G2Haundiak 2.018 - Crónica Personal - ultrarunnerdreams
16115
post-template-default,single,single-post,postid-16115,single-format-standard,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

G2Haundiak 2.018 – Crónica Personal

G2Haundiak 2.018 – Crónica Personal

Comenzamos una nueva semana tras un fin de semana complicado desde el punto de vista meteorológico. Las fuertes lluvias han venido acompañadas de granizo de tamaño importante y de tormentas eléctricas de gran intensidad con una reiteración y duración poco usual en el mes de julio en nuestras tierras.
 
Desde el viernes hemos alternando la alerta amarilla con la alerta naranja de forma casi continuada provocando importantes daños materiales en nuestro territorio. 
 
Este fin de semana, se celebraba en BEASAIN #ehunmilak2018, prueba de gran importancia internacional dentro del calendario de carreras de montaña. Como en años anteriores había tres modalidades: ehunmilak – Ultra Trail (168 km), g2haundiak goierri (88 Km) y marimurumendi maratón (42 Km).
 
Un año más, la g2haundiak era la carrera más importante de mi calendario de carreras de este año y la había preparado con especial cariño. La ventaja de haberla hecho varias veces, es poder aprender de los errores de años anteriores y quedarse con los aciertos. Con la suma de todo ello, diseñamos un plan de carrera ambicioso, pero bastante realista en función de mi rendimiento en ediciones anteriores.
 
Como en años anteriores, este fin de semana lo pasamos en BEASAIN. Aunque este año tuvimos que cambiar un poco la planificación inicial.
 
En la recogida de los dorsales ya llovía, aunque nada alarmante, además yo estaba convencido que sí o sí, durante la noche las tormentas nos iba a acompañar la lluvia, como ya había ocurrido en años anteriores. Tenía claro que la Sierra de Aralar, la íbamos a pasar lloviendo y con mucha niebla. Lo que no podía imaginar es que iría acompañada de una tormenta eléctrica de tal intensidad.
 
Después de cenar, un arroz con bonito que había preparado al mediodía y que sentó de maravilla, decidí terminar de preparar la mochila antes de ir a dormir un rato. Suelo tener la costumbre de dormir en ciclos de 20 minutos, lo justo para descansar y no entrar en sueño profundo.
 
Como me esperaba una noche dura, metí en la mochila además del material obligatorio: 
  • Pantalón North Face con membrana HYVENT 2.5 L que no ocupa y que en caso de complicarse la carrera puede quitarte mucho frío.
  • Camiseta térmica interior de North Face de 150 gramos de peso, a emplear solo si es necesario estar mucho tiempo detenido debido a problemas físicos o climatológicos.
  • Gorro delgado que suelo emplear en la bici debajo del casco y unos guantes finos.
 
Para correr, tenía preparado la malla pirata del club, los manguitos y el buff que tiene la triple función de: quitar el sudor de la cara, sujetar la linterna frontal y si el frío en intenso para proteger los oídos.
 
Cuando el tiempo está así no se puede escatimar en peso y además del material obligatorio yo siempre añado material adicional para mi confort y seguridad.
 
Este año a diferencia de años anteriores, llegué al arco de salida más bien justo de tiempo, anduve un poco apurado hasta que hice el registro de inicio, pero luego todo fue muy rápido. Por suerte, localicé a mis compañeros de equipo AMURRIO TRAIL TALDEA y tuvimos hasta la suerte que Sergio de CARRERAS DE MONTAÑA NOS pudo hacer esta foto que adjunto en esta crónica.
 
Tras unas recomendaciones del director de carrera que presagiaban una noche movida, se dio, puntualmente a salida, a las 23:00 horas. Este año en lugar de salir en cabeza, estaba en centro del grupo. Enorme el ambiente en las calles de BEASAIN. Todo el pueblo volcado con nosotros, animando. Hay que vivirlo desde dentro para saber los que es esto. MILA ESKER DENORI.
 
La ventaja de usar manguitos es que, si hace calor, te los bajas y listo. En seguida, dejamos las calles y se pudo rodar a ritmo camino de Ordizia. Pronto montamos un pequeño grupo y entre todos manteníamos un ritmo bastante bueno pero cómodo.
 
Tras descender la cuesta desde la plaza y acceder hacia la zona de la ikastola, comenzaba la primera de las cuestas importantes. La ventaja de ir bastante delante es que no se crean especiales retenciones y poco a poco fui superando a corredores/as que subían andando apoyándose de los palos. Una de las decisiones tomadas era retrasar el uso de los palos lo máximo posible. Ya he encontrado un cinturón donde los llevo cómodos así que si no los uso no molestan. Pronto llegaa a la parte alta y comienzan unos cuantos toboganes sobre pista asfaltada o de cemento hasta que llegas a la gran bajada que te lleva hasta Zaldibia. Esta cuesta, se tiene que tomar con calma para no destrozar las piernas.
 
Llego a Zaldíbia, con un andaluz que alucina del ambiente. En el control de Zaldibia, un vaso de agua una pastilla de sales y a seguir. Ritmo alto, pero no tanto como en años anteriores. Pronto comienza una cuesta larga de asfalto que hay que tomarla con calma, pero como tantas otras se acaban terminando. Esta subida es muy larga, así que como tenía planificado la subo andando. Comienza a llover, cada vez más fuerte hasta que llegamos al deposito de agua y aquí ya no llueve, sino que caen baldes de agua. 
 
Tomamos la barrera a la derecha y localizo el cobertizo metálico del pastor donde hay compañeros poniéndose la chaqueta de agua. Dudo, pero prefiero seguir el plan y reservarla para Txindoki, siempre y cuando no tenga excesivo frío. Llueve cada vez más y ya no veo con la frontal. Aprieto para coger al grupo de corredores que están delante de mí. No se ve de lo que llueve y me tengo que guiar por la luz roja de la mochila, menos mal que conozco la zona y esto me da mucha tranquilidad.
 
Pronto salimos al camino asfaltado, que habíamos abandonado hace un rato. El ritmo es alto, no se si es por lo que llueve o por el terreno. Tras llegar a la zona de los merenderos, giramos a la derecha y comenzamos a subir por pista asfaltada hasta que llegamos a la zona donde comienza la calzada romana.
 
Voy muy bien y a penas me patino. Estamos en el primer tramo de una subida muy fuerte antes de bajar dirección a Larraiz. Enseguida llegamos al letrero que marca a Lizarrusti, ahora todo hacia arriba. El primer tramo es muy empinado, suavizándose a la altura de las bordas para volver a ponerse muy inclinado en la parte final. En este último tramo, se mete mucho la niebla y nos despistamos. Tenemos claro la dirección, pero no por donde, finalmente despeja. Un poco la niebla y vemos gente en la parte superior (ya en el camino) y tiramos derecho. Este tramo se me suele atragantar y sin embargo hoy lo he superado con nota.
 
Ahora toca bajar, el primer tramo es muy peligroso y extremamos las precauciones. Ya nos han comunicado que van a neutralizar la prueba, pero ninguno nos lo queremos creer y tiramos a muerte por el barro. Es una zona donde la musculatura sufre mucho, solución: no esquivar el barro y atravesarlo de frente. De repente, llega la bajada por el bosque. Muy delicada, resbala mucho, pero vamos a fuego para abajo. En el tiempo que nos hemos despistado me ha alcanzado Javi Abasolo y tiramos los dos para abajo como si no habría mañana. Pronto nos alcanza un tercer corredor y tiramos los tres camino de Larraitz. El ritmo es vivo y solo pensamos en llegar y que sea lo que la organización quiera. Estamos para obedecer cualquier decisión que se tome.
 
Tras una fuerte subida, que este año se me ha hecho más corta, iniciamos el paseo de la fama. A los dos lazos del camino hay mucha gente animándonos y dándonos mucha fuerza. Nuestra felicidad es enorme.
 
Llegamos al avituallamiento y se confirman nuestros temores, la carrera se la terminado allí. Nos cortan el TAG y entregamos el localizador, durante unos segundos la tristeza me envuelve, aunque soy consciente de que, si la organización ha tomado esa decisión, seguro que ha sido acertada. Aquí se acabó la g2h de este año, Km 18 de carrera con un tiempo de 02:20:49.
 
De la misma manera, os puedo decir, que si la organización hubiera permitido seguir lo hubiéramos hecho. Estás tan concentrado, son tantas horas de trabajo y entrenamiento que solo quieres correr, el resto te da igual. Afortunadamente es estos momentos es bueno que exista gente con criterio que de forma objetiva puedan tomar este tipo de decisiones difíciles.
 
 
En g2H ya he pasado la Sierra de Aralar en condiciones muy duras, en las cuales ha habido problemas de hipotermias, pero lo vivido el viernes era diferente. La tormenta eléctrica era muy fuerte y estaba en juego no la salud, sino la vida de corredores y de voluntarios.
 
Tras comer y beber algo en el avituallamiento, pregunté cual era el plan para bajar a Beasain y tuve la suerte de poder coger uno de los primeros autobuses de la Cruz Roja que enseguida a Javi y a mí nos dejaron en el polideportivo.
 
 
Al llegar, estaba la organización terminando de organizar las bolsas de vida de Etxegarate así que aproveché para beber algo y tranquilamente recoger mi bolsa. A los pocos minutos estaba ya en el hotel duchándome tranquilamente.
 
CONCLUSIÓN:
  • Este fin de semana las condiciones meteorológicas han sido excepcionales y la organización ha tomado en consecuencia, medidas excepcionales.
  • La organización ha pensado siempre en las personas y ha actuado en consecuencia. Como corredor estoy muy agradecido de que primero piensen en mí, por encima de otro tipo de intereses. Se preocupan por los corredores y ese calor el sábado de madrugada lo vimos cada uno de los participantes.
  • La organización y la carrera va a salir muy fortalecida.
  • La decisión tomada por la organización es 100% acertada. En mi caso, como parte de la organización de AMURRIO TRAIL LASTERKETA, carrera de Trail celebrado el pasado junio tomamos nota y nos podemos hacer una idea las repercusiones que supone tomar este tipo de decisiones.
  • Todos los corredores, esperamos que el año que viene podamos volver a correr la g2h y quitarnos la espina de este año.
  • El plan de evacuación y el tiempo de respuesta ha sido algo que seguro que se enseñará como ejemplo a seguir en las charlas y conferencias sobre seguridad.
Un fuerte abrazo
Aitor
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
No Comments

Post A Comment