Cuando dividir también suma - ultrarunnerdreams
16088
post-template-default,single,single-post,postid-16088,single-format-standard,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

Cuando dividir también suma

Cuando dividir también suma

¿Cómo puedo preparar una carrera de larga distancia?


Esta es la primera pregunta a la que se encuentra un corredo@ a la hora de plantearse una carrera de larga distancia. Este tipo de pruebas, se caracterizan por superar los 42 Km de un maratón, existiendo pruebas desde 68 km de la Nafarroa Xtrem hasta los 330 km de la Tor Des Geants, pasando por los increíbles 106 km de la Gran Aneto – Poset o los 200 Km de la Bocineros Deidar Xtrem.

A partir de los 42 kilómetros nada está normalizado en cuanto a kilómetros, horas o desnivel acumulado positivo y negativo. Precisamente una de las cuestiones que debe considerar un corredor@ a la hora de afrontar uno de estos retos, a demás de los kilómetros es sobre todo la orografía del terreno de ello dependerá el tipo de terreno (herboso, rocoso, graso), la dificultad técnica y sobre todo los desniveles positivos y negativos a superar. En función de todas estas variables el  número de horas para una misma distancia, puede cambiar mucho. Pudiendo tener que superar varias noches durante la carrera que añaden una complejidad adicional a la propia preparación física.

Después de muchos años disfrutando pero sobre todo equivocándome mucho creo que la mejor manera de preparar cualquier prueba de larga distancia es ponerse en las manos de un entrenador con experiencia en esta disciplina y si además en este tipo de pruebas, mucho mejor. En mi caso, yo estoy con Carlos Gardón de TECNIRUNNER llevamos casi dos años juntos y ha cambiado por completo mi manera de entrenar, la nutrición y sobre todo la estrategia de carrera.

Durante estas pruebas, vamos a mantener un esfuerzo prolongado durante muchas horas a lo largo de las cuales debemos ir reponiendo la energía gastada en forma de nutrición e hidratación manteniendo un ritmo de carrera adecuado al terreno, desnivel y a nuestros objetivos. Son muchos parámetros a controlar y cada uno de ellos nos puede provocar que no alcancemos nuestro objetivo que no es otro que el de cruzar la línea de meta.

Dependiendo de la prueba, podemos pasar muchas horas en solitario, no coincidiendo con nadie salvo en los avituallamientos. Esto implica que el corredor@ debe ser autosuficiente en todo (alimentación, hidratación o primeros auxilios) y mentalmente debe ser capaz de afrontar la soledad, disfrutando del entorno por el cual discurra la prueba, aunque llevemos 3 horas subiendo una canal durísima, como nos puede ocurrir en Travesera o en Canfranc.

Los fines de semana es cuando los atletas populares tenemos más tiempo para poder hacer entrenamientos más largos. Generalmente, toca madrugar un poco más de lo habitual para ajustar nuestros entrenamientos con la familia. Cuando preparamos una prueba de larga distancia, es imposible entrenar la distancia, lo que se hace es dividirla en varios días. En mi caso, concreto es raro que pase de los 50 Km, en alguna ocasión puede llegar a los 60 Km pero es debido generalmente a un ajuste de entrenamiento para hacer un circuito circular que al propio entrenamiento requerido por Carlos. Generalmente, si un día toca esto al día siguiente haré algo menos, el caso, es equilibrar la suma de los dos días.

Este sábado por ejemplo han tocado 40 km con 2.000 positivos, a bastante buen ritmo. En este caso, el número de horas objetivo bajaba respecto el sábado pasado pero aumentaba la intensidad. Perfecto ya que este sábado teníamos a la tarde el Campeonato de Guipúzcoa de Atletismo SUB16, SUB18 y SUB20, donde competía el peque de la familia. Así que todo fue perfecto, entrenamiento duro donde trabajé las bajadas a fuego para luego llegar a casa, comer y a disfrutar de una maravillosa tarde de atletismo en la pista al aire libre de Anoeta (Donosti).

Foto: 100 mv Anoeta

Este domingo tocaba un poco más suave el entrenamiento, 25 km pero de auténtica caña. Los 1.153 metros positivos, se sumaban a los del sábado y esta vez pude bajar el Pagasarri a todo lo que dan las piernas, menudo calentón. Lo más importante es que después las piernas a ritmo aguantaban en el llano. En las pruebas de larga distancia, uno de los aspectos a vigilar son las bajadas, debemos gestionarlas para que nuestra musculatura sufra lo justo. No puedes ir reteniendo, reventando pies y tobillos, se trata de mantener un equilibrio.

Otro fin de semana sumando horas de entrenamiento de calidad y probando estrategias alimenticias nuevas, sobre todo nuevas barritas para poder cambiar un poco de sabores y texturas. Los ejercicios de fuerza que intercalamos a lo largo de la semana, están dando sus frutos, poco a poco pero estamos subiendo mucho más fuerte que antes. Al final, no se trata de hacer muchas horas horas o kilómetros semanales se trata de hacerlos de calidad cuando toque. El descanso es muy importante y creemos que descansando no entrenamos cuando es todo lo contrario. Debe existir un equilibrio y pasa eso le tengo a Carlos.

Un saludo
Aitor

No Comments
  • riol.g.angel
    Posted at 17:17h, 21 abril Responder

    Magnífico blog… Vaya entrenos que te metes para el cuerpo!!

Post A Comment