Zapatillas Scarpa Neutron - Asfalto + Monte - ultrarunnerdreams
16171
post-template-default,single,single-post,postid-16171,single-format-standard,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

Zapatillas Scarpa Neutron – Asfalto + Monte

Zapatillas Scarpa Neutron – Asfalto + Monte



El anterior test de las Scarpa® Neutron, se realizó exclusivamente por el monte. Pero esta circunstancia no suele ser la que generalmente nos encontramos y siempre solemos tener una pequeña o gran transición de asfalto antes de llegar al monte.


En esta ocasión, la prueba se ha realizado sobre un itinerario que prácticamente es 50% de asfalto  y 50 % de montaña. El itinerario parte a nivel de mar y asciende al Pagasarri para volver al punto de partida. En este tipo de salidas, a veces, es complicado elegir el tipo de zapatillas que elegir. Hay mucha gente que prefiere coger el coche hasta el inicio del monte y a partir de aquí, realizar la actividad que tiene planificada. Yo particularmente prefiero salir corriendo desde casa y llegar a la montaña y a partir de aquí hacer el itinerario que haya planificado o lo que realmente me haga disfrutar. Generalmente suelo salir con un itinerario marcado ya que generalmente después de terminar la actividad hay que atender las obligaciones familiares y en particular los sábados a la mañana solemos tener el partido de fútbol del pequeño de la casa.

Este sábado la jornada comenzó muy temprano, el despertador sonó a las 5:55. Por delante, 25 kilómetros de fuerte desnivel, además tocaba entrenar con la mochila cargada con el material obligatorio para una carrera de larga distancia. La mochila, esta vez la he cargado con el material que creo voy a utilizar en la UTPE de Picos de Europa que está ya muy próxima. Para esta ocasión y debido a los cambios de tiempo, tan fuerte de Picos de Europa, llevaré una chaqueta de Gore-Text® Pro Shell de Black Diamond® que aunque es muy ligera y transpira bien, el tipo de membrana, le hace que sea un poco rígida de cara a guardarla en una mochila tan minimalista, como los es la de marca Salomón. A esto le he añadido: pantalón de agua The North Face®, baterías de repuesto, pequeño botiquín, guantes, visera, alimentación e hidratación, en total, han sumado: 2,7 kilos. Aprovechando la hora, me he puesto el frontal y he estado corriendo con él, durante todo el itinerario. El frontal resulta molesto pasado un tiempo y se tiene que colocar bien para que no se mueva cuando bajes, así que mejor manera que ir de día para poder ajustarlo, sin el miedo de no ver. Parece una marcianada correr con un frontal cuando no se necesita pero debemos acostumbrarnos a él y es un elemento que lo utilizamos de vez en cuando y con el que no estamos tan familiarizados como con el resto de material que portamos.

A continuación os voy a dar unos pocos datos técnicos de la prueba:

  • Kilómetros en totales: 25,2 Kilómetros.
  • Kilómetros en asfalto: 17,77 Kilómetros.
  • Kilómetros en monte: 7,43 Kilómetros

La parte de monte, tiene unos desniveles realmente potentes:

  • Desnivel: + 545 metros / – 541 metros.
  • Pendiente: +36,7 % / -33,9 %
  • Pendiente media: 12,7% / -12,2 %.

El primer kilómetro cuando entramos en el monte se denomina «la cuesta del silencio». Vayas corriendo o bicicleta de montaña, no hay quien hable en este pedazo cuesta.

Los primeros kilómetros 9,12 Kilómetros, discurren por asfalto. Siempre resulta raro correr con zapatillas de monte por asfalto, generalmente, no están diseñadas para esto. Sin embargo, las Scarpa® Neutron se comportan muy bien en asfalto. El primer kilómetro resulta un poco raro acostumbrarse, pero igual que ocurriría con cualquier zapatilla del mercado. Ya había contado en el test anterior la sensación de amortiguación y comodidad en pistas rápidas, pues en asfalto es una sensación muy agradable muy parecida a la sensación que se puede sentir con una zapatilla de asfalto amortiguada. 

Tras la primera cuesta en asfalto, bajamos hasta nivel del mar, hasta llegar al puente de Euskalduna. Desde aquí, todo es subir y subir. Es muy temprano y sin embargo ya que encuentro gente que sube al Pagasarri, ellos en coche y yo corriendo. Parece que tienen prisa, no creo que se les vaya a mover el monte, igual pierden el hueco para aparcar junto a la barrera y menos mal que si no estaría cerrada, subirían hasta la cima al coche. Dichosas prisas, la verdad que hasta para disfrutar de lo que nos apasiona tenemos prisa.

Tras unos cuantos kilómetros subiendo por asfalto, por fin llegamos a la barrera que da entrada a la pista que nos conduce hasta el refugio del Pagasarri. Aunque no cambia mucho, sigo subiendo pero esta vez, por pista. Las zapatillas funcionan perfectamente y acarrean de maravilla. A pesar de la inclinación, no siento molestias en el empeine, problemas que con otras zapatillas de mucho más nombre he tenido, razón por la cual las tuve que dejar de usar.

El paisaje es precioso, ver amanecer subiendo al Pagasarri es impresionante, es una imagen que no la quitas de la retina en unas cuantas horas. Llegas a casa y sigues recordando el amanecer, demasiado rojo en esta ocasión, lo que significa que a lo largo del día de hoy nos vamos a mojar. Tras la pista llegamos al refugio del Pagasarri, en muy poco ya estamos en la cima, ahora todo para abajo.


La bajada es fuerte y las zapatillas son realmente muy estables. La estructura y la carcasa, le dan estabilidad y mucha seguridad bajando. De nuevo alcanzo la pista que nace del collado de Pasterenkorta. Kilómetros rápidos que entre bajadas y subidas nos acerca a lo alto de la cuesta del silencio, en esta ocasión la bajamos y de que manera. Es una bajada de piedra fina que calienta y mucho la planta de los pies y esta ocasión los pies están frescos, buena señal. Nada más dejar la pista, sin tiempo para descansar las plantas, entramos en asfalto y de aquí de nuevo a casa atravesando un Bilbao que poco a poco se va levantando.

Hoy llego a casa realmente cansado, pero muy contento con el funcionamiento de estas Scarpa® Neutron. Me han sorprendido de forma muy positiva estas zapatillas en este tipo de superficie. Hoy he podido correr a un ritmo muy alto en asfalto y muy estable en las pistas del Pagasarri.

Un día más conociendo estas zapatillas y según se van adaptando van funcionando mejor. Esto pasa con todas las zapatillas, necesitas varias salidas para hacerte con ellas y poco a poco me voy haciendo con estas.

Un saludo
Aitor









No Comments

Post A Comment