GORBEIA SUZIEN 2.015 MENDI LASTERKETA
16185
post-template-default,single,single-post,postid-16185,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

GORBEIA SUZIEN 2.015 MENDI LASTERKETA

GORBEIA SUZIEN 2.015 MENDI LASTERKETA

Este año la Gorbea Suzien se ha adelantado al mes de Septiembre y ha cambiado el tradicional sábado por el domingo. En esta ocasión la prueba, se ha disputado el 27 de Septiembre, así que un año más, nos hemos acercado al pueblo de Zeanuri a disputar una de las pruebas más duras del calendario nacional. Este año la organización había diseñado un recorrido de 31 kilómetros con 2.400 metros de desnivel positivos. Lo realmente duro está, en el desnivel inicial, 1.000 metros en 10 kilómetros.
Zeanuri es un pueblo pequeño y hay un gran problema de aparcamiento pero gracias a la ayuda de los voluntarios de la organización siempre acabas encontrando sitio para aparcar. Solo existe un aparcamiento grande, que con gran criterio,  se reserva para las furgonetas y  las caravanas. Una vez que hemos aparcado, vamos al frontón a por el dorsal, el chip y en esta ocasión con la intriga de una chaqueta  cortaviento que incluía la bolsa del corredor.

En esta edición, el precio de la inscripción ha sido muy criticado por casi todos los corredores habituales.  Cuando corres, tantas carreras a lo largo del año, el presupuesto se dispara. Lo único que quieres es que la inscripción que sea lo más económica, el material deportivo incluidas camisetas, chaquetas etc., prefieres comprarlas según tu propio criterio. Al final acabas, regalándolo todo. El trabajo de la organización es perfecto y en los avituallamiento siempre tienes lo que necesitas pero 55 Euros por una prueba de 31 kilómetros es demasiado, por ejemplo en Amurrio también de 31 Km. y con una logística también complicada el precio era de 18 Euros y la bolsa del corredor era muy completa tal y como ya se detalló en este blog.
 
A pesar de que habíamos encontrado mucha niebla en la carretera hasta llegar a Zeanuri, aquí parecía que había desaparecido. El amanecer nos ofrecido estampas tan bonitas como esta de Gorbea que invitaban a correr. Pero sin embrago en el lado de Lekanda, la niebla no terminaba de desaparecer.
 
 
De hecho, durante la prueba, la zona de Lekanda se cerró completamente y comenzó a hacer un poco de frió pero fue anecdótico, durante el resto del recorrido el tiempo fue esplendido. Lo mejor de la carrera, el entorno natural, la cantidad de gente que había animando y la familia (mi equipo, sin el no podría, ellos lo hacen fácil). En esta ocasión, además corría mi hermano el pequeño Asier y me tocaba hacer de mayor y darle ánimos, cuando yo estaba igual de nervioso que él.
 
 
La verdad que el ambiente de las carreras de montañas, una vez que lo pruebas repites, todo el mundo te lo pone muy fácil y además te sorprende que tanta gente tenga sentimientos e ideas tan cercanas a las tuyas, las cuales, siempre te han parecido como muy personales. En esta ocasión desde las 8:30 no fueron ya metiendo al cercado pero es que había truco. Todo el mundo llevaba el material obligatorio, pero este año los jueces de la federación no estaban casi presentes. No se raro raro, con lo pendientes que siempre están (el material, el dorsal, la camiseta etc. y este año en Zeanuri nada, siendo carrera de Kopa, quizás se hayan dado cuenta que por lo general somos formales y a los tramposos, todos los conocemos).
La espera se hace tensa y tienes unas ganas locas de salir y empezar a devorar kilómetros. Solo tienes ganas de salir y no seguir quedándote frió, intentas visualizar las diferentes partes de la prueba, que te la has aprendido de memoria. Para mi los primeros kilómetros siempre se me hacen muy duros. me cuesta calentar el cuerpo, prácticamente empiezo a correr al 100% a partir del kilómetro 15, hasta entonces no encuentro el ritmo.
 
 
La cara de Asier, un auténtico poema. Era su primera Gorbeia Suzien. El año pasado me estuvo animando en la subida a Lekanda y se quedó maravillado. Así que esté año, lo tenía claro, quería correr y disfrutar del ambiente, aunque iba consciente de lo duro que era la prueba. En casa, siempre nos han educado en el respecto a la montaña y a su vez a disfrutar al máximo de ella. Así hemos salido los chicos, siempre intentando subir todo lo que se ha puesto a nuestro alcance, simplemente por el hecho de llegar y ver las vista dese lo más alto. Todas las cimas nos llaman, las pequeñas, las altas, las campas, la roca, lo corredores de hielo, las cascadas de hielo. Da lo mismo la altura o la dificultad, poco a poco y para arriba.
 
Generalmente en la salida hablas con los compañeros pero no de la misma manera que lo haces con un hermano. Poco a poco la zona de salida se fue llenando pero todavía teníamos que esperar a que nos presentaran a los 50 primeros dorsales, como si no les conociéramos y los espectadores que igual no les conocían les pudiera importar. La gente lo que quiere ver es el ambiente que se respira, es igual que en el instante antes que abres el corral de las ovejas, caballos, cabras. Adrenalina al 100 %. Pero bueno quizás la organización cree que así profesionaliza más la prueba, no sé, raro raro. Sobre todo después de comprobar que la foto que acompaña a la noticia, sobre la carrera, en la página web de EITB es del año pasado. Creo que la llegada de un patrocinador potente ha puesto patas arriba los orígenes de esta prueba.
 
 
Después de tanta historia, por fin son las 09:00 y dan la salida. Tras media hora pasando frió, mi cuerpo no sabe si han dado la salida o salimos a correr con los amigos. Tiene tanto despiste que se pone en modo ECO 100 Km y no hay manera de pasarlo a modo SPORT, será por lo de las emisiones. Tendré que revisar mi firmware haber si alguien me lo ha manipulado.
 
Llego hasta San Justo sin chispa y así no hay manera. Mi cerebro emplea más recursos en convencerse que puede correr que en correr y entro en un bucle que no hay forma, tengo que poner las luces de emergencia para que me pasen todos e intentar, no molestar. Afortunadamente la cuesta coge mucha inclinación, poco a poco me ayudo de árboles para progresar y me van cargado las pilas. Bien por fin llegamos a la pista que viene de parking de Pagomakurre, me ha costado una vida y parte de la próxima (me he cargado por lo menos dos reencarnaciones), señor !, subiendo andando con la familia andando no habría tardado tanto.
 
Afortunadamente, mentalmente las carreras las organizo en partes y mi cerebro tiene la capacidad de ponerse a cero, olvidarse de lo anterior y empezar lo nuevo desde cero. Así que toca subir hacia Lekanda y hacer el tramo nuevo que nos lleva hasta el avituallamiento de ANDRAMARIORTU. Tramo precioso y en un entorno que me carga mucho las pilas y la autoestima, parece que el cuerpo y el cerebro se ha reiniciado y las sensaciones cambian. En el ambiente hay un agradable olor a manzanilla que me anima un poco más. El tramo hasta SASTEGI, realmente alucinante, que paisaje. Me encanta correr entre lajas de roca y usar manos y pies para progresar. Son tramos técnicamente muy técnicos perfectos para un montañero y peores para un corredor. El contacto de la piel con la roca, es mágico es como si la tierra te transmitiera energía, es agarrar la roca y salirme la sonrisa.

Por fin llego a SASTEGI y ahora si que estoy corriendo y sintiéndome a gusto. Esta subida a Gorbea, no la conocía. Solo sabía que era todo subir, pero ha resultado muy bonita y muy recomendable para ir en familia, realmente es una alternativa a la normal impactante. Por fin estamos llegando a Gorbeia, ya vemos la cruz. Pero eso no es todo, vemos mucha gente animando: gritando, aplaudiendo. Totalmente alucinante, realmente le estoy muy agradecido por esos momentos tan felices que nos hacen pasar. Ahora voy sufriendo pero a tope y con muy buenas sensaciones, por fin. Una vez, en la cruz y antes del avituallamiento dos besos y un fuerte abrazo a la imagen de la Virgen de Begoña que tan presente la tengo tan presente en mi vida diaria y siempre me ha guiado en montaña en los momentos más duros. En esos momentos de frió y desanimo su manto siempre me ha protegido y ha intercedido por mi a la montaña para que esta me devuelva al valle, vivo. Aunque muchas veces bastante estropeado. Pura pasión y agradecimiento.


Agradecer a la gente de www.42195.es que en todas las carreras de montaña, siempre tienen representación y además siempre hacen unas fotos preciosas que nos permiten tener un bonito y agradable recuerdo de la carrera. Muchas gracias y muchas veces.


Este año la bajada desde Gorbeia hasta la TXABOLA de FELIX, estaba también cambiada, no había bajado nunca por este camino. Desnivel muy fuerte y técnico. Al principio hierba, luego rocas y zonas muy rotas, para concluir en un precioso bosque donde debemos prestar atención, tanto a las raíces como a las ramas. Un gel en el avituallamiento y a por Aldamin. Esta subida ya la conocía y a pesar de la dureza, me gusta mucho. Especialmente, la parte final que nos lleva a a cima de Aldamín. De nuevo contacto con la roca, una breve trepada y ya estamos en la cima. Aquí el gran peligro, son los calambres. Tanto al hacer fuerza para impulsarte como a la hora de donde poner los pies, siempre tenemos que pensar en los calambres.


Llegando a la cima estaban los fotógrafos de la página FESTAK, muchas gracias amigos por estos regalos. Realmente estas fotos son un tesoro que guardamos, con mucha ilusión. A pesar de lo concentrado que subimos, siempre quedan fuerzas para sonreír y agradecer el trabajo a los fotógrafos y a la  organización.

La bajada desde la cima de Aldamin hasta Eguiñao fue realmente muy rápida y divertida. Alucinante lo rápido que se puede bajar cuando estas concentrado y disfrutando. Por poco me paso el avituallamiento. El camino de Egiriñao a la TXABOLA de JULIAN lo he hecho muchas veces, lo conocía bastante bien, así que a tope, todo lo que daban las piernas. Ya tenía ritmo y podía disfrutar del camino. Todo llega con paciencia y trabajo.

Después de hidratar bien el cuerpo seguimos. El tramo entre ZENIGORTA y LANDREABE tiene mucho desnivel y tiene tramos complicados, tenemos que tener mucho cuidado donde pisar para evitar resbalar. Con la carga de trabajo que tienen las piernas a esta altura de carrera, un simple intento de parar un resbalón supone un calambre, incluso comiendo y bebiendo ordenadamente. Afortunadamente llego a LANDREABE muy bien de animo y de piernas.

Estos último kilómetros tienen una trampa importante, antes de llegar a SAN JUAN hay una rampa muy dura, afortunadamente la puedo superar corriendo, ya solo queda bajar a tope hasta la meta. Tengo las piernas enteras así que bajo a todo lo que da, incluido saltos para poder equilibrar la velocidad.

 

Último kilómetro por asfalto y va veo al pequeño de la familia, esperándome para correr juntos los últimos metros de la prueba. Precioso y muy emotivo. Finalmente acabo la prueba en 4:22:49 en el puesto 179 de 417 y el 9 de los abuelos, muy contento por como ha evolucionado todo y sin olvidar lo mal que había empezado.


Una vez duchado, seguir animando a todos los que llegan a meta, toca esperar a Asier que a buen seguro la dureza de la prueba le estará pasando factura. 


Llega a la meta muy contento y con una cara, bastante buena. Es muy duro y estaba seguro que acabaría, pero la gestión de esfuerzo no es fácil de llevarla a cabo, sobre todo cuando desconoces la prueba y el ha corrido con inteligencia.

Muchas gracias a la organización por su buen trabajo y por diseñar una prueba tan divertida y dura como esta.
 
 
Espero de corazón, que el año que viene se pueda volver a celebrar esta prueba y que siga teniendo el espíritu popular que siempre la ha hecho grande. Este año ha habido grandes problemas con personas que estaban en contra de su realización, aludiendo cuestiones medioambientales. Creo sinceramente que deberíamos ser especialmente cuidadosos a la hora de designar a responsables de recursos que nos pertenecen a todos y que antes que llegasen todo ellos al asiento de su todo terreno de ultima generación, nosotros ya estábamos cuidando el monte.
 
El amor a la naturaleza y el más absoluto respecto por cada sitio por el que pisamos forma parte de nuestra cultura. Venimos de la tierra y acabado nuestro tiempo volvemos a ello. La educación y la cultura rural nos permitirá conservan estos espacios naturales intactos para nuestras generaciones futuras. La gestión implica educación, la prohibición es un fracaso de la gestión y de sus gestores. Antes de ejecutar una prohibición se debería sustituir al gestor y buscar acciones nuevas.
 
Toda la semana ha estado la familia bastante fastidiada con un virus que a cada uno le ha afectado de diferente manera, yo he sido afortunado y el domingo me dejo correr pero esta semana me ha agarrado y no tiene intención de irse. Realmente es curioso, realmente cuando se manifestó con toda su fuerza fue el lunes, curioso.
Un saludo
Aitor




 
No Comments

Post A Comment