Ronda dels Cims 2.019 (Capitulo 3 – La Planificación)
16067
post-template-default,single,single-post,postid-16067,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Ronda dels Cims 2.019 (Capitulo 3 – La Planificación)

Ronda dels Cims 2.019 (Capitulo 3 – La Planificación)

La Ronda dels Cims comienza incluso mucho antes de realizar tu inscripción. Y lo hace, justo en ese preciso instante en que la idea de participar en esta aventura ya no solo ronda tu cabeza, sino que a demás te genera un cosquilleo emocional muy particular que hace que tus ojos brillen como un auténtico felino enjaulado. Este instante de locura es quizás el más sincero y espontáneo de toda esta aventura.

 
La inscripción en la prueba a través de la página web, ratifica la locura y a partir de este momento toca trabajar específicamente para planificar los entrenamientos que nos permitan presentarnos en la línea de salida con opciones de poder completar esta prueba.
 
Abordar este tipo de pruebas requiere de un consenso con la familia. Una carrera de ultra distancia con esta, la corre toda la familia día a día y no termina hasta que no finaliza la prueba. Son muchas horas fuera de casa, muchos días que tocan madrugar mucho para poder encajar la tirada larga en los compromisos familiares o muchos días reventado y de mal carácter porque las cosas no van todo lo bien que nuestra cabeza le gustaría. Sin el apoyo de la familia no es posible.
 
Tampoco es posible, por lo menos en mi caso, sin un entrenador que se encargue de toda la preparación física de la carrera, sin un amigo que te diseñe un trabajo acorde a mis características y la peculiaridad de la prueba. Un compañero que te planifique correr cuando toque, descansar cuando sea necesario además de todos los ejercicios de necesarios para fortalecer nuestro cuerpo de cara a soportar el reto. Los corredores creemos que el mejor entrenamiento es cuando estamos corriendo y sudando. Nos cuesta asumir que muchas veces el mejor entreno es un buen descanso. En mi caso, cuento con mi amigo Carlos Gardón de Tecnirunner. Llevamos juntos 2 año y tres meses. El cambio ha sido espectacular, sobre todo teniendo en cuenta que los años pesan y que cada vez abordo retos más completos.
 
Conforme se acerca la prueba, los nervios y los miedos aumentan. Mi cabeza intenta proteger a mi cuerpo y especialmente en estos días previos. La idea de que no estás preparado para afrontar este reto, no para de rondar mi cabeza. El cerebro es capaz de inventar historias sorprendentes con el único objetivo de no hacer daño a tu cuerpo. La cabeza, sabe que se va a sufrir mucho y no quiere volver a pasar por ello. Estos días previos, te duelen todos los músculos, estas cansado y desmotivado. Es la familia y el entrenador el que con datos objetivos es capaz de romper ese circulo vicioso que si no lo rompes te destroza los ánimos. El haber vivido, situaciones muy parecidas y la experiencia en su superación ayuda y mucho a la hora de ir convirtiendo los pensamientos negativos en positivos.
 
Una carrera de ultra distancia como esta, es un trabajo en equipo. Sin la aportación de cada uno de los miembros del equipo no es posible abordar un reto de este tipo. Cada uno tiene una cualidad que enriquece a los demás y hace que el grupo de trabajo sea más sólido. Yo en mi caso, tengo el trabajo más fácil. Solo tengo que correr muchas horas por la montaña y como es algo que me apasiona desde muy pequeño, creo que tengo el trabajo más sencillo dentro del equipo. Peor lo tiene mi familia o Carlos.
 
Las dos últimas semanas previas me he concentrado en cerrar la estrategia de carrera en cuanto a alimentación, hidratación y tiempos de paso por cada uno de los avituallamientos de la carrera. El tiempo máximo de esta prueba es de 62 horas, el cálculo de los tiempos de  paso es complejo. Yo he contado de nuevo con ayuda. La prueba Bocineros Deidar Xtrem 2.018 (200 Km) tuve la oportunidad de compartirla con un enorme corredor madrileño, Mario Romo Culebras. Fueron muchas horas juntos donde cada uno pudo aportar al binomio lo mejor que tenía en cada momento para alcanzar al objetivo. Mario me había comentado que el 2.017 terminó La Ronda dels Cims y me avisó de la dureza de la prueba por si se me ocurría apuntarme.
 
Total que durante 2.019 no conseguimos cuadrar ninguna carrera para volver a correr juntos y yo me apunté a La Ronda dels Cims. Gracias a a él y a sus sabios consejos he podido planificar la carrera de una manera totalmente objetiva. Me proporcionó su track de carrera y los tiempos de paso, los obtuve de la página web de carrera: A partir de toda esta información me fue mucho más sencillo ajustar los tiempos de paso.
 
La planificación es fundamental para este tipo de pruebas, intento no dejar nada al hacer y tenerlo todo bien cuadrado aunque sé y mi experiencia lo ratifica en cada nueva carrera, que luego habrá que replanificar e improvisar sobre la marcha. Siempre hay que partir de una línea base y a partir de aquí ajustar según se vaya desarrollando la carrera. Una correcta planificación te permite planificar mejor la alimentación de carrera y sobre todo la hidratación. En otras carreras, los avituallamientos los puedes tener a una hora, con lo que con dos bidones de 600 ml cumples con las necesidades de hidratación, pero es que en esta carrera los refugios de media están a más de 2 horas, así que te tienes que plantear soluciones adicionales para no deshidratarse. Una vez preparado todo el material y con las bolsas ya preparadas ya solo queda ir a Andorra.
Nuestra aventura comienza el miércoles 17 de julio de 2.019, cuando iniciamos el viaje desde Bilbao a Andorra. Salimos sin prisas, después de haber dormido bien y paramos a comer en el aire de Les Pyrenees. Gracias a esta parada, el tramo hasta Andorra se hace realmente muy cómodo y tranquilo. Tenemos el hotel en Ordino pero primero tenemos que bajar a Andorra la Vella a comprar dos tarjetas de móviles. En Andorra no hay acuerdos de itineraria, las llamadas de voz, datos, SMS si usas tu operador español te pueden salir muy caras. Habitualmente se usa el WIFI del hotel, incluso el público que hay en la calle pero en mi caso necesito poder estar en contacto con la familia. Inicialmente estarán en las bases de vida de Margineda y Pas de la Casa. 

Partimos de unos horarios que ya les he marcado pero en el supuesto que haya cambios tengo que poder estar en contacto con ellos. Las tarjetas solo se pueden comprar en todo Andorra en la sede de la operadora andorrana que está en la siguiente dirección: Agència Comercial Andorra Telecom Carrer Prat de la Creu, 2, AD500 Andorra la Vella, Andorra +376 875 000. El coste de cada tarjeta es de 30 € aunque este año han sacado una promoción y se puede adquirir una de 15€ y recargarla. Nosotros por seguridad contratamos dos tarjetas de 30 € cada una y al final quedó algún euro sin consumir.
 
Os recomiendo la compra de la tarjeta, en mi caso, poder llamar me ha dado la vida. Por seguridad, para esta prueba he contratado los servicios de localización de la organización para que la familia pueda conocer mi posición y en cierta medida darles la tranquilidad que todo va bien. Os adelanto que esta ocasión la aplicación de la organización no ha funcionado demasiado bien generando mucha incertidumbre y preocupación entre los familiares, es por ello que el poder hacer una llamada o contestar a un mensaje cuando vuelves a tener cobertura les da mucha tranquilidad. Al final ellos, están muy preocupados porque no ven que tu ubicación se actualiza y no saben si hay algún problema o simplemente ha sido la aplicación informática, la que está funcionando bien.
 
Ya con las tarjetas y tras dar una vuelta por Andorra la Vella nos dirigimos al Ordino, donde tenemos reservado el Hotel Arbella, situado a 10 minutos de la salida de la prueba y además hemos tenido la suerte de tener una habitación con una magnífica terraza. El único pero, es que no dispone de aire acondicionado y en verano en Andorra hace mucho calor por lo demás un sitio de 10, buena comida y sobre todo la amabilidad del personal que en todo momento nos pusieron facilidades en todo lo que necesitamos, gente realmente muy agradable y cercana. Sin duda un hotel para repetir. Tiene sitio para poder aparcar y aunque no tiene muchas plazas, nosotros no tuvimos ningún problema. El jueves a la mañana bajamos a dar una vuelta y a comer a Andorra la Vella. El objetivo oculto era salir de Ordino y intentar dejar de pensar un poco en la prueba. Hay un parking cubierto en el centro de Andorra la Vella donde se puede aparcar muy cómodamente. La comida como no podía ser de otra manera, fue en un italiano y para no fallar elegimos un Tagliatela; que ya conocemos la comida y sobre todo conozco como le sienta a mi estómago.
Foto: Photocall de la carrera
A la tarde, los nervios ya empezaban a estar disparados. A las 17:00 era el briefing de la carrera pero antes teníamos que recoger el dorsal, con las bolsas de vida y el localizador. En la imagen ya se puede ver la cara de asustado que tengo. La bolsa del corredor fue muy completa. En la zona de recogida de dorsales, también estaba instalada la feria del corredor y allí adquirí un cinturón porta palos y dorsal de la marca NAKED que se convirtió en mi compañero de aventura.
 
 
El briefing comenzó puntualmente a las 17:00. Siempre es interesante asistir por si comentan alguna novedad. Pero en esta ocasión no fue así. Seguramente fue uno de los más sosos a los que he asistido. De hecho, este año había una novedad importante en Pas de la Casa, la base de vida este año se había cambiado de sitio y se había trasladado a la guardería de esquí de la estación. A muchos familiares que hacían la asistencia a corredores les llevó un rato encontrar el sitio.
 
Foto: Detalle del briefing
Realmente es cierto que somos los corredores los que tenemos que preguntar lo que no entendemos pero también es cierto que la organización de esta prueba tiene la suficiente experiencia para hacer énfasis precisamente en aquello que los corredores no nos vamos a dar cuenta de preguntar. Quizás sea uno de los pocos peros que se puede sacar a la organización de esta prueba que en todo momento ha sido perfecta.
 
Tras estar un rato por la zona de meta para ir tomando realidad de lo que mueve este tipo de carreras volvimos al hotel a preparar las bolsas de vida de Margineda y de Pas de la Casa. Para evitar nervios de última hora, las traemos preparadas desde casa y generalmente no se cambia ninguna decisión que se haya tomado en Bilbao.
 
La organización de Ronda dels Cims exige a cada participante durante toda la prueba un listado de material obligatorio muy completo, al que yo siempre añado algún detalle adicional que a mí me aporte más tranquilidad. Esta previsto lluvia para la noche del viernes, el sábado mejora el tiempo y el domingo hay una previsión de mucho calor. En cualquier caso, a la noche hace frío y hay que tener muy en cuenta las grandes diferencias de temperaturas que podemos encontrar.
 
Una vez entregadas las bolsas de vida a la organización queda relajarse dando una vuelta por Ordino antes de subir al hotel a cenar pronto. Tras la cena, subimos a la habitación a terminar de preparar la mochila de carrera. Tengo que intentar meterme en la cama cuanto antes aunque al final siempre me acabo liando. Por fin ya estoy en la cama y con ganas de que lleguen las 07:00 AM del 19 de julio de 2.019 para que comience esta aventura.
 
Pero esto ya lo vamos a contar en un último post, donde os narraré de la forma más objetiva posible las experiencias vividas.
 
Un saludo
Aitor
No Comments

Post A Comment