APUKO IGOERA 2.016 LASTERKETA
16179
post-template-default,single,single-post,postid-16179,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

APUKO IGOERA 2.016 LASTERKETA

APUKO IGOERA 2.016 LASTERKETA

Durante el pasado fin de semana, los días 21 y 22 de Febrero la localidad de Zaramillo (Bizkaia) y las localidades cercanas de La Quadra y Sodupe se volcaron en la tradicional Apuko Igoera. El tiempo acompañó el sábado y domingo lo que nos permitido disfrutar de dos esplendidos días de invierno, en los que el sol fue el protagonista y donde los corredores, ciclistas y aficionados pusimos la nota de color en esta pequeña localidad vizcaína.
 
El calendario de las actividades, fue el siguiente:
 
Sábado 20 de Febrero de 2016
  • 10:00  Inicio del reparto de dorsales para Apuko Igoera Txiki en el Frontón 
  • 11:15  Fin del reparto de dorsales para Apuko Igoera Txiki
  • 11:30  Salida II Apuko Igoera Txiki desde el Frontón
  • 13:00  Inicio del reparto de dorsales para Apuko KV en el Frontón 
  • 15:15  Fin del reparto de dorsales para Apuko KV
  • 15:30  Salida II Apuko KV desde el Frontón
  • 18:00  Inicio del reparto de dorsales para Apuko Igoera Mendi Lasterketa y Apuko Igoera BTT en el Frontón 
  • 21:00  Fin del reparto de dorsales para Apuko Igoera Mendi Lasterketa y Apuko Igoera BTT
Domingo 21 de Febrero de 2016
  • 08:00  Inicio del reparto de dorsales para Apuko Igoera Mendi Lasterketa y Apuko Igoera BTT en la Kultur-Etxea
  • 09:45  Fin del reparto de dorsales para Apuko Igoera BTT
  • 10:00  Salida IX Apuko Igoera BTT desde el Frontón
  • 10:15  Fin del reparto de dorsales para Apuko Igoera Mendi Lasterketa
  • 10:30  Salida IX Apuko Igoera Mendi Lasterketa desde el Frontón.
Fue un fin de semana intenso donde el más pequeño de la casa pudo imitar, por fin, a su aita y poder correr una carrera, verdaderamente de montaña. Agradezco el esfuerzo realizado por la organizador para hacer participes a nuestros hijos de nuestra amor por la montaña y por la carreras de montaña. Salvo muy raras excepciones es muy difícil encontrar prueba para los pequeños de la casa. Ellos son uno de nuestros pilares fundamentales, primero en los entrenamientos, antes de la salida de una prueba, son nuestra razón, en carrera, para llegar cuanto antes a la meta y son nuestros verdaderos recuperadores cuando llegamos destrozados a la meta. Ellos junto con amatxu, pasan muchas horas esperándonos en la meta, inquietos, preocupados y soñando con poder un día poder ser ellos los participantes y los actores importantes de la carrera. En esta ocasión, la organización preparó un recorrido de 80 metros de desnivel positivos sobre una distancia de 2.250 metros para las edades de 10, 11 y 12 años y dos vueltas para 13, 14 y 15 años. Se trata de que lo pasen bien y que disfruten del monte. 
 
 
Tras una subida dura a un ritmo muy elevado, les tocaba bajar. Inicialmente debería haberse realizado sobre asfalto pero a última hora la organización, cambio el itinerario y realizó la bajada por el mismo itinerario por donde al día siguiente bajaríamos en la prueba de 23 kilómetros. El barro y lo técnico del terreno favoreció al pequeño de la familia y pudo ganar una distancia al inicio de la bajada, que supo mantener hasta el final de la bajada y rematar en la línea de meta. Un carrera mu estratégica y realizada con mucha cabeza y superando a corredores y corredoras experimentados en carreras de asfalto y cross de su categoría. En nuestro caso, actualmente juega a fútbol 7 en la ikastola y no realiza ningún entrenamiento específico orientado a correr. Todavía es muy joven y debe practicar todos los deportes que quiera sin realizar ninguno en exclusividad. Correr le apasiona y lo demuestra todos los sábados en los partidos de la liga escolar.
 
 
La entrega de premios se realizó, el 21 a las 13:30 y esta ocasión, el pequeño de la casa fue protagonista. En un entorno festivo y muy familiar, prácticamente todos nos conocemos, se entregaron los premios. En las carreras, más o menos, siempre estamos los mismos, y al final todos participamos de las alegrías de todos nuestros compañeros. Corriendo somos competidores pero sobre todo compañeros y amigos, esto es lo que hace particular a este deporte. La montaña, nos pone a todos en nuestro sitio, aquí no vale hablar, ni poses, aquí se demuestra kilómetro a kilómetro con el esfuerzo personal. Todos sufrimos mucho pero lo pasamos muy bien, cuando a alguien le duele, todos sabemos de lo que está hablando, conocemos el dolor y como conocedores de lo que está pasando le animamos en la medida de lo posible a superarlo. De igual forma, lo hacen con nosotros cuando somos los afectados. Siempre hay una sonrisa, una palabra de animo para un compañero o compañero, incluso cuando vamos reventados. Animar, nos anima.
 
El mismo sábado 20, tomó parte en el kilómetro vertical mi hermano Asier. Realmente admirable el esfuerzo teniendo en cuenta que el domingo también corría. Esto de la montaña engancha y una vez que se te mete el virus en el cuerpo, no sale. La idea del kilómetro vertical es genial, subir lo más rápido posible en línea recta hasta la cumbre de la montaña. Realmente muy divertida y muy dura. El caso, es que como la organización hacía descuento, se apuntó. Lo pasó genial, sufrió mucho pero supo regular el esfuerzo y el domingo hizo una gran carrera, muy por encima de lo que esperaba. El entrenamiento del sábado y el esfuerzo, se permitió afrontar los 23 Kilómetros del domingo, mucho mejor.
 
El domingo 21 llegamos pronto, como siempre, para poder aparcar en Zaramillo. Menudo ambiente, entre lo colorido de las bicicletas y de los corredores, el ambiente era perfecto. Mucho frío a primera hora que hacía predecir un día maravilloso para correr. A las 10:00 se dio la salida para las bicicletas de montaña y a las 10:30 tras un emotivo minuto de silencio se dio la salida. En esta ocasión, me pilló un poco despistado y me costó bastante salir, pero con tranquilidad, objetivo: sumar kilómetros y disfrutar mucho. Esta carrera abre mi temporada de carreras que terminará este año en Octubre, son muchos meses y tengo que manejar los picos de forma en función de los diferentes retos marcados para este año.
Este año tengo un reto de 110 Kilómetros en el pirineo catalán y otro de 100 Kilómetros en casa que los estoy preparando con cariño para poder abordarlos con garantías físicas y poder pensar en marcar tiempos importantes, sobre todo en la de 100 Kilómetros que ya la he disputado en varias ocasiones. 
 
La carrera comenzaba por un desnivel muy importante, sobre pista asfaltada donde se podía correr y donde los más rápidos pronto marcaron diferencias. Mi carrera comenzó cuando entramos ya en las pistas rápidas de barro, a partir de aquí, iba mucho más cómodo y pude ir de menos a más. Las subidas en zonas de barro las pude afrontar mucho más rápido que los tramos asfaltados. Soy diésel y me cuesta calentar, 23 kilómetros son muy rápidos para mí y al inicio no puede imponer un ritmo muy elevado, a partir del 10 empiezo a calentar y en el 15 puedo correr en barro al mismo ritmo que en un prueba de asfalto. Esta prueba se desarrolla por un paisaje maravilloso y con unos desniveles muy fuertes, las bajadas son rapidísimas y técnicas, perfectas para un abuelo diésel. Una vez que alcanzamos la cima del monte Apuko, nos espera la diversión de la jornada, una bajada vertical muy técnica donde he disfrutado mucho y he podido pasar a mucha gente. Cuando llegas al final de la bajada y tomas las pistas forestales que te llevan a la meta ya no hay quien te pare, no piensas ni en el barro ni las caídas, tus piernas van bien y sabes que te van a aguantar para bajar a fuego. Diversión, diversión, gracias a guardar al inicio ahora puedo gozar bajando entre barro por la montaña.
 
Finalmente llego a Zaramillo y a tope hasta la meta, nunca me dejo ir, el último kilómetro voy a muerte aunque llegue le primero o el último, siempre dejo en este tramos final de la carrera todo, aunque no lo tenga. Finalmente, realicé la carrera en 2:17:18 en el puesto 175 de 564, físicamente perfecto y con una sonrisa de travieso que no se me quitó en todo el domingo. Para esto, merece la pena entrenar todos los días. La montaña es mi parque de atracciones natural y este domingo disfrute mucho del monte y de la familia.
 
Tal y como os contaba, mi hermano Asier también participaba y hizo una carrera muy buena. El calentamiento del sábado, le vino muy bien y pudo disfrutar de los 23 kilómetros. Es una distancia que le quedaba un poco larga y poco a poco le va cogiendo la medida y puede ir gestionando los kilómetros a su gusto. Finalmente, realizó la carrera en 2:47:35 en el puesto 468 de 564. Acabó muy contento de como pudo afrontar la carrera.
 
 
En esta fotografía podéis ver a tres generaciones de la familia, menudo cantidad de ilusión y ganas por disfrutar de la montaña, hay en esta foto. No hay cosa más bonita, que correr en familia.
 
Muchas gracias a la organización por su buen trabajo y por diseñar una prueba tan divertida y dura como esta y a www.iratxebilbao.es por su preciosas fotografías.

Que mejor para finalizar, que la foto final de grupo de todos los premiados en las diferentes modalidades. Tenemos relevo generacional, a los más pequeños les gusta el deporte y aman la montaña y es la mejor forma para que la protejan y la cuiden.

 

 

Un saludo
Aitor
 
 
 
 
 
 
 
 
No Comments

Post A Comment