Crónica – Cross Escolar y Popular VALLE DE LLODIO 2017
16129
post-template-default,single,single-post,postid-16129,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Crónica – Cross Escolar y Popular VALLE DE LLODIO 2017

Crónica – Cross Escolar y Popular VALLE DE LLODIO 2017

La mañana del domingo despertó muy fría e incierta, se esperaba lluvias en Llodio pero no había acuerdo si mucha, poca o a qué hora iba a llover. Así que por si acaso, tocó llevar un poco de todo.Tras la helada monumental de la noche al coche le costó un rato desempañarse y por primera vez en este otoño, tocó emplear la rasqueta para limpiar el hielo del cristal. Hacía frío pero no llovía y estaba muy despejado. Sin embargo, fue bajar el Puerto de Orduña y entrar en un mar de niebla que nos acompañó hasta Llodio.
 
En esta ocasión, tenía la carrera a las 10:00 horas y el peque la tenía casi a las 13:00 horas, así que me tocó a mí correr en primer lugar. El circuito de Llodio es precioso, de lo más espectacular y duro que te puedes encontrar en un cross, no obstante, este mismo circuito ha acogido pruebas internacionales. Lo mejor de todo, el reencuentro con los amigos, enorme sorpresa encontrarme con Joseba y con Mikel aunque este es habitual y ya le esperaba. Se hecho en falta algún que otro compañero que suele se habitual de este tipo de carreras, verdad Javi, Abel etc. Luego en la categoría de Senior Promesas, otro compañero de Amurrio Trail Taldea, Gorka lo estuvo dando todo, un auténtico titan.
 
El tema de las federaciones de atletismo es un poco follón, total que aunque pertenezco al Club Atletismo Sendoa y siendo federado en la Federación Vizcaína de Atletismo, me dieron un dorsal de popular. La verdad que hay cosas que no han cambiado con el paso de los años, ya pasaba esto cuando daba mis primeros pasos en el cross con apenas 13 año de edad y siguen pasando ahora con 47. Para la próxima me enteraré mejor que seguro que el error fue mío por no indicar mi condición de federado.


Nuestro circuito era de 4.870 metros (una vuelta pequeña a la piscina y 3 vueltas grandes). La salida fue bastante fuerte y la primera rampa dura la subimos bastante agrupados,. A pesar de lo resbaladiza que parecía los clavos agarraban de maravilla. En la primera vuelta ya se empezaron a hacer huecos que permitieron poder afrontar la primera de las tres vueltas largas, con más espacio para poder correr. Los 400 metros de la pista, te obligaban a mantener un ritmo alto que disminuía según comenzaba la primera rampa que tras el llano de la piscina daba lugar a una de las subidas más largas. Tras coronar y sin tiempo que perder tocaba bajar fuerte para afrontar la cota más alta y dura del circuito. De lo más alto bajábamos de nuevo a la piscina y tras dos bucles en una zona de falso llano, afrontabas la bajada final que te llevaba a la pista.
 
El terreno estuvo perfecto para correr: húmedo, blanco, pero sin demasiado barro. La elección de los clavos del 9 fue perfecta, los del 12 habría sido demasiado. Un vez terminada la carrera, tenía la sensación de poder haber corrido más pero lo cierto es que lo dí todo en la carrera y si no corrí más rápido es porque mi cuerpo no sabe ir todavía más rápido. Los ritmo son los de las series y poco a poco con trabajo irán subiendo. Fondo físico me sobra, es lo que he ganado con las carreras de ultra-fondo pero la velocidad se ha perdido y poco a poco se está recuperando.



 
Estoy muy contento de mi rendimiento. Sé que puedo ir más rápido, estoy totalmente seguro. Pero mi experiencia me dice que este proceso es muy lento y que sobre todo hay que disfrutar. Hace mucho tiempo que no lo paso tan bien corriendo y eso me anima mucho. Ahora toca sufrir con series más intensas que cuando preparas la larga distancia pero sé que es la única manera.




Un 10 para la organización de esta carrera. Espero que siga recibiendo los apoyos necesarios para poder seguir realizándose cada año. Durante la prueba no llovió pero si lo hizo a lo largo de la mañana, dificultando un poco las carreras a los más jóvenes, a  los escolares.
 

 

Luego tocó el turno del peque de la familia que participa en la categoría infantil. Tenía por delante, una distancia de 2.800 metros y dos vueltas al circuito grande. Habitualmente, al menos en Vizcaya, la distancia para infantiles es de 2.200 metros, así que había que tomárselo con calma. Pero nada más lejos de la realidad, salieron a fuego y así continuaron toda la prueba.
Ellos tenía dos vueltas al circuito grande, una auténtica barbaridad que fue afrontada por todos ellos a un ritmo tremendo y con un nivel de competitividad muy alto. Es precioso ver la pasión y las ganas que ponen corriendo, la verdad que me devuelven la ilusión y te dan ganas para seguir entrenado cada día. Perfecta carrera del peque de la casa, que nos mantuvo a todos los espectadores atentos hasta el final de la misma. Gran carrera y enorme esfuerzo.
 
El fin de semana que viene nos veremos todos de nuevo en el cross de Usansolo, esta vez de vuelta a tierras vizcaínas.

Saludos
Aitor
 
  
 
No Comments

Post A Comment