Crónica – ALOÑAKO IGOERA 2018
16117
post-template-default,single,single-post,postid-16117,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Crónica – ALOÑAKO IGOERA 2018

Crónica – ALOÑAKO IGOERA 2018

Este domingo 22 de Abril tuve la gran oportunidad de poder participar por segundo año consecutivo en la carrera de montaña que celebran los amigos de Oñati, denominada Aloñako Igoera. El año pasado me apunté, porque me habían hablado muy bien de esta carrera, de su dureza, de su paisaje y sobre todo de su afición.

Aloñako Igoera es una carrera de 22,6 Km y 1868 m de desnivel positivo, nada mal. Es una prueba que contiene la esencia de una carrera de montaña: subida fuerte desde el valle hasta alcanzar la sierra para luego recorrer su cresterío y finalizar de nuevo en la plaza del pueblo tras unos kilómetros de fuerte y rápida bajada.

Una vez que alcanzas la sierra, a un lado tienes el valle de Onati y al otro lado casi en frente tienes toda la Sierra de Elguea. Simplemente es verla y venir a mi mente momentos preciosos y muy duros que hemos compartido la sierra y yo, en tantas ediciones de la Hiru Haundiak. Este año al menos, no nos vamos a vernos en esta prueba, el año pasado decidí no participar en octubre en esta prueba. Han sido muchas ediciones. La ilusión y el cariño con la que preparaba esta prueba gracias a la cual me inicié en las marchas de montaña de larga distancia, cada edición ha ido disminuyendo y el año pasado ya dije que me iba a dar un tiempo. Son muchas las cosas que han cambiado en esta prueba: itinerario, fechas, organización y valores. En estos años todos hemos cambiado y está claro que los organizadores se tienen que adaptar a los tiempos.
La prueba de Oñati comienza a las 09:00 así que el domingo tocó madrugar, al final a la hora de un día laborable, con la diferencia de en lugar de ir a trabajar íbamos a correr. Yo tengo la gran suerte de que me acompaña la familia y pasamos todos un día muy intenso. El apoyo de la familia es fundamental para todo en la vida y lo es también en el deporte. Todos somos un equipo donde todos tenemos un roll. Ahora en casa, yo no soy el único que corro y muchas veces se invierten los papeles. Esta es una prueba, relativamente corta y con una dificultad media. Lo más duro para la familia son las carreras de larga distancia. A pesar de una confianza ciega en mí, son muchas horas desde que inicias la carrera hasta que llegas de nuevo a la meta. A lo largo de tantas horas ocurre de todo y se aprende a adaptarse a lo que nos podamos encontrar, pero hay circunstancias como las vividas el año pasado en la carrera Gran Trail Aneto-Poset, que es mejor sufrirlas y afrontarlas que te las vayan contando sin poder hacer nada y sin tener noticias fiables sobre el estado de tu corredor. Un corredor en estas circunstancias tira de experiencia, de conocimiento de la vida en la montaña y con la colaboración del resto de compañeros de carrera siempre se encuentra la mejor solución para avanzar entre la niebla, los bloques de granito y el frío.

El domingo no estaba nada motivado para correr, me daba mucha pereza. Este año está siendo una temporada un poco diferente, me he dedicado a preparar las carreras de montaña en invierno corriendo cross y carreras de asfalto. Después de muchos años, me he vuelto a federar en la RFEA (Real Federación Española de Atletismo) y compito con el Club de Atletismo Sendoa. Este año me apetecía comenzar desde cero y aprender a sentir lo que es correr y lo más importante: disfrutar corriendo.  Lo he cogido con tanto gusto, que ya no necesito correr carreras de montaña. Paso muchas horas en la montaña entrenado y disfrutando de la naturaleza, la lluvia, el frío, la nieve y de vez en cuando el sol. No tengo la necesidad de ponerme un dorsal para recorrer la montaña y menos llenar el monte de gente, prefiero disfrutar de la aventura en soledad o en familia.
Supongo que son épocas y momentos emocionales de cada persona. Me apasiona la aventura y disfrutar de cada momento con tus seres queridos. A pesar de todo y ya que estaba apuntado nos fuimos para Oñati. Además, era campeonato de Euskadi y siempre es bonito que haya una representación importante de cada club en la carrera. Yo pertenezco a Amurrio Trail Taldea un equipo modesto en cuanto a resultados y a presupuesto pero con gente enorme de grandes. Son ante todos amigos y grandes compañeros de pasión y de afición. Este es el segundo año que corro con ellos y desde el primer día me han acogido como uno más: muchas gracias equipo. 

Tras recoger el dorsal, llego el momento de tocar el café previo y obligatorio de cualquier carrera. Tras esto, llego el momento de comenzar a centrase en la prueba y me puse a calentar. El calentamiento previo es fundamental, para preparar tu cuerpo, pero sobre todo para poner tu cabeza en modo competición. La estrategia de carrera era clara: disfrutar y terminar, era mi primera carrera del año (parece mentira) y tocaba coger sensaciones.

La salida a diferencia, de como en mi es habitual salí muy controlado, ya todos nos conocemos y ya sabes quien corre y quien no. Mejor que te pasen en la salida que te vayan pasando en el monte. Nada más salir, se empieza a subir y hay que gestionar los esfuerzos. El objetivo era hasta el avituallamiento del Km. 4 correr, aunque la pendiente sea pronunciada. Yo regulo más el ritmo corriendo que andando y en estos kilómetros iniciales para mi es muy importante la gestión de este esfuerzo. En esta ocasión decidí llevar el bidón blando de 500 ml vacío y si el calor apretaba mucho llenarlo. Finalmente, no lo emplee en ningún momento, los avituallamientos están perfectamente situados y en mi caso, a pesar de que el calor fue fuerte no necesité hidratarme más. La estrategia de alimentación estaba orientada a evitar los calambres debido a la falta de hidratación y carbohidratos así que: pastillas de sales en el primer, tercer y cuarto avituallamiento; gel en el segundo y una pastilla masticable en el cuarto. Además, unas gominolas por si había que reforzar el gel. De esta forma, pude ir ligero, hidratado y reponiendo carbohidratos y aminoácidos.
Antes de llegar al Km 4, me alcanzó mi compañero de equipo Unai y a partir de este momento toda la carrera juntos, salvo un pequeño tramo de la arista. La parada en los avituallamientos fue la justa para beber y tomar el gel, pero sin dormirse. El km 4 está justo en una de las curvas de subida a Aránzazu y aquí siempre hay mucha gente animando. A partir de aquí hasta el Km 8 todo subir, justo cuando alcanzar la sierra hay un falso llano, pero enseguida levantar la cabeza y eres consciente a donde debes de subir.

Antes de este falso llano, se pone muy vertical y siempre está lleno de gente que no para de animarte, es una auténtica fiesta de la montaña. Gente de todas las edades en la montaña, disfrutando de este lujo de paisaje que tenemos en nuestra casa. En el falso llano, de nuevo correr hasta donde la pendiente se vuelve demasiado fuerte para correr. A partir de aquí, caminar hasta llegar a la cruz. La llegada la haces a través de un pasillo de gente que no paran de animarte y darte muchas fuerzas para continuar.


Tras el avituallamiento del Km 8 y tras una breve subida, alcanzamos la zona de roca, inicio de la arista rocosa, que está perfectamente señalizada, incluso asegurada con cuerda fija. En esta ocasión, había voluntarios cada muy poco tiempo. Esta es una zona que si tienes la técnica adecuada se puede pasar muy rápido, pero es de entender que por seguridad no dejaran correr y se montara algún que otro tapón de gente (nada grave). La verdad que estar parado te hierve un poco la sangre, pero lo que está claro es que si quiero correr este tramo el año que viene tendré que llegar antes y así no nos juntaremos tantos participantes.

Los kilómetros que discurren por la parte alta de la sierra son preciosos subir y bajar hasta que llegas al avituallamiento que lo tienes al fondo del valle tras una bajada muy divertida y rápida. Desde el avituallamiento se inicia la última subida, la pendiente es muy pronunciada y gracias a la cantidad de gente que te encuentras, casi ni te das cuenta para cuando ya estás arriba.
A partir de aquí, todo bajar. Al inicio es más sendero y es más difícil ir adelantando, pero según se entra en el bosque ya hay más sitio para hacerlo sin molestar a nadie. Si te gusta bajar fuerte esta es tu carrera, te encuentras con todo tipo de terreno que te pone al limite en cada tramo. Comienzo el inicio de la bajada, probando las piernas y una vez que están calientes a fondo. Diversión en estado puro. Es una sensación de descontrol controlado que engancha y que va destrozándote las piernas kilómetro a kilómetro. Además, en el sitio preciso, está el avituallamiento que te permite recargar un poco de liquido y sales para apretar los kilómetros finales que son más correderos y donde mantener un ritmo constante es fundamental.
A falta de 2 kilómetros comienzas a encontrándote gente que no para de animarte y ya cuando llegas a la recta de meta, alucinas, con la cantidad de gente que te da alas para alcanzar la meta. Al final hemos tardado Unai y yo 3:10 en completar la prueba. Que la podíamos haber hecho más rápido, pues no lo sé. Lo que sé que es una prueba que tardaré muchos años en olvidar por todo lo que he vivido y gran parte o todo se lo debo a mi compañero de Amurrio Trail Taldea: Unai Zumardi. Un auténtico lujo poder disfrutar de esta carrera en buena compañía.
Me alegro de haber participado y se lo debo a la gente de casa que en todo momento me han animado a correr y a los compañeros de equipo que te lo ponen siempre tan fácil y sobre todo al ambiente festivo que ha habido a lo largo de toda la prueba. Organización, participantes, voluntarios, animadores anónimos habéis estado de 10. A muchos, se lo he agradecido en persona a lo largo de la carrera y al final de esta, a los demás muchas gracias desde este blog.
Nos vemos en la montaña amigos.
Muchas gracias a todos los que nos permiten tener un bonito recuerdo gracias a sus fotos.

Saludos
Aitor
No Comments

Post A Comment