Sierra Salvada
16404
post-template-default,single,single-post,postid-16404,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Sierra Salvada

Sierra Salvada

  • Fecha: 24/11/2019
  • Lugar: Sierra Salvada
  • Duración: 5 horas 10 minutos.
  • Meteorología:: Frío y lluvia a primera hora.
  • Hora inicio: 10:05 AM
  • Estado de ánimo: sin especiales ganas.

Este fin de semana, la tirada larga tocaba el domingo en lugar del sábado. Por suerte la previsión para el sábado era de lluvia, con fuertes vientos y el domingo mejoraba. Y efectivamente, la previsión se cumplió.. A pesar de que toda la noche del sábado, se la pasó lloviendo el domingo a la mañana me permitió salir sin llover.

Desde el primer kilómetro el barro y las grandes balsas de agua fueron mis compañeros de entrenamiento. En un día así, no podían faltar ni los cazadores, ni los seteros. No sé si es por evitar que identifiques sus setales o simplemente porque no tienen licencia para poder cogerlas, el caso es que están totalmente escondidos y de vez en cuando se llevan un susto cuando te ven aparecer disfrazado de corredor. En cualquier caso, no llevan ningún tipo de ropa de alta visibilidad y cualquier día un cazador les va a dar un tiro pensando qué es algún jabalí. Ya son incoscientes.

El primer tramo del itinerario hasta Tologorri fue sobre los ritmos planificados. A los caballos y a las vacas, en esta ocasión se le sumaron las ovejas y sus cuidadores más estrictos, los mastines. La verdad, que no me dieron ningún problema. Eran tres, me marcaron perfectamente los límites a los que podía acercarme y una vez respetados estos, no me dieron ningún problema. No pasó de un ladrido atronador que según su intensidad marcaba mi distancia al límite de seguridad.

En el Tologorri me encontré un grupo bastante grande que subían temprano a disfrutar de las maravillosas vistas que ofrece esta montaña. La fuerte de Iturrigorri estaba como nunca, el agua salía por todos lados y al ascender de nuevo a la sierra camino de Txarlazo pude comprobar que la cascada se había formado, todo un espectáculo. Este tramo es un continuo subir y bajar, con algunos tramos duros pero con unas vistas espectaculares. Es muy corrible pero se debe tener cuidado con las risas ocultas entre la hierba y con el barro bastante deslizante que nos acompañará en todo el tramo.

La llegada a la virgen del Txarlazo, lo celebré con un breve avituallamiento para continuar camino al puerto de Orduña. Este tramo es en el que más barro nos podemos encontrar del itinerario ya que no seguiremos la pista de servicio del repetidor y tomaremos un itinerario interior alternativo señalizado con marcas blancas y amarillas.

En el puerto de Orduña comienza el tramo del entrenamiento donde siempre me encuentro con más gente, ya que es una de las zonas más visitadas de toda la sierra. El itinerario comienza el el parking que se encuentra nada más subir el puerto y llega hasta el salto del Nervión. Yo lo llamo el tramo el recorrido de los balcones, ya que atraviesas dos espectaculares miradores que te permiten contemplar todo el valle de Ayala en el primero y el Salto del Nervión en el segundo.

Fotografía: Ante este espectáculo no hay más remedio que sacar el móvil.

Las lluvias de estos días han dejado el camino muy embarrado, además las piedras que nos acompañan en todo el recorrido están ya muy desgastadas y la sensación de que te vas a resbalar es continua. Según te aproximas al salto del Nervión, el número de personas aumenta. A mí se me hace un poco raro, después de estar tantas horas solo. Ver gente me anima, incluso creo que me hace ir más rápido. Las lluvias de este último mes han permitido que el salto de agua esté impresionante. Yo he tenido la oportunidad de verlo así muchas veces y todavía me quedo con la boca abierta del maravilloso espectáculo que ofrece. Soy un afortunado.

Hasta aquí he llegado según los tiempos previstos y ya solo queda algo menos de una hora para llegar a mi destino, Berberana. Aproximadamente 30 minutos los empleo en subir y el resto en bajar hasta El Valle de Losa. El tramo de ascenso discurre por una zona frondosa donde ahora dominan sobre los verdes el marrón del otoño. He tenido la suerte en este punto de recibir el calor del sol y los colores se han amplificado. Un regalo para mis ojos.

La bajada hasta Berberana, se hace ya un poco dura para mis piernas. Para nada es técnica pero hay que estar pendiente de no enredarse con ningún mato, ni tropezarse con ninguna piedra. Cuento a mi favor, que ya estoy terminando el entreno, que esta bajada ya la he hecho muchas veces y que me quedan piernas para poder abordarla con cierta dignidad.

En Berberana he quedado con la familia para tras un café en el bar de Amparo, volver tranquilamente caminando hasta casa, comentando las peripecias de estas 5 horas de entrenamiento y con unas ganas enormes de ducharme y comer. Siempre llego que muchas ganas de comer y qué mejor premio que un cocido caliente.

Un saludo

No Comments

Post A Comment