KILIAN JORNET – LA MONTAÑA PONE LAS REGLAS
16226
post-template-default,single,single-post,postid-16226,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

KILIAN JORNET – LA MONTAÑA PONE LAS REGLAS

KILIAN JORNET – LA MONTAÑA PONE LAS REGLAS

(Foto propiedad de Kilian Jornet – Summits of my life)
 
Al que anda le pasa y al que tiene boca se equivoca. La noticia del rescate de Kilian Jornet y Emelie Forsberg en el espolón Frendo (cara norte del Aguille du Midi) situado en Chamonix ha eclipsado el clamoroso fracaso de la  candidatura 2.012 en los medios de comunicación deportivos no especializados. Resulta curioso como Kilian ha copado la mayoría de las portadas de la  prensa digital y audiovisual con esta noticia sobre su imprudencia en la montaña y apenas ha tenido repercusión las 2 horas 52 minutos que tardo en subir y bajar el Matterhorn (4.478 metros)  desde Zermatt, el 21 de Agosto de 2.013. Resulta gratificante tanta lección de ética  comportamiento en la montaña y actitud por parte de los medios de comunicación, es de agradecer su preocupación y su actitud educativa, divulgativa y formativa.
 
(Foto propiedad de Kilian Jornet – Summits of my life)
                                      
Kilian y Emilie la liaron, como tantas veces hemos hecho todos. Cuanto más tiempo pasas en la montaña más probabilidad tienes de liarla. Somos conscientes cada vez que acudimos a ellas de lo que está en juego y asumimos voluntariamente ese riesgo. No es querramos morir, sino que tenemos unas ganas locas por vivir. La montaña con su hermosura cada vez te va cautivando más, cada vez tienes más necesidad de pasar tiempo en ella. Te llama y no puedes resistir a la llamada, lo único importante es montar a su lomo, da lo mismo si es terreno es vertical, hay nieve o hielo, por chimeneas, lajas o canales subes y lo haces lo más rápido posible, precisamente para disfrutar de más montaña. Cuantas veces hemos subido en libre, zonas donde la sensatez y la razón marcan que lo deberíamos hacer encordados y sin embargo muchas veces progresamos solo asegurados por nuestros pies / manos ó piolets / carampones y si fallamos se acabó todo, de eso se trata, no fallar.
 
La montaña siempre manda, no importa la experiencia, la técnica, la preparación física que tengas, la montaña siempre manda. Somos personajes insignificante en mitad de tanta grandeza, expuestos a los caprichos de la madre naturaleza. Entrenamos, nos formamos técnica y mentalmente para poder disfrutar de la montaña y poder salir con rapidez de ella cuando por misterios que desconocemos no nos deja estar en ella. En mi humilde opinión cada uno debe llevar el material que el necesite y que le permita disfrutar de la aventura, garantizando unas mínimas condiciones de seguridad, básicamente porque si morimos no podremos volver a la montaña más y eso nos preocupa más que el hecho en sí de morir.
 
A veces, estamos tan llenos de montaña y pasión que creemos que podemos anticiparnos a las tormentas y cambios de tiempo, tenemos nuestra ventana de buen tipo y nos aferramos a ella y a veces, a los vientos les da por correr más que nosotros y nos encontramos al instante en un marrón de dimensiones importantes. Llegado en momento, las reglas de juego cambian y hay que tomar una decisión rápida: descender, salir como sea por arriba o pedir ayuda a los equipos de rescate. En este caso, se tomó la sensata decisión de pedir ayuda, ante todo agradeceros vuestra sensatez y análisis de la situación. Para un montañero es muy duro pedir ayuda siendo además plenamente consciente de que se pone en riesgo la vida de terceras personas.
 
Se le achaca a Kilian el hecho de que fuera en zapatillas y no en bocas oficiales de montanero, pues sí, puede parecer chocante pero es su manera de entender la montaña y lleva tanto tiempo correteando entre piedras y paredes que no entiendo como no va descalzo aunque supongo que esto último, a su patrocinador no le haría ninguna gracia. Es como si juzgaríamos a un tarahumara por no correr con deportivas, en lugar de hacerlo con sus sandalias de caucho. 
 
De los errores, se aprende y a buen seguro que la próxima vez llevarán más ropa o no, seguramente para quitar la espinilla de no acabar la vía, lo vuelvan a intentar con el mismo material pero con una ventana mayor de buen tiempo, va en su forma de ser y entender la vida. Qué más da, disfrutad !
 
Cuando uno va ligero asume riesgos que se pueden pagar muy caros. La montaña es preciosa pero exige a veces, de nosotros un sacrificio muy grande. Disfrutemos de ella, cada uno a nuestra manera pero siempre con respeto y humildad. Enseñemos a nuestro hijos a querer y a defender a la montaña para que puedan ser disfrutadas por próximas generaciones, igual ó mejor que lo hacemos nosotros ahora.
 
Animo Emilie y Kilian, vuestra pasión y ilusión se manifiesta en vuestra forma de correr y de relacionarse con la montaña, muchos aunque con obligaciones adicionales a las de ser corredores (trabajo,familia etc) compartimos vuestra pasión y vuestra manera de entender el día a día.
 
Un saludo
Aitor
No Comments

Post A Comment