO KARRAKAN MENDI LASTERKETA

El domingo 5 de Mayo de nuevo estamos en Orozko para participar en esta prueba que se desarrolla en un marco incomparable. Aunque algunas administraciones se empeñen precisamente en enmarcar y restringir el acceso a la naturaleza y a su uso y disfrute. Al parecer este será el último año que la prueba se pueda realizar siguiendo el itinerario tradicional, al parecer este tipo de actividades y sus participantes ponemos en riesgo el futuro del entorno y el posible uso y disfrute de generaciones venideras.
 
 
Pues vale, primero regalamos el dinero a una sociedad anónima que contrata mercenarios del basquet para formar algo que denominan equipo y que algunos encima dicen que representa a los vizcainos y ahora nos limitan el uso y disfrute de  nuestra naturaleza, de la de todos: pobres ricos, mayores ó pequeños. Los vascos nos sentimos muy ligados a la tierra, ella tradicionalmente nos ha alimentado y defendido. Sentimos muy cerca la tierra y cuando la atacan sufrimos con ella.
 
 
El placer a estar en la naturaleza se trasmite de padres a hijos así como el respeto y cariño que debemos siempre procesarle. Todos los corredores / as que entrenamos diariamente en  sus bosques, valles ó cimas sabemos que nunca estamos solos, existe algo que nos acompaña y vela por nosotros que nos avisa y advierte, tanto de día como de noche. Precisamente cuando se oculta el sol, es la luna (ilargia) a la que nosotros los vascos sentimos mucha devoción porque es ella la que ilumina nuestro camino y aleja a las criaturas de la noche. La mitología forma parte de nuestra vida.
Precisamente porque nos gusta la naturaleza y el compartir la actividad entre amigos estamos un domingo más en la salida de esta maravillosa prueba. Para mí, Orozko me trae muchos recuerdos familiares y además está muy cerca de Bilbao, con lo que tampoco tenemos que madrugar demasiado.
 
 
Tras el chupinazo, los primeros metros se hacen entre las calles de la localidad, lo cual permite ir cogiendo tono muscular antes de enfrentarnos a la fuerte subida que nos llevará hasta Urizar y posteriormente hasta el Belangobuelta (1026 m) tras pasar por el Kolometa (1009 metros). Hoy he apostado por correr con las zapatillas con las cuales entreno en asfalto y pistas rápidas (NIKE PEGASUS), al inicio perfecto pero según voy mojandolas y sobre todo según el terreno se complica, empiezo a tener problemas, la falta de carcasa en la zapatilla hace que en terrenos muy rotos, la zapatilla no permanezca recta como ocurre con las Speed Cross 2 de SALOMON. Realmente ha sido un suplicio y un acto de locura enfrentarme a este terreno prácticamente descalzo, al final cuando se apuesta pueden ocurrir dos cosas: acertar o no y yo no acerté.
 
Tras sufrir mucho bajando llego a las campas de Algorta y a partir de aquí, territorio vertical hasta Ipergorta (1231 m). Por fin, ahora solo quedaba Odoriaga (1241 m) y ya todo bajar. Desde la cima, salvando Kolometa, todo para abajo. Pero todo el esfuerzo adicional que he tenido que hacer para no caer bajando ha reventado mis piernas y antes de llegar al último avituallamiento sufro un fuerte calambre que me hace bajar el ritmo y dejar pasar a muchos compañeros. Una vez recuperado, bajo por Urizar a todo lo que doy pero cuando empiezo a recuperar posiciones, las piernas no me sujetan y caigo de cabeza, casi 100 metros y casi no me sujeto de pie.
 
Los corredores tenemos un lema, permitido caerse obligatorio levantarse así que cerrar los ojos y a seguir corriendo pero tengo que llegar así que cambio el chip y en automático hasta la meta. Finalmente llego en 3:05 horas, he llegado y por fin estoy con la familia, ahora a la ducha e intentar recuperar el cuerpo que está muy tocado. He sufrido demasiado y estoy tocado mentalmente, afortunadamente el ambiente con los compañeros es estupendo y te hace olvidarte de los malos momentos y disfrutar de nuestra pasión.
 
 
 
Muchas gracias a todos
Por cierto, la organización perfecta, siempre ubicada en los sitios complicados y muy preocupados por no hacernos daños.
 
 
 
 
Un saludo
Aitor
 
No Comments

Post A Comment