Zapatillas Scarpa Neutron – Test
16172
post-template-default,single,single-post,postid-16172,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Zapatillas Scarpa Neutron – Test

Zapatillas Scarpa Neutron – Test

Zapatillas nuevas en casa, toca probarlas a fondo. El aspecto exterior de estás Scarpa Neutron es impresionante y realmente invita a ponerse las zapatillas y empezar a correr. A simple vista, parecen que tienen que ser pesadas y una vez que las tienes entre las manos, no resultan tan pesadas como podría parecer.


Estamos ante una zapatilla muy protegida en la parte superior, con una suela en blanco y taco importarte de Vibram que dan a la zapatilla aspecto rocoso. Simplemente viendo la zapatilla parece estar diseñada para hacer muchos kilómetros en cualquier tipo de superficies y con un buen agarre. Resumiendo: zapatilla de entrenamiento apta para cualquier tipo de terreno y con una buena estructura en la zona del tobillo que a buen seguro nos van a dar seguridad en las bajadas fuertes tanto sobre tierra como sobre piedra.

Ya va siendo de dejar de suponer y vamos a pasar a la acción. En primer aspecto que me resulta extraño, es la talla de la zapatilla, to siempre calzo un 44 europeo (28 cm) y en esta zapatilla necesito medio número menos. Cuidado, yo al comprar zapatillas siempre me fío de la talla en centímetros, que en teoría es igual para todas las marcas, pero al parecer no debe ser igual en todas.

Una vez, encontrada la talla apropiada sin atar las zapatillas tengo varias sensaciones:
  • Ajusta muy bien de talón. Me gusta la sensación de estabilidad que aporta su estructura, veremos si a lo largo del test afecta a la hora de correr.
  • Muy ancha en la parte de los dedos, te da la sensación de que se desparrama el pie dentro de la zapatilla. Es una sensación que no me gusta. Prefiero una zapatilla más estrecha, creo tener más control sobre todo en los descensos, aunque quizás sea solo una sensación. Por otra parte, hay que tener cuidado con las zapatillas muy estrechas, si no se adaptan perfectamente pueden producir rozaduras. Yo particularmente prefiero una zapatilla intermedia, que me dé sensación de control y que no la lleve tan justa que parezca un pie de gato. Sobre todo en pruebas de muchos kilómetros es muy importante tener en cuanta que los pies se hinchan.
  • Cuando te calzas la zapatilla, la parte superior, donde van los cordones en lugar de amoldarse al pie, dando la sensación de que te estás poniendo un calcetín, tiende a abrirse hacia lo lados. Actualmente la tendencia en zapatillas modernas es a fundirse con el pie, tanto las que llevan una estructura de tipo calcetín como las que llevan una estructura más tradicional. Actualmente una zapatilla diseñada para correr en montaña, prácticamente no tendrías que atar los cordones, el pie queda integrado con la zapatilla al calzarla. En este caso, entra el pie y la zapatilla se abre, haciendo el efecto contrario.
  • Como consecuencia de lo anterior, te da la sensación que para que te sujete, tienes que atar muy fuerte los cordones,  lo que puede provocar que lo hagas demasiado fuerte y tengas problemas de circulación.
  • Los cordones son demasiados finos y al tener que tirar mucho de ellos para atar correctamente la zapatilla pueden llegar a hacernos daños, aunque la lengüeta es bastante acolchada. Otro problema de tener que tensarlos tanto, es que se pueden romper.
Un detalle interesante de esta zapatilla, es que dispone de un pequeño bolsillo en la parte superior de la lengüeta para sujetar los cordones una vez atados, con dos objetivos: que no te estén colgando durante toda la carrera y segundo, si se llenan de barro las zapatillas puedes soltarlos con facilidad. Lo cierto, es que una vez que te calzas las zapatillas la sensación en parado es de gran comodidad. Al andar, se nota la amortiguación de la zapatilla que a simple vista no se percibe.

La ruta elegida para probar las zapatillas, son 17 kilómetros de monte donde se mezcla pistas embarradas, grandes extensiones de hierba, grandes lajas de piedra y algún que otro charcos donde es mejor nadar que intentar cruzar corriendo. Hoy es un día complicado, por el fuerte viento que hace a 600 metros en el valle y tenemos que ascender a la sierra donde el viento seguro que aumentará considerable. En previsión, desde el inicio salgo con la chaqueta de Black Diamond® de GORE-TEX® Pro. Es una chaqueta muy ligera, pero de gran protección, sobre todo el gorro es una maravilla, se adapta perfectamente y es muy cómodo para incluso correr con el puesto.

Al kilómetro de salir, tenemos la primera bajada fuerte con una mezcla de barrizal, grandes lajas de piedra y charcos. Al inicio, precaución, luego a saco, increíble como agarran los tacos de la suela. La sujeción del talón perfecta y la parte delantera de la zapatilla como era de esperar muy ancha pero sin embargo el pie no se mueve, es más una sensación que realmente un problema.

En el llano, las zapatillas son muy cómodas aunque son un poco pesadas y un poco lentas. Son zapatillas con un diseño muy tradicional, con una suela mixta que dan buen agarre pero limitan su velocidad y un comportamiento que me recuerdan a una zapatilla de hace varias temporadas. Aunque creo que es un tipo de zapatilla que todo corredor tiene en su armario para condiciones como en el día de hoy.

Subiendo, agarran perfectamente en el barro gracias al posicionamiento y orientación de los tacos de la suela. He tenido algún que otro tropezón, al engancharme con los tacos delanteros de estas zapatillas. Pero nada que no me haya ocurrido con otro tipo de zapatillas.

En el gran páramo de hierba posterior a la primera de las subidas fuertes, tenía mucha agua y eso me ha permitido probar estas zapatillas en condiciones de agua. Quería probar cómo se comportaba las plantillas cuando los pies están totalmente encharcados. La sensación es de buen comportamiento y poco a poco van sacando el agua hacia a fuera.

El último tramo de subida hasta Txarlazo es una mezcla de piedra y hierba, donde estas zapatillas se comportan muy bien. Tras el abrazo tradicional a la Virgen de Begoña, toca bajar rápido. La velocidad del viento ha aumentado mucho y alguna que otra ráfaga me tira al suelo, realmente sopla con mucha fuerza. En la subida he tenido viento de espalda, pero ahora lo tendré de cara. Me pongo el gorro y me lo adapto para que no se mueva. Ya estoy protegido y mis oídos no sufren tanto con la fuerza del viento. Ya estoy protegido.


El primer tramo es muy resbaladizo y tras las primeras precauciones, de nuevo a fondo y todo perfecto. Ahora tomo una pista con piedra muy grande y muy incomoda de correr. Aquí cuando vas con zapatillas ligeras o de poca suela, es un infierno, te clavas todas las piedras. Con las Scarpa, la suela es amortiguada pero forma un conjunto rígido que te permiten correr por encima de las piedras grandes sin problemas de estabilidad ni molestias para las plantas de los pies.

Dejo la pista y de nuevo con el monte – monte siguiendo el camino del ganado local. Pronto llego a un paso clave de la bajada, un gran barrizal que es prácticamente insalvable, así que decido atacar por el medio y tras hundirme un par de veces hasta la rodilla, lo paso. Resultado, las zapatillas siguen en los pies aunque ya no se ve el color de las mismas. Tras una gran zona de hierba, de nuevo comienza una bajada muy rápida y técnica. Para mi sorpresa, el barro ha salido de los tacos de la zapatilla y están agarrando perfectamente en la nueva superficie deslizante de bajada.

Tras la última fuerte de la jornada, llego finalmente a destino. Han sido 17 kilómetros muy duros por las condiciones del viento pero donde las zapatillas se han comportado notablemente. No es una zapatilla que se adapte a la morfología de mi pie y tengo la impresión que va muy ancha pero sin embargo no se mueve. El peso de la zapatilla en algunos puntos de la prueba se nota pero se equilibra con la sensación de amortización que proporciona.

Es una zapatilla que está entre una Salomon X-Mission y una Salomon X-Wings. Zapatilla perfecta de entrenamiento y para hacer kilómetros pero que para carreras habría que pensar en su hermana mayor, principalmente por una cuestión de peso. 



La suela es lo que más me impacto la primera vez que las vi y realmente se comporta bien. Tiene una suela más parecida a la suelas de marcas de zapatillas que vienen de la carretera y quieren asegurar el tiro en montaña. Suelas parecidas tiene Adidas, Asics y Mizuno. A pesar que son zapatillas para hacer muchos kilómetros, yo no las emplearía en carreras de larga distancia. Su comportamiento será optimo pero acabaremos muy cansados de pies. Esta zapatilla es perfecta para hacer marchas de montaña en primavera y verano, la robustez de su estructura, la sujeción que ofrece su talón y una suela muy resistente la hace perfecta para marchas de montaña y además nos permitirá correr en bajadas duras o en terrenos lisos donde queramos darle un poco más de ritmo a nuestra marcha.



Un saludo
Aitor





No Comments

Post A Comment