HIT - Entrenando la Cabeza - ultrarunnerdreams
16096
post-template-default,single,single-post,postid-16096,single-format-standard,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

HIT – Entrenando la Cabeza

HIT – Entrenando la Cabeza

Foto: Detalle del entreno de hoy by ultrarunnerdreams@gmail.com
La primera vez, que ves este entrenamiento te da la risa. Tantos dientes de sierra y tan juntos no pueden presagiar nada bueno. Y efectivamente este entrenamiento es realmente duro. Sobre todo porque los picos del diente son en Zone 4: SubThreshold-Zone 5B: Aerobic Capacity / All out ( A tope). Esto supone que tenemos que ir a fuego durante 40 segundos.

En el anterior entreno era de 30 segundos, afortunadamente gracias a los 40 segundos tengo más posibilidades de llegar al objetivo. Parece mentira que pida que me alarguen el intervalo pero es que sino, no hay manera de llegar.

Creo que conozco bastante bien mi cuerpo y en el deporte he sufrido mucho tanto entrenando como compitiendo. En  cada edad de una manera y con una intensidad diferente, pero siempre dando todo hasta la extenuación. Afortunadamente por carácter soy una persona muy ordenada y cumplidora. Siempre intento cumplir con los objetivos que me marca mi entrenador. En el confío y es el que sabe realmente obtener el 150% de mí. Si el pide, yo intento dar aunque mi cuerpo y mi cabeza digan que no.

De esto va el deporte: de amistad, de compromiso de confianza, de duro trabajo, de alegrías y de muchas decepciones. Creo que la paciencia y la constancia debe de ser la principal virtud de un deportista. Paciencia para trabajar sin descanso, aunque los resultados no acompañen y constancia para hacerlo con la misma intensidad y constancia como lo haríamos si estamos ganando todas las carreras.

El 90 % del tiempo un deportista, lo pasa entrenando y solo un 10 % compitiendo. Esto permite al deportista que cuando sale a una prueba, todo lo que te podría pasar ya te ha pasado entrenando y sabes como superarlo. La competición es el premio a tanto trabajo y a tanto esfuerzo. Luego el resultado puede ser bueno, regular o malo pero el entrenamiento te ha permitido poder estar en la línea de salida dispuesto a competir y a darlo todo. Esto se aplica a todas las modalidades y a todas las distancias.

Actualmente mi actividad principal, son las carreras de larga distancia. La parte más dura de estas carreras está en la preparación. Si consigues presentarte en la línea de salida con los deberes cumplidos ya solo tienes que dedicarte a gestionar la carrera, resolver todos los problemas que surjan con tranquilidad y disfrutar de los paisajes junto a tus compañeros de viaje. Preparar este tipo de pruebas requieren de una carga de entrenamiento semanal muy importante y un impacto en tu día a día. Si no disfrutas con lo que haces y si no te hace feliz, es imposible poder preparar este tipo de pruebas. Son muchas horas de soledad en la montaña que pueden minar la moral si n os eres un auténtico adicto a las aventuras. Pero correr por la montaña va de eso. Cada día que sales al monte, es una nueva aventura llena de imágenes nuevas, experiencias, sensaciones, vivencias que enriquecen tu espíritu y tu alma. Es una carga de emociones de las que vas tirando luego en las carreras de larga distancia.

En mi caso, solo vestirme y ponerme la mochila es como si iría ha escalar una montaña o un corredor en los Alpes, siento la misma emoción y el mismo cosquilleo que cuando afrontaba vía de dificultad donde ponían todo en juego. En la montaña, aprendí a valorar la vida y a agarrarse a ella como sea. Eres plenamente consciente de lo que estás arriesgando y fríamente calculas ese riesgo para poder volver a casa. La montaña no es ni buena, ni mala, simplemente tiene unas reglas que hay que conocer, respetar y humildemente cumplir, sino puede que esta sea tu última aventura.

Como todo no va a ser siempre correr y andar por la montaña, a veces, toca entrenamientos de intensidad en la bicicleta indoor como el que ha tocado hoy. Todo suma en el entrenamiento y todo es necesario para preparar nuestro cuerpo, aunque con este tipo de entrenamiento una de las cosas que más se trabaje sea la cabeza.

Hoy he podido completarlo con cierta solvencia a pesar que debido al catarro y la mucosidad de la nariz, pensaba que no me entraba nada de aire. Poco a poco, forzando la respiración, las vías respiratorias se han liberado pudiendo respirar con mayor facilidad. Mañana volvemos al asfalto pero eso ya será mañana.

Disfrutad del día al máximo, sacarle todo el jugo porque cuando termine ya no habrá otro igual. Nunca dejéis de sonreír. Es contagioso y nuestra sociedad necesita vuestras sonrisas.

Saludos
Aitor


No Comments

Post A Comment