Crónica – San Silvestre de Galdakao 2.017
16122
post-template-default,single,single-post,postid-16122,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Crónica – San Silvestre de Galdakao 2.017

Crónica – San Silvestre de Galdakao 2.017

Después de una mañana marcada por el viento sur, la lluvia hizo acto de presencia en Bizkaia por la tarde, tal y como estaba anunciado. El último día del año fue completo. A la mañana disfrutamos en la San Silvestre de Rekalde que como todos los años organizada un conjunto de carreras para las categorías escolares. El buen tiempo animó a gran cantidad de público a acercarse hasta la plaza de Rekalde a animar a los más jóvenes de la casa. El Club Atletismo Berriotxoa recibió un merecido trofeo a la participación. El gran trabajo que están realizando los responsables de este club con los jóvenes atletas se vio plasmado en la gran cantidad de deportistas de este club que se desplazaron hasta Rekalde a despedir el año.

El rojo y blanco con el que se identifica a este club en las competiciones de pista y de campo a través tomó la plaza de Rekalde. Durante toda la mañana entrenadores y responsable del Club Atletismo Berriotxoa estuvieron volcados en los atletas escolares: los calentamientos y estiramientos por cada una de las categorías en el centro de la plaza preparó a los atletas para sus respectivas carreras y les permitió realizar la actividad con total seguridad.
 
Después de una mañana intensa pero seca, tocó una tarde muy emocionante y lluviosa. Volvía a correr la San Silvestre de Galdakao después de muchos años. La recordaba rápida pero la realidad superó a mis recuerdos, menudo ritmo. 
 
Tras conseguir aparcar, tarea nada fácil en Galdakao y más en estas fechas, recogimos los dorsales en el frontón. Afortunadamente, pudimos dejar la ropa en los vestuarios del frontón, con lo que por lo menos, nos aseguramos la ropa seca. Prácticamente sin tiempo para pensarlo nos tuvimos que poner a calentar para preparar la carrera en categoría infantil del pequeño de la casa. Tremendo como lluvia, pero a pesar de ello, los jóvenes atletas equipados con sus chubasqueros no  dejaron de calentar y preparar las piernas para la prueba. Si todos los días es importante, con la meteorología que tuvimos, el calentar es vital para evitar lesiones musculares y parar rendir en una prueba que se desarrolla a una velocidad de vértigo.
 
Tras disfrutar de la emocionante carrera de infantiles y sacar las oportunas fotos, terminé de calentar. En categoría veteranos tuvimos un poco más de suerte y por lo menos, no tuve la sensación de que llovería tanto, quizás estaba tan metido que ni me dí cuenta. En nuestra categoría, nos tocó dar cuatro vueltas al circuito. Se trata de un recorrido que prácticamente la mitad es cuesta abajo y la otra cuesta arriba.
 
Parece que cuesta a bajo deberías ir muy rápido pero la sensación es que prácticamente el ritmo es muy constante. Se baja rápido pero se sube aún todavía más rápido. Este distancia de 4 kilómetros, es todavía demasiado rápida para mí y a pesar de salir a un ritmo muy rápido, poco a poco lo voy perdiendo y no consigo volver a tener un nuevo cambio de ritmo. Es normal, ya que soy novato en este tipo de distancias y mis piernas todavía no son rápidas, ahora son lentas y pesadas. Poco a poco y gracias al trabajo diario voy interiorizando el ritmo y corriendo en una zona aeróbica más alta. Soy consciente que el proceso de adaptación es lento y complejo, pero lo más importante es que disfruto enormemente de cada una de las pruebas en las que participo.
 
En cada carrera voy aprendiendo y voy mejorando. Mi único objetivo es correr y disfrutar haciéndolo en compañía de mi familia y compañeros. La carrera fue muy bien las primeras tres vueltas aunque al final de la tercera mi ritmo ya se vino a bajo y prácticamente no se recuperó hasta los últimos 400 metros de carrera. Al menos pude hacer un cambio de ritmo, nada espectacular pero al menos un cambio de ritmo.
 
La prioridad después de la carrera tocó la ducha, ponerse seco y abrigarse para ver la prueba en categoría absoluta masculina. Resumiendo, alucinante el ritmo al que son capaces de correr esta gente, tremendo. Sin duda todo un lujo poder disfrutar de atletismo en directo y de mucha calidad por las calles de Galdakao.
Tras la última prueba, toco la recogida de premios en el frontón. Un gran ambiente en el frontón para agradecer a los atletas el enorme esfuerzo realizado en presencia de las autoridades de Galdakao. Un gran fin de fiesta para una prueba que año a año se sigue consolidando en el calendario de carreras de la Federación Vizcaína de Atletismo.
 
Un saludo
Aitor
 
 
 
 
 
 
 
 
No Comments

Post A Comment