Entrenando por la isla de Creta (Grecia)
16078
post-template-default,single,single-post,postid-16078,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Entrenando por la isla de Creta (Grecia)

Entrenando por la isla de Creta (Grecia)

Foto: Preciosa ermita al borde del mar
Este fin de semana está siendo un poco atípico, desde el jueves 23 de Mayo me encuentro en la isla de Creta (Grecia) por trabajo. Presento una ponencia titulada «Orchestration Of Mission-Critical Services over NFV Architecture» dentro del workshop 5G-PINE (Putting the Intelligence to the Network Edge) en las conferencias internacionales AIAI 2019 – Artificial Intelligent Aplications and Innovations.

Están siendo unos jornadas de trabajo muy intensos e interesantes que nos deja muy poco tiempo a lo largo del día para poder hacer otra actividad. Sin embargo, los entrenamientos continúan y el viernes y el domingo he tenido planificado: 1hora 10 minutos de trote suave para ir comenzando a rodar después de haber corrido el sábado pasado la EH MENDI ERRONKA.

Foto: El sol ya está muy alto a pesar de ser ls 07:00 AM
Inicialmente, no parecía posible encontrar una ruta por donde poder correr. Google Maps de nuevo me sacó de dudas. En las imágenes de satélite se apreciaban unos caminos por donde seguro que se podría llegar a algún sitio y de paso conocer algo más que el propio hotel que desde he llegado no he podido salir. El ir a correr podía ser una buena excusa para conocer.

Foto: Playas pequeñas y complejos hoteleros sobre ellas
Al final, los dos días he hecho la misma ruta, su duración ha sido: el viernes 1 hora 30 minutos y hoy 1 hora 21 minutos.  La diferencia de tiempo es debida a que el viernes me perdí y a la vuelta tuve que hacer algún kilómetro de más.

Para poder hacer los entrenos y no morirme de calor, ha tocado madrugan. Antes de las 7:00 AM ya corriendo y a pesar de ello, ambos días he llegado a la habitación del hotel con problemas de deshidratación. La humedad es tremenda y para cuando te das cuenta no puedes ni con tu alma.

Foto: No hay nada como el olor del salitre a la mañana
Estos entrenos me han permitido poder sorprenderme con paisajes tan maravillosos como los adjuntan a este post. Mañana ya toca volver a casa, ya tengo ganas. Se me está haciendo bastante largo y duro pero es lo que toca, así que hay que llevarlo de la mejor manera posible.

Foto: Punto de retorno de ambos días.
Un saludo y espero que disfrutéis de las imágenes
Aitor
No Comments

Post A Comment