Amurrio Mendi Lasterketa 2.016
16161
post-template-default,single,single-post,postid-16161,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Amurrio Mendi Lasterketa 2.016

Amurrio Mendi Lasterketa 2.016

Como todos los años, por el mes de Junio, he participado en una carrera de montaña que se celebra en la localidad de Amurrio. Este año ha tocado el 19 de Junio. Es una carrera que una vez que pruebas, repites.
En esta ocasión, el recorrido era de 31 Km, un poco más corta que en años anteriores que se llegaba hasta la cima de Unguino, en esta ocasión y debido a problemas medioambientales llegábamos hasta el collado y ya girábamos a derecha por la propia sierra.

Foto por Bego Mtz.Díez
La participación era menor que en años anteriores, gran parte motivado por la existencia de carreras de montañas en muchas localidades dentro de la propia Comunidad Autónoma Vasca. Las administraciones locales, se han dado cuenta de la importancia económica de este tipo de turismo y el impacto mediático positivo que tiene en las redes sociales este tipo de eventos. Quizás el máximo exponente de este tipo de turismo y reclamo publicitario sea la «Transvulcania» que se celebra en Canarias en la isla de la Palma y que durante toda una semana toda la población se vuelca en los participantes y acompañantes. En este caso, la administración local ha sabido conjugar perfectamente: turismo, deporte y medio ambiente, consiguiendo un impacto tan fuerte en los participantes y familiares que hace que todo el mundo que vuelve de allí hable maravillas.
Foto por Alberto de Vitoria
Algunas carreras están recuperando antiguas sendas y caminos rurales que unían localidades, collados, valles y que poco a poco con el paso del tiempo se habían dejado de usar. Son un auténtico resumen de cada zona y un aliciente importante para volver otro día a conocer más y con más calma.
En Amurrio, siempre se corre muy bien, los organizadores son como una gran familia con la que coincides en muchas carreras a lo largo del año y en cierta medida cuando ellos quieren mostrarte sus paisajes es un lujo poder acercarse y compartirlos con ellos. Son sus caminos, sus piedras, sus bosques, lugares mágicos para todos ellos y donde han pasado muchos momentos felices en montaña y que los quieren compartir con nosotros. Nos abren su casa y estoy encantado de aceptar su invitación.
 
Foto por Eduardo López
 

Este año salíamos juntos las pruebas de 12 km, 22 km y 31. Los 31 km me venían perfecto para ir acumulando kilómetros de carrera y sobre todo porque la subida a Unguino por el portillo de Atatxa (1.000 m) y la bajada por el portillo de las Escalerillas, me iba a permitir probar algunos ajustes en el material que estoy haciendo y que poco a poco están aportando buenos resultados en carrera.

Cuando diseñas, el calendario de carreras de montaña, siempre lo haces en base a unas carreras objetivo que te has marcado y en torno a las cuales, vas buscando pruebas para intentar llegar en buena forma a estos objetivos. En ocasiones, tienes que prescindir de alguna carrera para poder descansar adecuadamente y no cargarte más de la cuenta. Es complicado entender cómo puedo tener el cuerpo fresco, con la cantidad de kilómetros que tenemos que hacer entrenando. La experiencia de los años que ha enseñado que el cuerpo puede estar más o menos fresco, pero sobre todo la cabeza tiene que estar tranquila y despejada.
Una buena forma es disfrutar de la montaña en familia. Yo tengo la suerte de poder disfrutar con ellos de mi gran pasión y poder conocer paisajes maravillosos que se quedan grabados en nuestras retinas, siendo recuerdos difíciles de olvidar por todos nosotros. Concretamente, por la Sierra Salvada hemos pasado muchas horas de juegos y disfrute. La naturaleza es el parque de atracciones más impresionante que podamos visitar pero requiere de paciencia, tiempo y mucha humildad poder ir disfrutando de cada una de las impresionantes atracciones que ofrece este centro de ocio.
La Sierra Salvada es impresionante y la zona por la que discurre esta prueba es una de las zonas especialmente bellas.
Foto por Eduardo López
Para esta carrera, decidí salir igual que si de una prueba de largo recorrido, se tratara. 31 km es una distancia importante, para no equivocarte con la hidratación y la alimentación, además en esta carrera siempre hace mucho calor en el valle y fresco en la sierra, permitiendo probar la vestimenta. Si algo no funciona muy bien, en una distancia como esta lo vas a poder descubrir. Además tenía que probar en carrera el sistema para poder llevar los palos en la mochila de Salomon, sin tener que quitármela. El sistema ya lo había probado entrenando y tocaba probarlo en carrera. Mientras todo el mundo salía muy ligero y parecía un autentico marciano, con todo el material de una carrera de larga distancia en una prueba de 31 Km. Pero que mejor prueba para probar material, tiene una subida donde el uso de palos es muy útil y la fuerte bajada por el Portillón de las Escalerillas, con zonas húmedas y embarradas en la parte baja que pone a prueba las zapatillas y sobre todo los pies y las rodillas.
La prueba partió de Amurrio, puntualmente, a las 09:00. La salida rápida como siempre, los primeros kilómetros se me hacen muy duros, la gente va muy ligera. Los kilos que llevo encima se nota y sobre todo al inicio de la prueba, en las zonas rápidas. En la subida del Babio (583 m) todo comienza a estar en su sitio. Tras una bajada rápida comienzo a entrar en ritmo, que sensación más mala, el no encontrar tu ritmo, paciencia mucha paciencia. Llegamos al segundo avituallamiento y de nuevo toca subir. Ya en la parte alta, una vista de bajada muy divertida en zonas de sombras y barro, nos lleva hasta el avituallamiento al que volveremos después de la excursión por la sierra.
Tomo un gel, bebo con tranquilidad y a por la subida fuerte del día. Tras pasar el río Idas, suelto los palos y comienzo la subida, tras un tramo que todavía se puede correr, comienza la fuerte pendiente que nos lleva al portillo de Artatxa. Los palos me permiten mantener siempre un ritmo no más alto que la gente rápida que van sin ellos pero si subo mucho más descansado y luego al bajar se va a notar. Las zonas con mucha hierba, el manejo de palos se hace difícil pero a pesar de ello, merece la pena subir con ellos. 

Foto por Mikel García

Justo en el portillo, está el avituallamiento y en poco tiempo alcanzamos el portillo de bajada. Comienza la diversión, solo por esto merece la pena, a tope a disfrutar de la bajada. Los palos los he vuelto a colocar en la mochila sin tener que pararme y pudiendo seguir corriendo. La parte alta el suelo es más duro y llegando a la zona del bosque más embarrada y húmeda, da lo mismo estas zapatillas vuelan, van rectas en ningún momento patino o pierdo adherencia, alucinando.

 
Foto por Eduardo López

De nuevo llego al control, con las piernas calientes pero con una sonrisa que no me cabe en la cara. Ahora toca concentrarse, marcar ritmo y hasta la meta. Sigo con el mismo peso que en la salida, salvo un par de geles, el peso del liquido lo mantengo he bebido en los avituallamiento, el peso se nota pero la mochila hace que todo sea mucho más fácil.
Las subidas y bajadas finales rompen las piernas pero bueno, consigo mantener el ritmo y dejar algo para los kilómetros finales de bajada para intentar ir lo más rápido posible. Finalmente llego a la meta de Amurrio contento, con buenas sensaciones y sobre todo encantado de esta carrera que de nuevo su perfecta organización y su simpatía que han vuelto a sorprender. Cada año mejor y empieza a estar difícil. Finalmente 03:29:16 el 56 117 en la clasificación general.
 
Foto por Eduardo López
Y encima con el regalo de todos estos productos de la tierra, enormes:

Este año, la organización, nos ha marcado los geles y barritas para penalizar al que manche el monte. En cualquier caso, quien ensucia el monte tanto en carrera, como en sus paseos de bici o andando bastante tiene él con haberse conocido, lo malo es que está abusando de un legado que no es suyo, a él se le ha prestado y en lugar de cuidarlo como lo han hecho generaciones anteriores, el lo está estropeando.

Si en carrera, te pesa un gel vació o el envoltorio de cualquier barrita energética, no lo dudes, el deporte es salud pero se debe realizar con moderación. Este no es tu sitio.
Muchas gracias
Aitor
No Comments

Post A Comment