Fresh Foam Hierro v2. New Balance – Primeros 120 Km
16141
post-template-default,single,single-post,postid-16141,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Fresh Foam Hierro v2. New Balance – Primeros 120 Km

Fresh Foam Hierro v2. New Balance – Primeros 120 Km

Pocas presentaciones hacen falta para New Balance, empresa centenaria que desde sus inicios, no ha parado de cosechar éxitos con sus calzados y vestuario deportivo. Más conocido por su material para correr en pista o para asfalto que para la montaña. Pero al igual que otras marcas, New Balance hace ya unos años está apostando por los deportistas que corremos por la montaña y que tenemos unas necesidades específicas.
 
La tradición y el buen nombre que tiene esta compañía le obliga a cada vez que saca una zapatilla y sobre todo para un terreno, como es la montaña, en el que todavía no tiene gran presencia, a hacer las cosas muy bien y contar con los mejores para ofrecer un producto de calidad.
 
A pesar de todo ello, en mi caso existía una gran desconfianza hacia sus nuevas zapatillas de montaña porque asociaba la marca al asfalto y yo no pensaba que New Balance, sería capaz de construir una zapatilla como la Fresh Foam Hierro v2. Fue gracias a la página web TrailRunningReview y a una review sobre esta zapatilla, o que me animó a probarla.
 
 
Esta página web, pone a prueba todo el material de «trail running» que sale al mercado, con análisis muy detallados del producto y con los que en la gran parte de sus crónicas coincido en las conclusiones que obtienen de los productos. Es por ello, que en esta ocasión, he confiado en ellos y ya llevo 120 Km con estas zapatillas.
 
En mi caso, por cuestiones profesionales, gran parte de mi preparación para carreras de larga distancia en montaña se basa en hacer muchos kilómetros en asfalto o pistas forestales rápida y tengo que destinar los fines de semana o festivos para hacer tiradas largas en montaña. Mis zonas de entrenamiento tienen un poco de todo: pistas sencillas rápidas, zonas de mucho barro, zonas técnicas de roca y algún que otro desnivel positivo o negativo (depende la dirección) que pone a prueba las carcasas y la sujeción de cualquier zapatilla. De hecho, más de una vez tras comprar unas zapatillas con gran ilusión, las he tenido que dedicar para andar y no para correr porque no eran lo que esperaba.
 
Dicho esto decir, que necesito una suela que vaya bien en terreno graso pero también sobre roca. El clima en Bilbao, también suele ser un problema, hace lo que le da la gama así que durante el entrenamiento puedes tener un calor asfixiante o estar lloviendo sin parar.
 
Durante estos kilómetros he tenido la suerte de correr con ellas con mucho calor y con lluvia intensa. Cuando hace mucho calor y sobre todo sobre terreno más duros, tengo una ligera sensación de recocido de la planta del pie, mucho la primera vez y en los siguientes entrenamientos un poco más leves. Quizás mis pies requieran una adaptación a esta zapatilla, porque la verdad, cada vez van mejor con calor. Con lluvia son una maravilla, lógicamente se te mojan los pies, pero la sensación de humedad mientras estas corriendo es prácticamente nula, el agua entra y sale (parece una bobada pero no pasa en todas las marcas) y el resultado es que no llevas los pies encharcados. Con agua, la suela es espectacular, como agarra con lluvia.
 
Personalmente a la hora de elegir zapatillas tengo un grave problema. El primero es que hago muchos kilómetros sobre asfalto, por lo que necesito una zapatilla con amortiguación pero que no parezca que llevo un colchón de aire o un muelle prefiero que la sensación de golpe seco a la de rebote. El segundo es que me gusta una zapatilla reactiva, que te invite a correr. Las zapatillas tradicionalmente diseñadas para correr “ultras” me aburren mucho y no disfruto de los kilómetros.
 
En las Fresh Foam Hierro v2 de New Balance, he encontrado el equilibrio perfecto. Aparentemente, tienen que ser muy amortiguadas y lo son pero no tienes la sensación de rebotes. No tienen una carcasa espectacular y sin embargo, agarran los tobillos a la perfección. Yo disfruto mucho bajando y de hecho en las “ultras” tengo que controlar la pasión, pero entrenado, le doy gas a fondo hasta el límite de zapatillas o tobillos y realmente aguantan muy bien.
 
Conclusión: Estoy muy sorprendido de lo que New Balance ha conseguido con esta zapatilla y agradecido por los grandes momentos que me está haciendo vivir con ellas puestas. La palabra es sorprendente en trabajo que hecho la marca en: sujeción, amortiguación, confort y increíble la suela que ha construido la casa Vibram para esta zapatilla.
 
Gracias New Balance, gracias http://www.trailrunningreview.com.
No Comments

Post A Comment