AQUÍ COMENZÓ TODO - ultrarunnerdreams
16200
post-template-default,single,single-post,postid-16200,single-format-standard,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

AQUÍ COMENZÓ TODO

AQUÍ COMENZÓ TODO

Y desde entonces no he podido parar de correr y soñar.


Hoy , por pura casualidad, he vuelto a encontrar en Internet esta fotografía que me ha transportado muchos años atrás en el tiempo. He vuelto a mis 12 años y he vuelto a recordar la visita a mi primo Gerardo en compañía de mis padres, donde hablamos de las ganas que tenía de ser corredor y de seguir sus pasos. En aquellos tiempos, nadie corría por la calle. La pruebas populares que hoy inundan nuestros sábados y domingos no existían. La única forma de correr era estando federado y para ello debías formar parte de un Club de Atletismo. Y luego necesitabas un entrenador que te marcara las pautas. Precisamente a este mundo de entrenadores, equipos de atletismo y competiciones su ayuda y sus consejos fueron fundamentales.

Antes de continuar, os presento a mi primo. Su nombre es Gerardo Calleja Sanchoyerto y su curriculum es el siguiente:

Atleta vizcaíno nacido el 22 de abril de 1954 en Bilbao. Lleva más de 3 décadas como plusmarquista provincial en 110 metros vallas con cronometraje manual (14.0 desde 1974), su récord eléctrico (14.48 también en 1974) duró hasta 1992. En la cronología del récord vizcaíno manual figura 22 veces (desde 15.2 en 1971), siendo sus últimos 3 cronos de 1974 (14.1-14.1-14.0) también récords de España. Quedó campeón de España absoluto de 110 metros vallas en 1973 y de 60 metros vallas en pista cubierta en 1973 y 1975. Anteriormente ya había ganado 5 títulos nacionales (2 juveniles en 1971 en 50 metros vallas en pista cubierta y 110 metros vallas al aire libre, y 3 juniors, 2 en 110 metros vallas en 1972 y 1974 y 1 en 50 metros vallas en pista cubierta en 1972). En 1975 batió el récord vasco de decathlon con 6.160 puntos (tabla 1962) que son 5.979 con la tabla 1985. Fue 12 veces internacional.

Yo soy de 1970, desde pequeño ya había oído en casa la hazanas de este magnífico deportista. En estos años, la gente solo corría en las pistas de atletismo y estas eran de ceniza. Fue precisamente cuando a los 13 años fiché por el Club de Atletismo de Getxo cuando en Fadura estaban cambiando la pista de ceniza por la de tartan rojo (material sintético parecido a la goma). Hace poco la han vuelto a cambiar y ahora es azul.

En esa visita, hablamos exclusivamente de atletismo y de las ganas que tenía de poder entrenar. Ese día Gerardo, me dio mis primeras zapatillas de clavos (unas ADIDAS de cuero blancas) con las que durante muchos años utilicé para entrenar en la pista de ceniza de San Ignacio. Aquí no hubo tanta suerte como en Fadura, mientras en todos los polideportivos las pistas eran sintéticas aquí seguía siendo de ceniza y en lugar de invertir en arreglarla hicieron una nueva en Zorroza y esta la convirtieron en campos de futbol 7 con hierba artificial, a los que recientemente les han añadido pistas de padel.

Aquí nació mi gran afición por correr y desde entonces he corrido en todas las modalidades, desde 60 metros en pista cubierta (donde era bastante rápido) hasta 33 años después a corres carreras de montaña de 100 kilómetros. A lo largo de estos años, primero los estudios y luego el trabajo han impedido poder dedicarme a correr en cuerpo y alma, o por lo menos a intentarlo. A lo largo de la vida, hay que tomar muchas decisiones y una vez tomadas de nada sirve volver al pasado a analizarlas. Las decisiones se toman en momentos sociales, familiares o personales concretos, esos momentos nunca se vuelven a repetir por lo que no podemos analizar decisiones tomadas (salvo que con una máquina del tiempo nos podamos transportar a ese momento concreto). Cada momento de nuestra vida es único e irrepetible por eso tenemos la obligación de vivirlo al máximo ya que nunca volverá a ser el mismo, será simplemente, otro. Debemos vivir el momento presente al máximo para poder tener momentos futuro.

Esta fotografía ha provocado en mi una vuelta a mi kilómetro cero y ha sido bonito y entrañable recordar esos momentos. De alguna manera sencilla, este es mi homenaje a un deportista de talla internacional como deportista y persona. Gracias Gerardo por tu apoyo en aquellos momentos, fue realmente muy importante. Todos los niños de mi edad jugaban o querían jugar a fútbol, lo de correr era niños raros. En aquellos tiempos no había prácticamente carreras populares y tuvimos en mi generación la suerte de coincidir con el inicio de la promoción del deporte escolar. 

Simplemente he querido compartir con todos vosotros, este momento tan emotivo de mi infancia.

Un saludo
Aitor


No Comments

Post A Comment