Amurrio Trail Lasterketa 2.015
16196
post-template-default,single,single-post,postid-16196,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Amurrio Trail Lasterketa 2.015

Amurrio Trail Lasterketa 2.015

El domingo 21 de Junio, un año más, participe en la carrera de montaña que preparan los amigos de Amurrio. En esta ocasión, con una distancia de 31 Km., prueba puntuable para la copa de la federación vasca de montaña. El gran aliciente de la prueba, es la gente y el paisaje que en esta ocasión acompañado de un maravilloso día soleado no defraudo ni a participantes ni a la cantidad de gente que aprovecho la mañana para pasar un día en plena naturaleza y dar mucho animo a los participantes de esta prueba. A lo largo de todo el recorrido, se pudo ver gran cantidad de gente animando a los participantes.
 
Mención especial requiere, los organizadores de esta prueba. Esta prueba año a año se va consolidando dentro del calendario de todos los corredores, por su belleza y sobre todo por su organización. Impresionante el despliegue de colaboradores que tanto en los avituallamientos como a lo largo de la carrera, nos prestan su ayuda y nos dan su animo para seguir adelante. Colaboradores de todas las edades, aportan su granito y consiguen un resultado perfecto. Realmente y creo que hablo en nombre de todos los participantes, en Amurrio nos sentimos muy arropados y acompañados. De hecho, las fotos que aquí incluiré son vuestras y no mías pero creo que ilustran la belleza y dureza de la prueba.
 
Una vez más, nos juntamos la familia del trail vasco, siempre a tope, siempre dándolo todo pero pendientes de los que corren a nuestro lado. Realmente es la prueba en sí y lo que vives a lo largo de ella, lo que te engancha más que la propia llegada a la meta. De hecho cuando llegas, tienes un sentimiento encontrado de pena por que termina y de alegría porque el cuerpo necesita un descanso. La llegada a meta, supone el pistoletazo de salida para la próxima aventura.
 
Para mí, el salir al monte a correr, a andar, a escalar o a esquiar es siempre una aventura, incluso cuando haces cientos de veces el mismo recorrido. El itinerario será el mismo pero las vivencias siempre son distintas y realmente lo que nos enriquecen son las vivencias que experimentamos a lo largo del camino, nunca es igual y eso es lo realmente lo bonito.
 
 
La prueba se inició a las 09:00 de la mañana de la plaza Juan de Urrutia para dirigirse hacia Babio, Belandia, Atatxa, Unguino, Menerdiga, Lendoño, Mendaika y acabar de nuevo en las calles de Amurrio. En esta ocasión, salí con mochila básicamente para ir preparando las pruebas de mayor recorrido. El contenido de la mochila era: 500 ml de agua, 500 ml de isotónico, tres geles, dos sobres de isotónico, cortavientos fino, manta térmica, teléfono y palos. Vamos, un poco de peso y eso sobre todo al principio se nota pero cada cual sabe o debe saber lo que busca en cada prueba.
 
La salida fue explosiva, cada día se sale mucho más rápido y los primeros kilómetros son realmente duros, por el ritmo y porque subes el Babio, con una respetable cuesta que en carrera parece una autentico muro, sobre todo para ser el kilómetro 4 de carrera.
 
Una vez, que subes las rampas más duras llegas a una planicie que de forma muy agradable te lleva hasta la zona más alta del Babio, donde se encuentra el avituallamiento. Desde aquí, todo bajar hasta llegar a Belandía, donde se encuentra el segundo avituallamiento. Aquí de nuevo comenzamos a ganar altura y se entremezclan los repechos con los falsos llanos, con las bajadas.
 
 
 
Es una zona de transición pero que va castigando las piernas por que el ritmo es bastante alto y no te permite relajarte nada. A tope, a por el siguiente avituallamiento y siempre pensando en la prueba especial del día, la subida hasta el Unguino por Atatxa. Esta subida, tiene rampas de gran dureza, que esta ocasión me pasaron factura. Decidí subir con palos, a los que estoy intentando acostumbrarme pero que de momento no lo estoy consiguiendo, en esta subida iba más pendientes de ellos que de la subida, hasta tal punto que se me atasco.
En esta preciosa fotografía, se puede ver como voy con la cabeza agachada prueba del esfuerzo del momento. En mi caso, de momento, los palos me tensan demasiado y no me permiten relajarme y disfrutar. Subiendo me sentía vacío, pero cuando he visto la foto que me hicisteis, me he dado cuenta, que realmente iba demasiado mal.
 
 
Afortunadamente, el entrenamiento, la experiencia y los años en Pirineos, Picos de Europa y Alpes sirven para mantener la calma y no parar. 1,2,3……10 doy un paso, vuelvo a contar hasta 10 y el siguiente, seguro que a muchos de vosotros, esto os suena. Pero al igual que otras tantas veces, paso a paso legué al collado. A lo largo de la subida, me fui poco a poco animando y recuperando y conseguí alcanzar el collado sin un desgaste excesivo que me habría imposibilitado hacer el resto de los 17 kilómetros que quedaban. El objetivo era Amurrio, no Unguino, por el había que pasar pero a Amurrio había que llegar. al alcanzar  el collado, estaba el avituallamiento liquido, tras reponer líquidos y guardar los palos tocaba empezar a correr para alcanzar la cima del Unguino en el kilómetro 15 de la prueba.
 
Desde la cima, toca correr dirección Tologorri, esta zona me encanta para correr, el tipo de superficie se adapta muy bien a mis condiciones. A ritmo y poco a poco cogiendo aire para intentar llegar a la bajada con las piernas lo más oxigenadas posibles.
 
 
La bajada hasta el avituallamiento es larga, rápida pero muy divertida. Al fondo se puede ver el Unguino y la subida. Aquí no hay descanso, siempre gas a fondo.
 
 
La bajada, se hace larga y ya pensamos en alcanzar el avituallamiento y comenzar a volver hacia Lendoño. Estamos aproximadamente en el 21 y quedan 10 así que máxima concentración, ritmo hidratarse bien y hasta Amurrio. A pesar de hacer las cosas, bien de nuevo los calambres, son realmente dolorosos y sobre todo te comen la cabeza pero no queda otra que aguantar y seguir corriendo, con mucho cuidado donde pisar y una vez que se va relajando, volver a ritmo que nos llevará a meta.
 
Finalmente, la meta y la familia, que mejor recompensa. Siempre intentando poner la mejor cara y sonrisa para que nadie se preocupe pero quien te conoce ya sabe lo que hay. Realmente jornada increíble, muy dura a nivel físico, he sufrido más de lo previsto pero se ha sobrellevado y he podido disfrutar del impresionante escenario natural por el cual he corrido.
Muchas gracias a todos, por estar siempre ahí. ¿Merece la pena sufrir tanto? No tengo una respuesta racional, lo único que sé que merece la pena las horas y kilómetros de entrenamiento simplemente para poder tener la oportunidad de disfrutar en compañía de todos de la montaña en mayúsculas. El tiempo final fue de 03:42:56 y el puesto general 109.
 
 
La bolsa del corredor, en Amurrio tiene una mención especial, menudo lujo y el diseño de la camiseta de este año realmente muy bonito. Muchas gracias, por este lujo de prueba y nos vemos el próximo domingo 28 de Junio en Llodio en III MEMORIAL JOSE MANUEL FERNANDEZ ARZA “JOSITO” o el 5 de Julio en Zumaia en los 42 kilómetros de la Zumaia Flysch Trail.
Un fuerte abrazo
Aitor
No Comments

Post A Comment