X LEZAMAKO MUGETATIK – 2015
16190
post-template-default,single,single-post,postid-16190,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

X LEZAMAKO MUGETATIK – 2015

X LEZAMAKO MUGETATIK – 2015

Como es tradicional, esta prueba se desarrolla el último domingo de Agosto, justo antes de la fiesta de Andra Mari de Lezama. En esta ocasión, tocaba el 30 de Agosto. Tras un mes bastante seco, la previsión era que está vez, no nos encontraríamos barro en el descenso técnico que nos lleva hasta el Parque Botánico (Km. 10).
 

Esta carrera tiene una distancia de 24 Km, con un desnivel acumulado de subida de 1000 metros y un acumulado de descenso de otros 1000 metros. La cuota más alta se encuentra en la Cima del monte Ganguren con 475 metros. Este año se celebraba el 10º aniversario de la prueba. Con esta disculpa, la organización aprovechó para incluir importantes novedades, la principal era la GANGUREN BERTIKALA. Una carrera dentro de la carrera. El «muro» de la prueba, entre la Torre de Lezama y la Cima del monte Ganguren. Un recorrido de 3 Km, con un desnivel de 400 metros, incluido en la carrera, en el kilómetro 13. Un reto atrevido y con un premio especial para el que haga el mejor tiempo en ese tramo. En este tipo de iniciativas fueron pioneros el año pasado, los organizadores de la Gobeia Suzien con la inclusión de un kilómetro vertical entre la ermita de San Justo y la cima del monte Lekanda. Precioso y duro kilómetro vertical que discurre por un terreno rocoso, que a mí especialmente me gusta mucho. Es una subida técnica, donde la experiencia es tan importante como la fuerza y donde me encuentro muy a gusto.


Para la Mugetatik, se ha diseñado un recorrido de dificultad media, pero que tiene varias partes duras, sobre todo la bajada del bosque Basobaltz, la subida al Ganguren y la bajada a Ugarte. En esta ocasión, la salida no se dio en la iglesia de Andra Mari, como es tradicional. En años anteriores, acompañados de trikitixa y pandereta, recorríamos en romería los metros entre la iglesia y la plaza del ayuntamiento, que es donde se daba oficialmente la salida.

Desde primera hora, el calor era muy notable, lo que hacia presagiar una carrera con mucho calor y las previsiones no defraudaron, ya que la temperatura alcanzó los 35 grados y en algunas zonas a pleno sol, algún grado más. Esta prueba, tradicionalmente es muy rápida y perfecta para iniciarte en la distancia de 25 kilómetros de carreras de montaña. En esta ocasión, había menos corredores / as que en años anteriores, quizás las fiestas de Bilbao tuvieron algo que ver o simplemente la gente prefirió apurar las vacaciones de Agosto y descansar.

La salida se dio puntualmente, a las 10 AM, los primeros metros de salida del Lezama se realizaron de forma neutralizada, o eso dijeron ya que el ritmo sin ser alto tampoco era de paseo. El primer tramo hasta la cima del Gaztelumendi 324 metros (Km 5,8) y donde se encuentra el primer avituallamiento, todos los años se me atraganta y esta ocasión no podía ser de otra manera. No le acabo de coger el ritmo a una subida que no es especialmente dura pero quizás se haga a un ritmo demasiado rápida para mí.
 
Desde la cumbre, en continuo sube y baja, durante casi 3 kilómetros llegamos al collado de Urrusti (Km 8,5), este tramo me gusta mucho y estoy como pez en el agua, puedo mantener un ritmo alto y continuo, empiezo a entrar en ritmo. Tras un kilómetro giramos 90º y comienza una preciosa bajada hasta el Parque Botánico (Km 10), bajada por el bosque de las que crea afición pero cuidado muy dura y que castiga las piernas, si damos rienda suelta a nuestro sentido animal, se recomienda contención.

 

Tras el avituallamiento, comienza la parte más técnica y divertida del recorrido. Seguimos atravesando el bosque, saltando el arroyo Basobaltz en varias ocasiones, bordeandolo, esquivando matorrales y ramas, sobre tierra y ya casi en terreno llano llegamos hasta la antigua ferrería de Olazarre, para en un suave descenso llegar al barrio de Kurutze y tras unos cientos de metros y una cuesta de impresión llegamos a la casa Torre de Lezama (Km 14). Para mí, el mejor, tenía allí a la familia, animando y sacando fotos. 



Tras una breve y animada charleta, toca iniciar la subida a Ganguren. La temperatura había subido mucho y cuando pegaba el sol, calentaba de lo lindo, lo que animó la subida que de por sí ya está bastante animada.

 

Poco a poco, sin dejar de correr, los kilómetros van cayendo y el desnivel se va superando, el calor es muy alto y a estas alturas el sudor se ha apoderado nuestro, el animo, la alegría y el buen ambiente no cesan, con este ambiente, recorremos los 3 kilómetros y 400 metros que tenemos desde la Torre de Lezama hasta la cima de Ganguren.

 

Desde la cima de Ganguren, el recorrido por pista, sigue el cordal en continuo sube y baja hasta finalmente comenzar el descenso que nos lleva las inmediaciones del barrio de Ugarte, a la altura del caserío de Olabarría. Aquí comienza un camino asfaltado que en suave descenso nos conduce hasta la Plaza de Lezama, donde se encuentra la meta.
 
El calor ha endurecido mucho la prueba y los tiempos se han incrementado casi en 10 minutos, una vez en Ganguren, los kilómetros por el cordal y el descenso los he hecho a ritmo muy tranquilo evitando lesiones y contracturas musculares, el calor era demasiado fuerte y el miedo a calambres me han hecho ser prudente. El lunes toca de nuevo entrenamiento y en esta bajada lo único que puedes ganar es una buena lesión. Entre los habituales, fue la tónica general, todos tratamos de proteger la mecánica. La prueba es un buen entrenamiento y la subida a Ganguren con calor ha sido perfecta para probar nuestro estado de forma. Poco a poco, vamos cogiendo ritmo de cara al final de mes de Septiembre donde tenemos una cima en Zeanuri, para disputar la Gorbeia Suzien y esta si que es una prueba muy exigente donde las piernas y la mente deben de estar al 100 % para disfrutar del maravilloso entorno y gran ambiente que en envuelve a esta prueba.



Finalmente llegué a la meta en un tiempo de 2:23:41 en el puesto 39 absoluto y 5 de los veteranos, con el 4 y 3 a menos de un minuto. De 189 corredores 151 hemos terminado y 38 han abandonado. Dar las gracias, a la organización por esta preciosa carrera, donde el ambiente siempre es estupendo. realmente pasamos una mañana muy agradable en Lezama.

Por cierto, los pimientos de Lezama muy buenos. Cada día en más pruebas nos obsequian con productos autóctonos, menos camisetas y más productos de la tierra. Es importante aprovechar estas pruebas para dinamizar la economía y los productos locales. Aunque no se trata de una prueba con trascendencia mediática, si pruebas los productos locales, cuando vas a realizar tus compras, tienes tendencia a comprar lo conocido o lo que hace ser feliz y que mejor que comer unos ricos pimientos, recordando lo bien que lo hemos pasado en Lezama corriendo en compañía de amigos.

 
He incluido en esta crónica, fotos de FESTAK, que nos siguen en muchas carreras y a los que les tenemos que agradecer su esfuerzo y dedicación para dar a conocer la magia de nuestro deporte y el corazón de todas las personas que participan en estas pruebas, Si la carrera es el reflejo del alma, esta gente extrae de nosotros, con sus fotografías lo más profundo de nosotros. A pleno esfuerzo, los ojos y la cara habla por cada uno de nosotros Felicidades por vuestro trabajo y muchas gracias. 
 
 
Un saludo
Aitor
No Comments

Post A Comment