Saucony Triumph ISO 2 - Primeras Impresiones - ultrarunnerdreams
16165
post-template-default,single,single-post,postid-16165,single-format-standard,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

Saucony Triumph ISO 2 – Primeras Impresiones

Saucony Triumph ISO 2 – Primeras Impresiones

Los corredores de montaña realizamos miles de kilómetros en asfalto. Así que tenemos que realizar una doble inversión en zapatillas, unas para la montaña y otras para el asfalto. Las marcas en un afán de mantener cautivos a los corredores han intentado realizar zapatillas mixtas para evitar los cambios de marca. Así las marcas tradicionales de montaña con la escusa de que puedas salir corriendo desde casa ha sacado diversos modelos de zapatillas validos para asfalto y para montaña. En mi experiencia personal, ni valen para asfalto, ni vale para un uso intenso de montaña. Lo mismo ha pasado en las marcas tradicionales de asfalto, han reforzado las zapatillas, han puesto tacos más grandes en las suelas y le han puesto unos colores radicales pensando que con ello han creado una zapatilla de montaña.
 
 
En primer lugar, aclarar por mi parte, lo que considero una zapatilla de montaña. Si estamos hablando de un corredor que en el monte corre por pistas de grava, con desniveles moderados, cualquier zapatilla de asfalto puede servir para correr en este tipo de pistas e incluso dependiendo de la temperatura son mejores que cualquiera de montaña. Si estamos hablando de un corredor de montaña, que huye de las pistas, disfruta en bajadas interminables donde el barro y las raíces abundan  o le apasionan las subidas técnicas en roca de alta adherencia donde presume de imitar a cabras y rebecos, entonces necesitas una zapatilla específica de montaña de un fabricante tradicional de montaña. Cambiar el color de una zapatilla de asfalto y ponerle la denominación «trail o xtreme» no garantiza la estabilidad y la sujeción necesaria en montaña.
 
Por tanto mi primera reflexión como corredor debe ser: ¿para que quiero las zapatillas? y lo más importante ¿que soy capaz de hacer con ellas realmente, debido a mi entrenamiento o forma física?
 
Mi recomendación acudir a un profesional, olvídate de redes sociales, páginas web, vídeos cargados de emoción y visita la tienda de un especialista en montaña y en asfalto. Lo primero que te tienes que plantear es, el tipo de corredor que eres:
  • Corredor de asfalto que está descubriendo la montaña.
  • Corredor de montaña que hace kilómetros en asfalto para acumular, mejorar la técnica y ritmos.
En mi caso, las medias maratones y maratones de asfalto son anecdóticas dentro de mi calendario de carreras y de vez en cuando participo en alguna prueba popular de 10 kilómetros en familia por el gusto de correr y pasarlo bien. Mi temporada se centra en acumular kilómetros en carreras de montaña con fuertes desniveles, subiendo las distancias y los kilómetros para llegar a un punto de forma optima para correr en Septiembre la ULTRAPIRINEU 110 Km. con garantías de poder afrontarla de forma saludable.
 
Así que el sábado, visité en Vitoria a mi amigo Mikel de GAIKAR KIROLAK y me dejé aconsejar. En esta ocasión necesitaba una zapatilla de asfalto amortiguada para poder hacer muchos kilómetros en asfalto y poder proteger articulaciones y sobre todo las rodillas. La zapatilla que me recomendó fue la Saucony Triumph ISO 2. Conozco la marca, prácticamente desde los primero modelos que llegaron a España hace ya muchos años y a mí en particular nunca me han funcionado bien pero para eso he ido a una tienda de confianza y no he comprado por Internet. Así que siguiendo las recomendaciones del profesional compré las Saucony Triumph ISO 2 que os presento a continuación.
 
Lo primero que sorprende cuando te las calzas, es su comodidad y la amortiguación pero sin el rebote vivo de una zapatilla de GEL de Asics o el efecto corcho de una estructura de tipo sandwich o Boost de Adidas o Mizuno. Otro aspecto a destacar es el atado y la sujeción del calzado. En mi caso, en el pie izquierdo todavía tengo molestias por haber atado demasiado fuerte las Salomon en la última UTPE, así que prácticamente tengo que correr con la zapatilla en ese pie suelta y sin embargo la zapatilla se ajusta al pie, no se sale y no se mueve. Estos dos aspectos que indicó son el resultado de la incorporación en estas zapatillas de dos soluciones tecnológicas desarrolladas por  Saucony y que está dando unos resultados muy positivos entre todos los corredores que las hemos probado: el Everun, el sistema de ajuste ISOFit ISO 2. A las que podemos añadir un rediseño de las suelas.
 
 
¿Qué es e Everun?
Everun es un nuevo material de Saucony, diseñado para ofrecer una mayor respuesta, más durabilidad, protección ante los impactos, comodidad y hasta un 83% de retorno de la energía en cada zancada. A simple vista, vemos el “taco” de Everun en la parte exterior lateral y trasera de las ISO 2, la zona de aterrizaje en la que absorbe el primer impacto.
 
La otra novedad introducida en este modelo, en el apartado de amortiguación, es la nueva capa Topsole. No han sustituido ninguna pieza, sino que es una capa extra que han añadido bajo la plantilla tradicional de la zapatilla (es más, se puede ver con sólo quitar esa pieza). La Topsole de Everun se encarga de repartir las fuerzas generadas por la pisada a lo largo de toda su superficie y además aporta un punto extra de amortiguación, haciendo que la zapatilla sea todavía más cómoda y blandita. 
 
El Everun convive en la mediasuela con el PWRGRID+, material que Saucony ya lleva varios años utilizando, súper resistente y amortiguado, aunque más firme. El cambio se nota desde el primer momento que te las calzas.
 
Mi primeras impresiones con estas zapatillas es que son unas zapatillas neutras para “matarlas” a kilómetros, muy amortiguadas, ultra cómodas y que el Everun se nota, el retorno de la energía es real. Basta con empezar a correr para sentir ese impulso que “catapulta” tu siguiente zancada. Obviamente no corren solas, pero sí se portan mejor a ritmos más rápidos, hay más respuesta y, pese a su peso, es más fácil correr rápido con ellas.
 
¿Qué es el ISOFit?
 
Las Saucony Triumph ISO 2 siguen disfrutando del genial ajuste ISOFit que ya incluye toda la familia ISO Series. Se trata de una ajuste tipo calcetín, es decir, que aunque exteriormente se aprecie una lengüeta tradicional, no es lo que parece. El interior es toda una pieza que envuelve al pie, la parte superior de la lengüeta está fija y no se desplaza lateralmente, mientras que la “caja” exterior actúa como una armadura que apretamos con los cordones para fijar ese ajuste a la perfección y permitiendo a su vez cierto grado de libertad al pie para adaptarse y expandirse.
 
Tengo la sensación de que las ISO 2 son ligeramente estrechas en toda la zapatilla aunque se adapta sin problemas a pies más anchos. La malla superior es muy cerrada aunque sigue siendo muy ventilado, pero sí me da la sensación de que es más limpio y la suciedad o el polvo no se mete entre el tejido. La parte de la puntera está reforzada con termosellado, sin costuras.
 
La zona del talón dispone de una pieza que actúa como refuerzo de la zona y asegura la sujeción del tobillo. Precisamente destacar, lo tremendamente mullido que es el collar del tobillo, hay una cantidad de material enorme y junto a la lengüeta – que también es muy blanda – forman un conjunto de lo más cómodo, y el interior tiene el revestimiento RunDry para mantener el pie seco y fresco.
 
¿Qué podemos decir de las suelas?
 
Las Saucony Triumph ISO 2 tienen un drop de 8 milímetros, pasando de 30 milímetros en el talón a 2 mm en el metatarso. Saucony utiliza dos materiales: por una parte el XT-900, que es una goma de caucho muy resistente a la abrasión y, por tanto, con una larga durabilidad, así que se coloca en las zonas más propensas al desgaste, que es la mitad trasera y justo la puntera, ya que en la fase de despegue hay más posibilidades de “rasgar” ahí.
 
Por otra parte está el IBR+ que es un material más blando (la diferencia se dureza se aprecia con solo apretarlo con el dedo), así que está dirigido a proteger el pie y amortiguar (sí, más), colocándose completamente desde la zona media hasta antes de la puntera, toda la parte de los metatarsos.
 
En los kilómetros realizados, siempre en asfalto, la adherencia ha sido buena, queda probarlas con lluvia y ver como se comportan sobre todo en aceras donde tradicionalmente otras zapatillas resbalan.
 
Conclusión
 
Dejando a un lado, la tecnología y las siglas nos tenemos que quedar con las sensaciones. En las líneas anteriores he tratado de explicar tomando como referencia informaciones del producto en Internet, el porqué estas zapatillas deben de ir bien. Pero realmente lo importante y con total independencia de la tecnología que se use, es que nos vayan bien a nosotros independientemente de los materiales que emplee el fabricante y los nombres comerciales que les pongan. Este Blog no pretende hacer análisis técnicos de productos, ni mucho menos, eso ya lo hago profesionalmente, todos los días, en el sector de las TICS y de las Telecomunicaciones, aquí solo pretendo transmitir mis impresiones personales de un producto que he comprado tras recibir un consejo profesional y que puede gustarme o no. Y además tengo la libertad de decirlo, pero siempre desde una opinión absolutamente personal y únicamente basadas en la experiencia personal de quién todos los días está probando, en este caso, las zapatillas. 
 
Las primeras impresiones de esta zapatilla son muy buenas, creo que he encontrado lo que buscaba. Las últimas zapatillas han sido: Adidas, Asics, Mizuno y ahora Saucony. Todavía son muy pocos kilómetros los que tienen pero ya el segundo día las he hecho correr y el resultado ha sido positivo en tiempo, veremos que tal.
 
Un saludo
Aitor.
 
 
 
 
 
 
No Comments
  • Alfredo Garcia
    Posted at 18:12h, 26 mayo Responder

    Pues nada, habrá que ponerlas a prueba la semana que viene 😉
    Ondo pasa !

  • Aitor Sanchoyerto Martínez
    Posted at 05:32h, 27 mayo Responder

    Aparentemente, parecen unas zapatillas lentas, pero según les vas dando caña, se van acelerando y no tienes la sensación de pesadez que se tienen con otras zapatillas tan amortiguadas

Post A Comment