ULTRAPIRINEU 2.016 – CRONICA DE UNA AMISTAD
16156
post-template-default,single,single-post,postid-16156,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

ULTRAPIRINEU 2.016 – CRONICA DE UNA AMISTAD

ULTRAPIRINEU 2.016 – CRONICA DE UNA AMISTAD

Llegamos a Bagà el jueves 22, sobre las 16:30 y llamamos a nuestro anfitrión Jordi, para que nos lleva hasta el apartamento. Ya estamos y comienzan los nervios. 

A partir de las 18:00 empiezan a repartir los dorsales y daban la posibilidad de revisarte el material obligatorio para que una vez aprobado te lo marcaran. De esta forma, luego no tener problemas en los controles de material en carrera. Yo recomiendo que hagáis la revisión de material previa, vas mucho más tranquilo. Tras la revisión del material, nos llevamos la sorpresa de la Ultra Pirineu 2.016: la bolsa de vida de 7 litros. Vamos una bolsa de basura de 7 litros que nada tiene que ver con la de la Ehunmilak ni con la de ninguna otra Ultra en la que haya participado. Tiene su explicación, casi todos los participantes tienen asistencia en carrera y en ellas se puede entregar material y alimentación a los corredores. Pero que pasa con los que no llevamos asistencia, pues que lo pasamos muy mal para poder meter las segundas zapatillas y la ropa de cambio. Este punto creo que la organización debería darle alguna vuelta. No había más, así que nos tenemos que arreglar con la bolsa de 7 litros, como comparación decir que una de basura para el cubo de casa es de 30 litros.

 
Foto con el Itinerario de la Carrera
Tras darnos una vuelta por la feria del corredor, donde siempre encuentras alguna novedad importante nos volvemos a casa, toca cenar y descansar del viaje que desde Bilbao ha sido un poco duro.
 
El viernes, decidimos no madrugar mucho, desayunar tranquilos y hacer el primer tramo de la prueba, justo hasta el refugio de Rebost. La verdad, merece la pena el día anterior a una carrera, andar un poco activo y que mejor manera que conociendo el inicio de la propia carrera y además en familia. A la llegada al refugio, nos recibe Cinto que junto a su compañera Anna son los guardas del refugio. Con Cinto vuelvo a sentir la pasión de años más jóvenes donde recorría los refugios de Picos de Europa, Pirineos o Alpes en busca de la montaña y de sus gentes. Ese espíritu, me impacto y creo que a la larga ha sido uno de los motores a lo largo de los 110 Km de la prueba, aprendiendo a ser feliz kilómetro a kilómetro con las cosas maravillosas que nos ofrecía la naturaleza. El tiempo estaba cambiando, así que decidimos comer dentro y tras tomarnos un café decidimos bajar de nuevo a Bagá. El tiempo ya había cambiado, hacía frío y llovía intensamente pero hacia la mitad de la bajada paró y nos dejo llegar secos a casa.
 
Sin embargo, tal y como estaba anunciado a partir de las 18:00 se cayó el cielo. Tremenda la cantidad de agua que llovió, no apetecía nada salir pero sin embargo, teníamos que llevar la bolsa de vida. Llovía mucho, así que decidimos llevar tanakas y mojarnos los pies, eso sí, por encima llevábamos una chaqueta potente de agua y además paraguas. En estas condiciones, entregamos la bolsa y nos vamos rápido para casa, para cenar lo antes posible.
 
El sábado 24 toca madrugar, no demasiado ya que estamos cerca de la salida y podemos apurar un poco pero con margen suficiente para poder desayunar bien, básicamente igual que lo haríamos cualquier otro día. A mí no me suele gustar cambiar. 

Minutos de Espera antes de la Salida
Los nervios se hacen presentes en la cara de los participantes

A partir de este momento, comienza la aventura que voy a tratar de contaros tramo a tramo, con el objetivo que pueda ser una documentación valida para quien se esté planteando correr el año que viene o simplemente para quien le apetezca recorrer unos paisajes maravillosos y ir descansando en los refugios que a lo largo de la prueba te encuentras.

 
U0 – Bagá
Km de carrera: 0
Km del Tramo: 0
Tramo: Salida
Desnivel (+) por tramo (m): 0

Desnivel (-) por tramo (m): 0
Desnivel (+) acumulado (m): 0
Desnivel (-) acumulado (m): 0

 

Foto: Realizada por Mayayo (C) Carrerasdemontana.com
Foto realizada por Mayayo (c) Carrerasdemonatna.com
Este es una de las partes más dura de esta prueba, la espera antes de que nos den la salida. Son minutos que se hacen muy largos y en los que intentas tranquilizarle charlando con el resto de corredores /as. 
Momento de la verdad, acaban de dar las 07:00 de la mañana y tenemos una ganas locas por empezar. En cabeza los que salen a disputar desde el kilómetro cero, detrás los populares dispuestos a sufrir a cambio de vivir una experiencia muy intensa. 110 kilómetros dan para mucho, así que decidí quedarme en la parte media del grupo para evitar que te pongas a correr como un loco, luego pasa lo que pasa como ya pasó en Beasain. Pero realmente es difícil que un corredor en una salida no tire a tope. Esta vez al menos, pude aguantar la tensión y hacer una salida tranquila.

U1 – Rebost
Km de carrera: 8
Km del Tramo: 7,7
Tramo: Bagà – Rebost
Desnivel (+) por tramo (m): 1.007
Desnivel (-) por tramo (m): -165
Desnivel (+) acumulado (m): 1.007
Desnivel (-) acumulado (m): -165

Refugio de Rebost
Tramo de espectacular belleza y de fuerte desnivel que nos conduce a nuestro primer avituallamiento. Importante no olvidar hidratarse y comer bien para poder afrontar la fuerte subida a la Nui.
 
La salida de Bagá la hago a buen ritmo pero con mucha tranquilidad. El día anterior había hecho este tramo en compañía de la familia y sabía en que puntos se iban a provocar grandes retenciones de gente, donde incluso te quedas totalmente parado. En general, las personas con las que coincidí en estos tramos, sabían lo que iba a ocurrir y en lugar de salir a tope para coger sitio decidieron como yo ir tranquilo y parar cuando no se puede andar. Tras una primera parte de gran dureza, a través de una camino precioso entre pinos llegamos a una pista ancha, donde ya se puede correr todo lo que se quiera y poco a poco la gente se va repartiendo. Esta pista culmina en unos prados donde unas enorme rocas nos dan idea de lo que cae del monte. Al final de estos, comienza una dura subida entre pinos que tras cruzar una zona conocida como «Canal Mala» nos lleva hasta la carretera antigua que va para la Molina. En este punto, el gentío era enorme y los gritos de animo casi se oían desde a bajo. Tras cruzar la carretera, ascendemos rápidamente hasta unos prados a partir de los cuales, todo es bajada hasta el refugio de Rebost. Breve parada para comer, beber y agradecer a los voluntarios su ayuda.
 
U2 – Niu
Km de carrera: 14
Km del Tramo: 6,1
Tramo: Rebost – Niu
Desnivel (+) por tramo (m): 936
Desnivel (-) por tramo (m): -48
Desnivel (+) acumulado (m): 1.943
Desnivel (-) acumulado (m): -213

Refugio de la Niu
Tramo de gran desnivel, sobre todo al inicio que se va suavizando mucho a la llegada del refugio. Nosotros hemos disfrutado de una mañana soleada que nos ha calentado y que nos ha permitido disfrutar de las increíbles vistas que tiene esta empinada subida. Este es un punto, donde la gente se vuelve un poco loca, con los tiempos. Si subimos muy fuertes tenemos que darnos cuenta que estamos solo en el kilómetro 14 y que hasta el 40 de Bellver se nos puede hacer eterno. Yo llegué en 3 horas, tal y como que habían recomendado. Quedan muchos kilómetros y en esta subida, puedes hundir toda la prueba.
 
U3 – Serrat

Km de carrera: 28
Km del Tramo: 14,4
Tramo: Niu – Serrat
Desnivel (+) por tramo (m): 508
Desnivel (-) por tramo (m): -1522
Desnivel (+) acumulado (m): 2.451
Desnivel (-) acumulado (m): -1.734

Refugio del Serrat
El primer tramo de la bajada de la Niu es bastante técnico y en mi caso me pillo comiendo el plátano y tratando de terminar de digerir la barrita energética, a la que había acompañado con un poco de caldo que siempre viene muy bien por su contenido en grasa y sal. Asienta bastante bien el estomago y hace de regulador del resto de geles. Pronto desaparece la parte técnica y se convierte en un recorrido muy cómodo y agradable para correr. Se tiene que estar atento ya que hay dos pasos especialmente delicados, incluso en uno de ellos se encuentra instalada una cuerda, aunque se puede destrepar sin dificultad por la roca.Tras una bajada preciosa entre pinos llegamos a una zona más abierta donde encontramos a aficionados animando a tope, señal que el refugio debe estar cerca, aunque para alcanzarlo, tengamos que superar una fuerte pendiente. En este punto, nos encontramos con mucho público que te anima y te dan mucha fuerza.

 

U4 – Bellver


Km de carrera: 40
Km del Tramo: 11,6
Tramo: Serrat – Bellver
Desnivel (+) por tramo (m): 211
Desnivel (-) por tramo (m): -688
Desnivel (+) acumulado (m): 2.662
Desnivel (-) acumulado (m): -2.423

Pabellón de Bellver

A pesar de que nada más salir del avituallamiento, todo tira para arriba, enseguida comenzamos a bajar, el problema es que no se acaba de bajar nunca y cuando se acaba nos encontramos con una pista bastante pesada y cuando creemos llegar a Bellver, resulta que este no era el pueblo. Lo que hace no conocer la carrera. Por fin, corriendo a buen ritmo llegamos a Bellver. Como estaba anunciado, antes de entrar al avituallamiento, tenemos la revisión del material. Lo que nos exigen es la chaqueta de agua que como mínimo soporte una columna de agua de 10.000, la manta térmica y el móvil funcionando. Una vez, revisado el material, en la entrada toca ordenar la alimentación para los próximos tramos. Al no tener asistencia, llevo geles, barritas y frutos secos para llegar a Gosól. Los saco del bolsillo trasero grande y los distribuyo por los múltiples bolsillos que tiene la espectacular mochila Ultimate Direction AK MOUNTAIN VEST 3.0 de 11,5 litros de capacidad. Unos llevan en una mochila de de 5 litros, todo el material obligatorio y yo necesito una de 12 litros. Este avituallamiento es el kilómetro 40 y aprovecho para tomar un batido recuperador, que básicamente tiene proteínas y que me sienta muy bien. Intento parar lo menos posible y salgo como ya es tradicional, intentando terminar de digerir una barrita energética y con un plátano en la mano, que me lo voy comiendo durante el primer kilómetro.

 
U5 – Cortals

Km de carrera: 50
Km del Tramo: 9,7
Tramo: Bellver – Cortals
Desnivel (+) por tramo (m): 721
Desnivel (-) por tramo (m): -135
Desnivel (+) acumulado (m): 3.383
Desnivel (-) acumulado (m): -2.558

Refugio de Cortals

Este tramo, de carrera se hace un poco estratégico. El kilómetro 40 de carrera siempre es delicado y más saliendo de un pabellón como el de Bellver que invita a quedarse tranquilamente. Pero no, haciendo caso a las recomendaciones recibidas, de este avituallamiento hay que salir cuanto antes. Si para llegar a Bellver nos a tocado unos kilómetros de pista y caminos muy cómodos para correr, ahora repetimos la jugada pero a la inversa. Realmente tienes ganas de volver a coger altura, sabes que tienes que ascender un desnivel importante y te lo quieres quitar de encima cuanto antes. Parece ilógico pero en el momento que empiezas a subir, mentalmente te relajas. El tramo es realmente espectacular, corremos a buen ritmo entre pinos, el olor te entra muy dentro y te da mucha tranquilidad. En este tramo conozco a Jordi y a pesar de ir corriendo ligeros la conversación no cesa. Hablas de cosas sencillas y simples. Hablas de la familia, de tus ilusiones, de tus experiencias, sobre el paisaje en el que estás de lo poco que queda para llegar al próximo refugio aunque quede mucho. Que más da, son muchas horas y da para mucho. Lo que no se habla es del trabajo, de lo que soy o tengo. Aquí el MI-ME-CONMIGO está prohibido, todos somos iguales ante el reto, el respeto y las ganas de ayudarnos entre nosotros son máximas. Sabemos que en equipo podemos funcionar mucho mejor y de hecho toda la carrera he ido en grupos de 5 o 6 personas que cuando uno callaba, empezaba el otro. La verdad que casi acabas con más dolor en las mandíbulas de todo lo que hablas y te ríes que en las propias piernas. Sin darnos cuenta, llegamos al refugio de Cortals que está en un balcón natural precioso. Comer y beber muy rápido para llegar lo antes posible a Aguiló. Todavía nos queda una cota de casi 2.500 metros por superar que nos preocupa un poco, por las condiciones atmosféricas que nos vallamos a encontrar.

U6 – Aguiló

Km de carrera: 61
Km del Tramo: 11,3
Tramo: Cortals – Aguiló
Desnivel (+) por tramo (m): 921
Desnivel (-) por tramo (m): -510
Desnivel (+) acumulado (m): 4.304
Desnivel (-) acumulado (m): -3.068

Refugio de Aguiló

Si esta prueba es especial por lo espectacular de los paisajes, este tramo nos regala montaña en cada uno de los kilómetros que dura este tramo, simplemente espectacular. El refugio parece que se mueve, desde que lo ves hasta que llegas, antes de alcanzarlo, tienes una buena bajada y una mejor subida. El avituallamiento tiene unas vistas que invitan a tumbarte en sus prados y disfrutar de las vistas. Pero el tiempo está cambiando y en la parte alta están entrando nubes y aumenta la niebla. Tenemos que darnos prisa. La salida del refugio de Cortals se hace por un paisaje muy parecido para poco a poco ir tomando altura y alcanzar la parte alta del cordal por donde correremos durante unos kilómetros. De nuevo, me equivoco y cuando yo pensaba que íbamos a seguir subiendo, toca bajar y menuda pedrera más divertida, controlando para no hacernos daño, la disfrutamos bien. Una vez giramos ya se ve el refugio muy bien, parece que lo puedes tocar pero no, nos separa una hoya importante, donde prácticamente la bajada es igual de dura la subida pero que gracias al animo del grupo alcanzamos sin darnos cuenta. No queremos ni mirar la subida que nos espera, nos centramos en comer, beber y salir cuanto antes para arriba.

U7 – Gósol

Km de carrera: 74
Km del Tramo: 12,8
Tramo: Aguiló – Gósol
Desnivel (+) por tramo (m): 502
Desnivel (-) por tramo (m): -1038
Desnivel (+) acumulado (m): 4.806
Desnivel (-) acumulado (m): -4.106

Avituallamiento de Gósol
De nuevo, con el plátano en la mano, lo que pasa que esta vez, la pendiente es muy pronunciada desde el inicio y tengo que comérmelo cuanto antes, el ritmo que marca el grupo, de subida, no es alto pero tampoco nada bajo. Necesito usar los palos o no cogeré el ritmo. En la subida, se puso a tirar  Georgia y nos hizo una subida espectacular a un ritmo muy bueno. En la parte alta, estaba ya entrando la niebla y el frió comenzaba a ser intenso. Decido no parar y seguir corriendo, intentando perder altura, lo antes posible. Efectivamente en el momento que comenzamos el descenso, desaparece la niebla y la temperatura mejora. Nos estamos quedando sin luz y la preocupación de todos, es llegar cuanto antes a Gosól.


Tal y como esta previsto, he llegado muy justo de luz. No quería pararme para sacar la frontal, solo quería llegar y se acababa la luz. Pero donde estaba ese dichoso pueblo. Me iba acercando al valle y el día se va acabando y ni una señal del pueblo. Es como el dicho, a bajo a la izquierda. Por fin, oigo hablar a un grupo de aficionados y me topo con lo que parece una carretera, pero yo sigo por el camino. Según se va viendo menos parece que aumenta el número de piedras, es como si hubieran crecido.

U8 – Estasen

Km de carrera: 82
Km del Tramo: 8,7
Tramo: Gósol – Estasen
Desnivel (+) por tramo (m): 486
Desnivel (-) por tramo (m): -248
Desnivel (+) acumulado (m): 5.292
Desnivel (-) acumulado (m): -4.354

Refugio de Estasen

La salida de Gósol se hace dura pero sin embargo estoy muy contento. He conseguido llegar sin frontal. Me he cambiado completo de ropa y calzado y he comido perfecto. Estoy preparado para afrontar la noche con tranquilidad. Nada más salir me encuentro con José Luis y desde aquí hasta Bagá. De noche hay que andar con un poco más de cuidado y encima se mete la niebla. El itinerario está muy bien marcada por la organización y además te encuentras con las propias marcas de los itinerarios de montaña, en este caso con marcas blancas y amarillas. En los kilómetros iniciales, la pista es muy ancha y nos ponemos en paralelo, José Luis y yo para intentar no perder las referencias entre la niebla. Poco a poco el camino se vuelve más estrecho, lo que lo hace más sencillo de seguir a pesar de la niebla. La subida hasta el refugio es fuerte pero de noche, todos los gatos, son pardos y además vamos charlando lo que hace mucho más llevadero el camino. De repente, recibo una notificación en el reloj «animo que ya estás cerca de refugio» y justo en ese momento veo un letrero que indica la distancia y efectivamente estamos ya muy cerca.

U9 – Gresolet

Km de carrera: 86
Km del Tramo: 3,3
Tramo: Estasen – Gresolet
Desnivel (+) por tramo (m): 136
Desnivel (-) por tramo (m): -555
Desnivel (+) acumulado (m): 5.428
Desnivel (-) acumulado (m): -4.909

Refugio de Gresolet

El primer tramo en bajada es sencillo pero enseguida la cosa se complica y mucho. Resbalan mucho las piedras y tenemos que tener mucho cuidado de no hacernos daño. Acostumbrado al barro que suele haber por aquí, esto no es nada pero sin embargo no llevo las zapatillas de barro así que resbalo como los demás. El tramo malo es bastante largo y termina prácticamente en el rió. Hemos estado tan concentrados que el tiempo ha pasado volando. De repente, en mitad de la noche, se oye música a todo volumen, un speaker animando y publico totalmente entregado. Me quedo perplejo, el choque es tan grande que pienso que estoy soñando, pero no estoy despierto y bien despierto.

Menuda fiesta había montada en este refugio, realmente increíble la marcha que tenían. Ya nos habían avisado que en este avituallamiento, solo íbamos a encontrar líquidos y ya habíamos comido bien en Estasen.

U10 – Vents

Km de carrera: 96
Km del Tramo: 10
Tramo: Gresolet – Vents
Desnivel (+) por tramo (m): 449
Desnivel (-) por tramo (m): -790
Desnivel (+) acumulado (m): 5.877
Desnivel (-) acumulado (m): -5.699

Refugio de Vents

Desde la salida de Gresolet se pone de nuevo a llover. En este caso, con bastante fuerza pero la temperatura es muy agradable lo que me permite no sacar la chaqueta de agua. El propio cuerpo genera el calor suficiente para mantenerse caliente. Yo con independencia del calor que haga siempre llevo dos camisetas. Una interior mucho más pegada, parecida a las que llevan los ciclistas y una exterior más técnica y llena de pequeños bolsillos para llevar geles o algún fruto seco. El inicio de este tramo es bastante vertical hasta alcanzar unos prados y una pista que los atraviesa que marca el punto, donde el itinerario comienza a bajar. Se trata de una bajada que se hace muy larga y pesada. Se hace difícil calcular cuanto queda y sobre todo donde se encuentra el refugio de Vents. Esta bajada decido hacerla a trote y en alguna de las partes andando. El tren superior va perfecto y no he tenido ningún calambre pero noto sobrecargados los metatarsos y la parte del tobillo derecho y decido no machacarlo más, intentando ahorrar en la medida de lo posible el impacto. A pesar de tener unos tobillos y unos pies muy fuerte y hechos al esfuerzo y al dolor, son ya muchos los kilómetros y horas que llevan de esfuerzo. Por fin, giramos a la derecha y en la pista se ven coches aparcados, señal clara que el refugio está muy cerca.


U11 – St Jordi

Km de carrera: 100
Km del Tramo: 4
Tramo: Vents – St. Jordi
Desnivel (+) por tramo (m): 650
Desnivel (-) por tramo (m): -44
Desnivel (+) acumulado (m): 6.527
Desnivel (-) acumulado (m): -5.753

Refugio de St. Jordi

Este tramo es mágico, a pesar que es noche cerrada. Todo el mundo te previene de lo duro de esta subida y que mucha gente que no ha guardado lo suficiente no lo ha conseguido superar, así que la expectación por mi parte era máxima. Y no defraudó, no tanto por su dureza que la tiene, sino por la gran belleza de sus paisajes y que conste que estaba muy oscuro. Al inicio del tramo tienes que atravesar varias veces el río y hay unos saltos de agua espectaculares. El rudo del agua al caer es ensordecedor. Cada muy poco tiempo, tenemos que cruzar el río empleando pequeñas piedras distribuidas como si de un rompecabezas se tratase y nuestra habilidad con los bastones y la frontal para intentar no mojarnos los pies. No es que no apetezca refrescarnos, sino que unos calcetines mojados pueden provocar graves rozaduras que nos pueden mermar la espectacularidad del tramo. Respecto, de la dureza de la subida, lo único que os puedo decir que todos los rumores que oigáis se quedan cortos. La subida realmente es larga y dura. Vamos en grupo y desde abajo cojo un ritmo cómodo pero bastante alto que me permite hacer la subida con relativa comodidad. Alguien tiene que ir en cabeza y yo asumo esa responsabilidad, no me importa. Subimos en grupo y detrás de mí le tengo a David que me va dando conversación así que hacemos una subida entretenida. El había estado días antes con los perros haciendo este tramo pero de noche las cosas cambian mucho y las distancias no son fáciles de calcular pero que te vayan informando de lo que te vas a encontrar es una información muy valiosa. Tras un buen rato de estar subiendo ya vemos las luces del refugio. Aquí nos reciben muy amablemente unas voluntarias que están pasando la noche sin dormir por nosotros, tras unos minutos de conversación obligatoria, damos las gracias y seguimos nuestro camino.

U12 – Bagà

Km de carrera: 110
Km del Tramo: 10,7
Tramo: St. Jordi – Bagà
Desnivel (+) por tramo (m): 1241
Desnivel (-) por tramo (m): -1018
Desnivel (+) acumulado (m): 6.768
Desnivel (-) acumulado (m): -6.761
 
Curiosamente no seguimos subiendo, sino que toca bajar. Los metatarsos parece que están bastante tocados y bajando se resienten así que hay que cuidarlos. El tramo de bajada me desconcierta, David me informa que ahora viene una cuesta corta pero muy fuerte. Subir no me preocupa, voy muy bien así que cuando alcanzamos el inicio de la subida, tomo la iniciativa en el grupo y marco el ritmo que no dejaré hasta alcanzar la pista superior. Ahora ya es todo bajada hasta Bagà. La parte alta es bastante pendiente y tengo problemas para correr así que José Luis, David y yo decidimos hacer una bajada a buen ritmo gracias a los palos pero sin correr. Justo al empezar a bajar, tengo unos ligeros mareos que me preocupan. He comido bien, así que me hidrato un poco y parece que me voy recuperando. Quizás sea el sueño, el cansancio no puede ser, todavía estamos en los primero 100 kilómetros de la prueba. Le aviso a David y a José Luis de mi estado para que esté un poco atentos, a veces en este tipo de situaciones puedes perder el conocimiento. David me da la mejor medicina para el alma, la conversación. No paramos de hablar, José Luis va concentrado con la música de los cascos y de vez en cuando participa. Charla que te charla, llegamos a la carretera y por fin tenemos una noche muy estrellada y disfrutamos del momento. dejamos la carretera y cogemos un camino que nos lleva hasta el camping de Bagá y de aquí hasta el pueblo. Por si no habíamos tenido bastante, nos toca subir una cuesta pero como ya he dicho todo lo que sea subir va perfecto, así que la superamos a buen ritmo para a continuación correr por las calles del pueblo que nos llevan al fin de esta aventura y a reencontramos con nuestra familia.

El cansancio es palpable sobre todo en los ojos
Un buen recuperador, para iniciar la recuperación cuanto antes

Ha sido una experiencia muy intensa que la he podido disfrutar mucho. He compartido muchas horas con mucha gente y nos hemos ayudado en todo lo que hemos podido. Cada uno ayuda cuando puede, todo de forma muy natural y desinteresada. Somos apasionados de la montaña, de los paisajes y de las personas. Aunque se haya dicho ya muchas veces, la meta es el objetivo y por eso estamos, pero me quedo con las personas que me he encontrado en el camino, con Jordi, con José Luis, con David y con tanta gente que he tenido la oportunidad de compartir mi esfuerzo y mis ilusiones.

Felicitaciones a José Luis quería llegar y lo logró
Foto para el recuerdo con mi amigo David

Un recuerdo muy especial a los voluntarios de la prueba, que se vuelcan con nosotros haciéndonos la vida mucho más fácil y amena. Sobre todo, cuando como yo, no tienes asistencia externa, cada uno de ellos se convierten en tu familia durante unas horas. Estos sentimientos son muy fuertes y el clima que se crea es difícil de reflejarlo en un blog, así que no os queda otra que venir y probarlo.

ULTRAPIRINEU 2.016 – CLASIFICACIÓN GENERAL

Os dejo a modo de resumen final, la información de la carrera proporcionada por la organización. El reloj que uso habitualmente es un Suunto Ambit Sport que llega muy justo a las 9 horas, así que ni pensar en activarlo durante la prueba, así que no he podido ir grabando el track. Por lo menos, me ha dado la hora durante las 22:45 horas que ha durado esta prueba.

Un saludo
Aitor

 
 
No Comments

Post A Comment