Peleando con el Material - Tecnológico o Frágil - ultrarunnerdreams
16198
post-template-default,single,single-post,postid-16198,single-format-standard,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

Peleando con el Material – Tecnológico o Frágil

Peleando con el Material – Tecnológico o Frágil

Por fin, he vuelto a salir a compartir mi afición con los demás. Este año está siendo muy difícil a nivel profesional y eso afecta negativamente a la hora de afrontar retos importantes, no se tiene la mente donde se tiene que tener y eso es fundamental en este tipo de pruebas.

No he parado de entrenar y de disfrutar de la montaña pero no he tenido la energía suficiente para ponerme en una salida de una prueba. De todas formas, esto cada día es más difícil. Este año en la Gorbeia Suzien, que he participado en todas las ediciones, este año me he apuntado el segundo día y estoy en lista de espera. Realmente todo se está masificando y está perdiendo un poco el encanto. La montaña me gusta disfrutarla en familia o en compañía de amigos que como yo respeten la montaña y se muevan en ella casi de puntillas, preservando las maravillas que descubrimos para próximas generaciones. este regalo que hemos recibido lo debemos preservar para futuras generaciones, como antes lo hicieron nuestros padres y a su vez los suyos.

Sin embargo, vivimos en la sociedad de la inmediatez (lo quiero ya), en la sociedad del yo tengo, yo cuento, yo hago, yo soy, en lo que yo he venido a llamar la sociedad de los cuatro yo. Estamos dejando de hacer cosas para nosotros o para nuestra familia y lo estamos haciendo para los demás, no porque lo queramos, sino porque la sociedad lo quiere de nosotros. Desgraciadamente los grandes intereses comerciales de las grandes compañías de material deportivo han creado el deporte y deportistas asociados a los intereses a los productos y marcas que ellos venden. Lo importante es que hagas deporte y sobre todo si quieres hacerlo bien y ser una persona importante en tu entorno lo tienes que hacer con mi material deportivo que es el que te hace más libre, más guapo y más rápido. No importa lo que entrenes, tu compra y serás un campeón. Luego te empiezas a dar cuenta que las zapatillas no tienen motor, o que cuando llueve te mojas pero cuando lo descubres ya has consumido.

El deporte como negocio es una pena y se aleja mucho de los valores básicos que están más cercanos a la propia persona, a su propia naturaleza como hombre que al hecho de emplear un determinado material, de la casa comercial de moda. El momento comercialmente es perfecto, en nuestra sociedad cada día tenemos menos tiempos para estar y compartir experiencias con los amigos, intercambiar impresiones, todo va muy deprisa. Antes te comprabas material, porque era una amigo o compañero el que lo había usado y le iba bien, las marcas comerciales se tenía que asegurar que el producto fuera bueno porque sino el problema se comunicaba entre los círculos de amigos y ese producto no se compraba.

Ahora, todo los consultamos en Internet, es la red la que nos aconseja que comprar y porqué. Cuando un producto curiosamente, tiene problemas o está mal diseñado nadie habla de eso, la gente no se atreve a decir que algo que todo el mundo que dice que funciona de maravilla en la práctica si lo usas para lo que ha sido diseñado se rompe fácilmente o no funciona como se debería esperar de la marca y del importe del producto. Muchas veces vemos a deportistas de élite con material, hablando maravillas del material y nos lo creemos. pero como no va a ser bueno, si se lo regalan y si se les rompe les dan otro y a correr.

Por eso, en este blog, cuando hablo de material, lo hablo desde la experiencia de quien ha comprado un producto y como este ha resultado en función de las expectativas que tenía del mismo.

Efectivamente, la tecnología textil, el calzado y los accesorios deportivos han avanzado mucho y realmente a los que hacemos actividad de diaria independientemente del clima, la hora o el lugar, nos ayuda mucho esta evolución. Pero tenemos que comprar con cabeza y sentido y no por colores o marcas. (aunque realmente sea difícil)

Este sábado he participado en la décima edición de los Montes de Vitoria, valedera para la Hiru Haundiak de 2.015. Se trata de una prueba de 61 Km de una belleza extrema y de una perfecta organización. El viernes preparando mi maravillosa mochila SALOMON ADVANCED SKIN 3 12, al abrir las cremalleras de los bolsillos laterales traseros para poner los geles y las sales, las dos cremalleras se abrieron y no se han vuelto a cerrar. Estos dos huecos perfectos, no los he podido emplear y he tenido que llevarlo en el super bolsillo trasero con el resto de material pero sin cerrar.

La mochila, no se mueve y el diseño se adapta perfectamente a la espalda. Pero las cremalleras, todas ellas son una realmente muy malas. Sin penalizar el peso, existen cremalleras que se emplean en textil mucho más resistentes y duraderas, estamos hablando de una mochila de 160 Euros. Prueba evidente que quizás este material solo pueda ser empleado por aquellos a quienes, les regalan este material para que compitan con él o hablen bien de él.

Os podéis imaginar, lo nervios y tensión previos a una prueba, con todo calculado, medido y de repente queda inutilizado un cuarto de la mochila. Por cierto, con el anterior modelo, no me había pasado nunca, todo se aligera pero no se mejora. Aunque a pesar de todo, he de decir que ha día de hoy y a pesar de los problemas la mochila es de lo mejor que existe en el mercado y lo digo después de haber hecho muchos kilómetros con ella en la espalda.

Ya que he pagado por ella, intento sacarle el máximo partido. Hoy mismo la vamos ha llevar a una costurera a que nos ponga cremalleras nuevas, seguro que no serán tan ligeras pero seguro que la próxima vez, no se rompen. Estoy pensando incluso en cambiar la grande en previsión que pudiera romperse.

Espero poder incluir en la próxima entrada del blog, la crónica de la décima edición de los Montes de Vitoria.

Ser felices y hacer felices a los demás.
Aitor




No Comments
  • Jose Luis Lopez
    Posted at 08:12h, 08 junio Responder

    Que razon en lo que comentas. Yo llevo poco en este mundillo de correr y de montaña, pero ya hay cosas que me sobrepasan. Por suerte esta en nuestra mano vivir la montaña y la vida como cada uno veamos, y eso al menos es lo que intentamos algunos.

    Un saludo muy buena entrada.

  • Javier Belloso Martínez
    Posted at 09:06h, 08 junio Responder

    Me ha encantado lo de la "sociedad de los cuatro yo" y es que no hay mas, ahora prima mas eso, el aparentar, el mira cuanta pasta me dejo aunque luego no tenga ni para comer.

    Cuanto mas me alejo de esto, mas disfruto de correr, sea la montaña o sea por un trozo de asfalto

  • Roberto Capilla
    Posted at 11:12h, 08 junio Responder

    suscribo todo lo que dice Javier y me ha encantado esta entrada…

Post A Comment