VI La Quadra Mendi Lasterketa 2015
16188
post-template-default,single,single-post,postid-16188,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

VI La Quadra Mendi Lasterketa 2015

VI La Quadra Mendi Lasterketa 2015

El pasado domingo 13 de Septiembre nos acercamos  a la localidad vizcaína de LA QUADRA perteneciente al municipio de GUEÑES para disputar la VI La Quadra Mendi Lasterketa.
En esta ocasión, participaba con mi hermano Asier que está empezando en las carreras de montañas y de cara a la Gorbeia Suzien del próximo 27 de Septiembre era un test muy interesante para conocer como se encuentraba. He de decir que gracias a que participaba él, finalmente participé en la prueba. Realmente no tenía muchas o ninguna gana. La semana había sido dura y los entrenamientos de potencia de miércoles y el viernes, habían pasado factura. La verdad que tanto el Artanda como el Pagasarri tienen desnivel subiendo y bajando, dejándote las piernas calentitas. El caso, es que el viernes iba a descansar pero como hacía tan bueno, al final me lie. Entre el sol, los olores y lo cargado que sales de trabajar los viernes, lo que te apetece es dar un alegrón al cuerpo y al espíritu. La verdad, que me conformo con poco pero disfruto como un niño.
Total que el domingo tenía las piernas duras y cargadas por encima de la rodilla, lo que hacía presagiar una mala jornada para competir. Pero esto es como todo, una vez que dan la salida te olvidas de dolores y solo piensas en correr y en este caso en subir, subir y durante 1000 metros, subir. En la recogida de dorsales estábamos los habituales y alguna sorpresa como poder correr con Virginia Berasateguí, un encanto de mujer y una excelente deportista (increíble como sube, menudas piernas). La verdad que cuando corres entre amigos uno está como en casa, todas las dudas, miedos desaparecen y se convierten en disfrute.
La prueba comienza con un reto de 1000 metros positivos, que nos llevan desde la localidad de la Quadra hasta la cima del Ganekogorta (1000 metros) en 7,9 kilómetros. Una subida completamente nueva para mí y cuya dificultad fue lo que me hizo apuntarme a la prueba. Realmente las expectativas se cumplieron, preciosa subida, con desniveles de quitar la respiración y unas vistas impresionantes del Abra de Bilbao (es lo más alto de la zona, el resto queda todo debajo). Como nota anecdótica indicar que fue el primero en apuntarme por Internet y tuve el honor de recibir el dorsal 001, mera anécdota ya que la carrera pone a cada cual en su sitio como posteriormente ocurrió.
A las 10 de la mañana dieron la salida y en un ambiente de familia comenzó la prueba. Esto es lo que realmente engancha de la pruebas de montaña: el paisaje, el esfuerzo, la superación pero sobre todo la gente. Es como si habríamos quedado un grupo de amigos para salir a correr, este ambiente te relaja mucho y te hace disfrutar mucho más de la prueba. Los kilómetros te van poniendo en tu sitio y poco a poco de forma natural cada cual va cogiendo su ritmo, con total naturalidad. Si subes más lento, dejas pasar y si bajas más rápido te dejan pasar, siempre con una sonrisa y con ganas de que todos estemos a gusto.
Tradicionalmente, me gusta subir siempre corriendo, se que pierdo tiempo pero cuando el desnivel está tan cerca de los kilómetros iniciales de una prueba, prefiero subir a ritmo que parar y arrancar, de hecho al revisar el pulso-metro el ritmo se confirma aunque tengo claro que pierdo tiempo, pero no me vuelvo loco.  Tras el esfuerzo de la subida a Ganekogorta y curiosamente con las piernas bastante descargadas comienzo la bajada al avituallamiento del collado de Gallarraga con las piernas muy enteras. Tras beber y comer algo toca subir la chimenea del Gallarraga que nos lleva a la cima, menudo desnivel, de hecho, hay una cuerda puesta pero siguiendo la costumbre voy mucho más rápido trepando, este es mi terreno y voy muy rápido para arriba, el contacto de la piedra con las manos me pone las pilas y la bajada desde la cima hasta el avituallamiento del collado de Agilatos, la hago incendiado. Estas buenas sensaciones bajando me animan a subir un puntito el ritmo y tras superar la cima de Agilatos todo bajar hasta la presa.
La bajada es preciosa, el bosque es muy interesante. Comienza a llover muy fuerte y las piedras comienzan a resbalar, pero cuando uno va centrado en un ritmo no hay que bajarlo así que a tope aunque de vez en cuando tengamos algún resbalón. En estos caminos tienes que ir igual de atento al suelo como a la cabeza, hay muchos sitios que como no te agaches mucho te pegas un buen coscorrón.
Una vez en la presa, había leído que todavía quedaba una cuesta fuerte y efectivamente ahí estaba esperándonos.  La pude subir corriendo a buen ritmo y una vez concluida a tope hasta la meta. Realmente corrí relajado y al final muy a gusto. Lo importante es que el trabajo diario con los ritmos, se está viendo en las carreras y cada vez voy más a gusto. Finalmente tarde 2:28:09 y llegue en el puesto 50 de 106, 4 de los veteranos.
Asier, por su parte acabó muy contento, las subidas a buen ritmo las afrontó de forma natural pero las bajadas fueron un auténtico infierno. La del Ganekogota al Gallarraga es muy dura pero la bajada de este último hasta el collado de Agilatos está muy rota y te rompe las piernas. Tienes que dejarte caer e intentar apoyar lo mínimo posible para no sobrecargar, aunque la teoría es sencilla, la práctica y el entrenamiento es lo que te hace afrontar estas bajadas con más confianza. Una vez que machacas las piernas, los últimos kilómetros se hacen muy duros y largos. Acabo con buena cara y superando un test realmente duro y complicado que le da un plus de confianza para la Gorbeia Suzien. Es un fenómeno



Muchas gracias a la organización por su buen trabajo y por diseñar una prueba tan divertida y dura como esta.
 
 
Un saludo
Aitor
No Comments

Post A Comment