La obligación de salir a entrenar - ultrarunnerdreams
16102
post-template-default,single,single-post,postid-16102,single-format-standard,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

La obligación de salir a entrenar

La obligación de salir a entrenar

Hay días y son muchos a lo largo del año que mandarías todo a la mierda y te quedarías en la cama en lugar de levantarte y salir a pegarte una paliza de escándalo entrenando. Encima solo y con las piernas bastante machacadas.
Este domingo domingo, fue uno de esos días que estuve a punto de mandar todo a paseo. Por qué tenía que ir a entrenar si lo que me apetecía era quedarme en casa ? La noche del sábado al domingo no dormí nada, no llegó ni a una hora. Cuando me metí a la cama, tenía tantas cosas en la cabeza que me fue imposible conseguir dormir y al final fue el puro cansancio lo que hizo que consiguiera cerrar los ojos.

Para el domingo, tenía planificado 5:25 h. Todo un mundo para hacerlo en solitario y sin ninguna gana. Tras desayunar, tocó prepararse para la batalla, coger la mochila, el agua, la comida y el material de seguridad que siempre llevo, incluyendo una chaqueta de agua y cortavientos, guantes de repuesto, térmica, powerbank y hasta una frontal. Yo por defecto, hay material que llevo en la mochila, haga falta o no y sobre todo si sales tú solo a correr.  En la mayoría de los casos, no sería rápido socorrerme en el caso que tuviera algún percance.

La temperatura, de 4 grados, tampoco animaba mucho pero el día era bastante soleado, el calor del sol, siempre ayuda. Parece que es sentir los rayos de sol para que el cuerpo se active. El sol siempre me pone las pilas. Así que me puse el traje de guerrero indestructible y a hacer kilómetros.

Cuando participas en pruebas de ultra larga distancia, las tiradas largas de horas y kilómetros son básicas en tu entrenamiento, generalmente suelen ser un día o repartidas entre dos días consecutivos. Generalmente son entrenamientos en solitario, donde se aprovecha para trabajar la parte mental, la alimentación y el material de carrera. Intentas entrenar y probar todo para que el día de la prueba todo sea conocido y sepas cuando emplearlo correctamente.

Normalmente a este tipo de entrenamientos, sales con un itinerario elegido previamente que conoces totalmente o parcialmente. También se suele aprovechar para empalmar itinerarios parciales que juntos pueden sumar el objetivo de horas o kilómetros que te ha marcado el entrenador. Cuando preparas este tipo de pruebas, creo que es fundamental, disponer de un entrenador que en función de los objetivos de la temporada, te planifique las jornadas para alcanzar el objetivo sin morir en el intento. Yo en mi caso, cuento con Carlos de Tecnirunner que es la persona en la que confío y a la que intento hacer caso siempre en todo lo que me indica aunque hay veces que hacemos alguna travesura.

Una de la cosa que nunca debemos olvidar es informar a familiares o amigos de cuál es el itinerario que pensamos realizar, con el mayor número de detalles posibles. Nunca se sabe y corriendo es muy fácil tropezarte y pegarte un golpe que te deje tirado en el suelo. Yo últimamente día que tengo tirada larga, tengo la caída asegurada.

Mi primer objetivo de la mañana, era el pico Tologorri. La temperatura era más agradable que la que me esperaba y eso me anima. Tras la primera bajada y sin haber cumplido un kilómetro me da guerra la malla pirata nueva, parece que se cae. Decido sacarme la camiseta y que la goma de pegue a la piel y parece que funciona. Empezar con problemas nada más salir, me come la cabeza pero hay que saber resetear y ser positivos. Al de un kilómetro que encuentro con un vecino que me informa que están de cacería de jabalí y que ande con cuidado. La ventajas de correr por donde conoces es que sabes por donde suelen cazar y en esta ocasión  yo voy mucho más abierto así que no vamos a coincidir. No sería la primera vez, que me encontraría con un jabalí por la sierra pero eso será en otro post. Tras alcanzar el páramo, toca cruzarlo y llegar hasta las torres de alta tensión. De aquí a Mojón Alto (1.068 m) se hace bastante cómodo. Desde aquí ya se ve Tologorri aunque todavía quedar una vuelta que andando se hace muy larga y corriendo también. Toca bajar para luego volver a subir. Tras unos kilómetros por la parte más alta, volvemos a ver a Tologorri y de nuevo toca bajar antes de empezar a realizar la subida definitiva. esta zona es muy técnica y es fácil pisar mal y tener luego un problema. Ayer en la cima había manifestación, había subido un autobús entero y como la temperatura era agradable, estamos encantados disfrutando de las maravillosas vistas de este monte.

Tras despedirme educadamente, bajo tranquilo hasta la fuente (única en todo el itinerario de hoy) para tomarme un gel y de paso ver agua. Este tipo de productos, siempre hay que tomarlos con mucha agua para evitar problemas de estómago. El siguiente objetivo es el monte Txarlazo, donde se encuentra el monumento a la virgen de Begoña. Este tramo es de gran belleza, aunque bastante delicado para correr, precisamente la bajada de Txolope (1.027 m) se debe hacer de forma relajada aunque invita a todo lo contrario, pero si te pasas te quedarás sin piernas. El tiempo es fabuloso hay muchas familias que han subido a disfrutar del paisaje y comerse un bocadillo tranquilos. A los pequeños de la casa, les encanta correr por el monte.

El siguiente objetivo es alcanzar el puerto de Orduña. Este tramo, tiene una zona de barro todo el año que hay que pasar con cuidado para no reventar las piernas en algún resbalón. Cuando llevo al parking que está cercano al puerto de Orduña, aprovecho para tomarme el 2 gel del día. Ya tengo las piernas bastante tocadas, me parece que me va a tocar sufrir más de lo que me gustaría. Desde aquí, el siguiente tramo lo denomino: «la ruta de los balcones» que me llevará al Salto del Nervión. Es una zona preciosa y suele haber mucha gente. Afortunadamente en las zonas más complicadas, no encontré tanta gente como la semana pasada. El itinerario que une los balcones es muy bonito pero no resbaladizo y complicado de correr, ayer afortunadamente estaba seco y no hubo problemas. es una zona que me encanta y suelo ir demasiado prisa. El resultado es reventón de piernas. Por fin llego al salto del Nervíon, que a este paso le van a quitar el nombre porque nunca tiene agua, no cuando llueve mucho o nieva, curioso pero cierto. Yo este invierno solo un día, lo encontré con agua. Este es un buen punto, para comer algo y no entretenerse mucho. La verdad lo que apetece es sentarse y disfrutar del sol.

Ya tengo las piernas reventadas, la subida por el hayedo tengo que hacer la primera parte andando para asegurarme que luego me quedan piernas para poder bajar. Si no consigo bajar corriendo a Berberana se me va a hacer eterno y tengo a la familia esperando para hacer el último tramo andando hasta casa. El resto de la subida, consigo hacerla corriendo y eso me ahorra mucho tiempo. Ya solo queda bajar hasta Berberana, este tramo lo he hecho muchas veces y sé lo que me cuesta a nivel de piernas así que me lo tomo com mucha calma a pesar de los calambres que tengo en las piernas. Creo que tengo que llevar algo más de agua, sobre todo cuando las tiradas se alargan tanto.

Por fin llego a Berberana y allí tengo a la familia que además me han traído un isotópico que me viene de lujo. El resto del camino hasta casa, lo hacemos caminando tranquilamente, buen momento para soltar piernas. la final han sido 5:49 y 1.300 metros de desnivel positivo. Entrenamiento completado, feliz pero hasta las narices. Afortunadamente disfruto estando en el monte y me siendo muy a gusto. Pero hay veces, que mandaría todo a la mierda.

Ya sé que si no preparas tu cuerpo, luego no va a responder pero hay días en los que de verdad no te apetece nada de nada entrenar. Hay días que estaría todo el día en el monte pero otros que lo que apetece es estar tranquilamente con tu familia sentado en una silla y sin hacer nada, más que disfrutar del buen tiempo. Pero nuestros entrenamientos, son así y no queda otra que disfrutar. Vendrán momentos muy duros y otros más dulces pero si tienes a la familia cerca siempre es posible afrontarlos.

Saludos
Aitor






No Comments

Post A Comment