COLLARADA (2.883m) desde Villanúa
18646
post-template-default,single,single-post,postid-18646,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

COLLARADA (2.883m) desde Villanúa

COLLARADA (2.883m) desde Villanúa

Collarada es una preciosa montaña que asoma casi dos mil metros por encima del pueblo de Villanúa (941 m). Es una cumbre que resulta imposible no fijarse en ella cuando paseas tranquilamente por las calles de de la ciudad de JACA, lugar elegido para disfrutar de unos días de la magia de los Pirineos. Collarada es la primera cima elegida para volver una vez más a disfrutar del Pirineo.

Hoy es 30 de julio de 2.020 y tras hacer la reserva del hotel el día anterior ya estamos en Jaca. En mi caso, me falta mucha motivación y si no llega a ser por la jefa del equipo este año no nos movemos. Los días de confinamiento han hecho mucha mella en mi estado de animo y estoy muy poco animado a moverme. En el post anterior, os comentaba mi experiencia en el RETO MAM 2020 en compañía de mi amigo Mario el 18 de julio de 2020, así como lo que había disfrutado del itinerario y del fin de semana en general. A pesar de ello, el 30 de julio de 2020 no tenía ninguna gana de moverme. Menos mal que en casa me conocen muy bien y saben que necesito siempre un pequeño empujón.. Esta parte del Pirineo, es una zona mágica para volver a encontrarse a uno mismo: grandes desniveles, impresionantes paredes de piedra, grandes prados de altura y sobre todo el agua botando por todas las partes. Un lujo para todos los sentidos: vista, olfato, oido, el gusto y el tacto.

Ante de subir a la montaña necesitábamos comprar algo de material que necesitábamos tanto Alain, como yo. En mi caso, estaba buscando unas mallas sin compresión pero que evacuaran bien el agua. Más o menos tenía claro lo que quería y qué mejor que dejarse asesorar por los profesionales de OSSO en su tienda principal de JACA. Buscaba la ligereza del modelo FAST&LIGHT Shorts pero para larga distancia. Este pantalón es perfecto pero tras varias horas de intensidad no evacúa correctamente todo el sudor acumulado y tienes la sensación de estar mojado. La recomendación fue Ultra 2-in-1 Shorts, unos pantalones que combinan en 180 gramos, la ventaja de unas mallas y unos pantalones cortos. Maravillosa compra, desde que lo compré los usé todos los días. Fue pasarlos por agua nada más llegar al hotel y como nuevos al día siguiente. Una muy agradable sorpresa. Gracias al asesoramiento del personal de OSSO no me equivoqué en la talla. Ellos insistieron en la talla L y efectivamente la M habría sido pequeña. Hemos podido ver de primera mano todo el material de esta marca de ropa de montaña española. Antes teníamos en Bilbao una tienda oficial de esta marca pero ahora tenemos que recurrir a la página web. Muchas gracias equipo por vuestro tiempo.

Alain necesita unas zapatillas nuevas y qué mejor que pedir consejo en Barrabes pioneros en la venta primero por teléfono y años después por internet. La tienda de Barrabes en Benasque ha sido durante muchos años para muchos montañeros lugar de peregrinación cuando se necesitaba material técnico para montaña. Tenías tres opciones o aprovechar el viaje anual en verano a los Alpes, escapada a Andorra o a Benasque. Ahora ha cambiado mucho la forma en que se vende y se compra el material técnico de montaña, sin embargo Barrabes sigue manteniendo el magnífico asesoramiento técnico que le ha caracterizado desde que yo la conozco y ya de eso hace muchos años. La zapatilla que mejor encaja, con las características físicas de Alain, el tipo de terreno al que nos íbamos a enfrentar, la duración de las rutas a realizar y la manera de progresar por la montaña es la Hoka One One Speedgoat 4. La única duda estuvo en el número, pero gracias a la recomendación del técnico de Barrabes comprar medio número más que el que inicialmente se pensaba, fue la decisión acertada. A lo largo de los siguientes artículos leeréis continuas referencias a estas zapatillas, ya que han sido una auténtica sorpresa para todos. En el último sector de la Bocineros Deidar XTREM 200 k empleé unas Hoka One One Speedgoat 2 ya en aquel entonces funcionaron perfectamente pero seguro que esta versión 4 no tienen nada que ver con la versión 2. Muchas gracias equipo por vuestro tiempo.

Para mañana 31 de julio, he planificado intentar subir hasta la cima del Collarada (2.883 m). La ruta que he elegido es seguir el track de la carrera Canfranc-Canfranc 100 K y salir por tanto desde el Canfranc pueblo. Tras revisar en detalle el itinerario, he decidido cambiar los planes. A última hora ha tocado buscar el track nuevo y cargarlo en el GARMIN FENIX 5X PLUS. y en el GARMIN eTrex® 30x. Finalmente subiremos desde la localidad de Villanúa (941 m) y lo haremos por el camino antiguo. Todas las reseñas que hablan de esta ruta, la describen cómo espectacular y aunque no es la que se realizará en la carrera, el desnivel y la dificultad será muy similar.

El viernes 31 de julio de 2020 ha amanecido precioso, la previsión del tiempo es estupenda. Tenemos que tener cuidado con la hidratación pero no hay riesgo de tormentas que nos pueda limitar el tiempo que podamos estar en la montaña. El primer día de montaña es un poco especial y estamos todos con el cosquilleo en el estómago. El despertador suena a las 08:00 y a las 8:30 estamos desayunando. Esta es una de las comidas más importantes del día y por eso es necesario hacer un desayuno consistente que nos proporcione la energía que necesitamos para afrontar esta aventura. Poco antes de las 9:30 ha estamos en el coche con todo preparado camino de Villanúa (941 m).. Entre ambas localidades hay a penas 14 Km y hemos llegado enseguida a Villanúa. La decisión es donde aparcar. El camino antiguo se inicia nada más cruzar el puente sobre el río Aragón, junto a la entrada de las turísticas Grutas de las Guixas. En lugar de aparcar el coche aquí mismo, cojo una carretera que se inicia justo a mano izquierda y en 1,5 Km llegamos a un depósito de aguas, donde hay un pequeño merendero con mesas. Aquí acaba la carrera asfaltada y comienza una pista muy rota que conduce hasta el refugio de La Trapa (1730 m). En lugar de seguir avanzando hasta la barrera que se indica en todas las reseñas como lugar de aparcamiento, decidimos dejar el coche aquí y disfrutar del maravilloso paisaje. El acceso rodado hasta el refugio está prohibido a vehículos no autorizados, pero puede obtenerse un permiso en el ayuntamiento de Villanúa, sin el cual nos exponemos a una fuerte sanción económica. Durante los meses de verano, se ha limitado el acceso a vehículos particulares y se ha dispuesto de un servicio de taxis.

Foto: Punto de inicio de nuestra aventura a 1.020 m

Nuestro ascenso comienza desde el deposito del agua, justo después de cruzar un puente sobre el barranco de Villanúa o de Bozuelo. Comenzamos a 1.020 m y por delante tenemos un desnivel de 1.863 m que superar. Son aproximadamente las 10:00 AM, para los más puristas seguro que es tarde pero para nosotros es incluso pronto. Vamos en familia, tenemos todo el día por delante, no tenemos ninguna prisa. El único pero de esta hora suele ser que estaremos en la montaña las horas de más sol. Ningún problema, nos gusta el sol y estamos acostumbrados a las altas temperaturas. Esto implica, llevar una carga adicional de agua. Cada uno de nosotros llevamos 1.000 ml – 1..200 ml en nuestros softflask y adicionalmente llevo la bolsa de hidratación con 1.500 ml adicionales. Al de 550 metros de comenzar a caminar encontramos el primer letrero amarillo que marca la bajada hasta Villanúa pueblo y que indica que el refugio de La Trapa lo tenemos a 2 horas 30 minutos.

Foto: Tramo inicial de pista antes de tomar la senda del camino antiguo

No hacemos especialmente caso de los tiempos pero sí celebramos encontrar un letrero que confirme que estamos en el camino correcto. Unos metros más arriba y siguiendo todavía por la pista encontraremos las primeras marcas blancas y amarillas que ya no dejaremos hasta alcanzar el refugio. Las marcas, no siguen la pista y aunque al principio parezca que solo evitamos alguna curva de la pista lo cierto es que pronto nos damos cuenta que seguir las marcas nos va transportando a través de un maravilloso y profundo bosque. Pronto encontramos nuestra primera sorpresa al llegar al dolmen de Letranz (1165m). seguimos el sendero que nos permite salir de nuevo a la pista en los Prados de Moscasecho (1250 m). La barrera ha quedado ya más abajo (1210 m), por lo que nuestro itinerario no pasa por ella. Cruzamos la pista y accedemos a un nuevo tramo de senda que vuelve a cortar, más arriba, la pista, ya por última vez. Aquí volvemos a encontrar un cartel que nos indica 2 horas y 10 minutos al refugio. A partir de este momento, nos fundimos con el bosque que nos regala su frescor, su olor y su colorido. La subida cada vez es más pronunciada dentro del bosque, pero aquí dentro se está muy fresco y progresamos a buen ritmo. No conocemos el camino y nos dejamos llevar por el sendero, no sabemos muy bien donde estamos pero si que somos muy conscientes de que estamos subiendo. De pronto, aparece un claro y creemos erróneamente que hemos llegado pero no todavía toca subir ascendiendo hasta que poco a poco la pendiente cede y comenzamos a caminar, por primera vez en un rato largo, por un camino horizontal. Por fin, el bosque se abre y ya en poco tiempo podemos ver el refugio de La Trapa (1730 m). Junto a él tenemos la única fuentes que podréis encontrar a lo largo de este itinerario. Perfecta para refrescarte en la subida pero que sienta de maravilla cuando vuelves a pasar de vuelta. A partir de este momento, nos encontramos con otro tipo de montaña, el bosque ya ha quedado atrás y ahora nuestras viseras son las que se encargan de proteger nuestra cabeza.

Foto: Subiendo por el frondoso bosque

Un letrero indica perfectamente el camino hacia el Collarada. seguimos la indicación hasta un nuevo claro desde donde podemos admirar una muralla impresionante de roca que puede superarse gracias a una canal denominada El Hachar que nos permite acceder a los pastos superiores (Los Cubillares).. Solo tenemos que seguir las marcas amarillas y blancas que nos llevarán a ir superando la canal, primeramente pegados a la izquierda y más tarde cruzaremos a la derecha por alguna breve y fácil trepada ayudados por las cadenas que encontraremos instaladas. En seguida alcanzamos el llano de Cubillares (1930 m) . En este punto decidimos parar a comer una barrita. Tras una subida corta pero intensa por las cadenas, es momento de descansar un poco a la sombra de una gran piedra que hace de sombrilla. Un poco más arriba, encontramos el refugio de Cubilar (2.00m), desde este punto podemos divisar la cima en todo su esplendor. Impresionante muralla y todavía se encuentra muy lejos. Primeramente tenemos que atravesar la larga zona de los prados de Cubillares. Una vez superada esta inclinada zona tenemos a la vista el barranco de Ciresera, el cuál tenemos que atravesar y donde la vegetación poco a poco va desapareciendo para dar paso a la roca. Accedemos al rellano de los Campanales (2410 m) en cuyas inmediaciones debe nacer una fuente de igual nombre. Nosotros no la hemos visto, pero a lo largo de la subida se puede observar una tubería de goma que parece indicar la existencia de alguna fuente o manantial cercano, pero nosotros no hemos logrado encontrarla. Ya tenemos la cima más cerca pero todavía quedan 470 metros de desnivel que superar con un desnivel muy pronunciado. Ante nosotros comienza una larga ladera de piedra suelta donde el camino se encuentra muy difuminado y donde algunos hitos o el terreno más pisado nos indican el camino al inicio de la canal que nos lleva a la cima.

Foto: Detalle de la ladera y de la canal de acceso a la cima

Estamos a 2.410 m y todavía queda superar una larga e inestable ladera antes de trepar a la cima por la canal. En este punto Ainhoa, decide quedarse a esperarnos. El esfuerzo hasta aquí ha sido muy intenso y todavía queda bajar. Decide con gran criterio guardar fuerzas para la bajada. El tiempo es perfecto, una suave brisa evita que el calor sea muy fuerte. Así que parto para la cumbre con Alain. La primera parte de la ladera se puede hacer a buen ritmo, superando rápidamente mucho desnivel pero la parte alta, previo a entrar en la canal, está muy rota parece arena. Nos cuesta progresar y el esfuerzo es muy intenso pero alcanzamos la entrada de la canal tras unos minutos de pelea. Cuando llegamos a la canal, estamos encantados, el suelo no se mueve. Podemos disfrutar de la adherencia de nuestras zapatillas y nuestras manos para ir progresando rápidamente hasta el final de la canal. Giramos a la derecha y llegamos a la cima donde un buzón y un poste geodésico nos espera. Las vistas son impresionantes, quiero llorar de emoción con todo el paisaje que se abre ante mis ojos. Después de tanto tiempo encerrado en casa, tener la oportunidad de disfrutar de este espectáculo en familia es algo maravilloso e impensable para mí. Alain está Impresionado con el paisaje. Este es un momento único para un padre, ver en los ojos de tu hijo: ilusión, esfuerzo y pasión. Es algo mágico poder compartir este paraíso con él, a través de sus ojos se puede ver el porqué su padre quiere tanto la montaña, conocerla es sin duda quererla. A nuestros pies el impresionante Ibón de Ip y en frente los próximos objetivos para estos días: Pico Anayet y su vértice, Infiernos o Pico Taillón. Al otro lado podemos ver Jaca y Peña Oroel. Aunque el primero que le ha llamado la atención es el Pic du Midi d’ossau y normal, su belleza te cautiva y te atrae. Es verlo y desear ascenderlo. Es una atracción fatal, quieres escalarlo y poder observar el mundo desde su cima. da lo mismo la altura que tenga o si es una montaña más o menos conocida, todo eso da igual, solo quieres tocar su roca y disfrutar. De momento queda pendiente, para una época del año donde no haya tanta gente y se pueda disfrutar de esta maravillosa montaña. Ahora se acumula mucha gente en la chimeneas y no merece la pena conocer una montaña así, ya llegará su momento. Pero la gran responsable de que estemos hoy en esta cima es Ainhoa, si su apoyo, ilusión y esfuerzo ninguno de los dos podríamos estar hoy aquí arriba. Ella también esta con nosotros en la cima del Collarada, sin ella nosotros no podríamos estar aquí y disfrutar de este regalo de vistas que ofrece esta montaña. Ahora toca bajar y reunirnos todos juntos para comer el sándwich, ya se le hecha de menos.

Foto: Cima Collarada (2.883 m). El Pic du Midi d’ossau nos observa.

Comenzamos el descenso con las pilas super cargadas. Es importante aprender a gestionar en montaña, tanto la euforia como el miedo, ambas son buenas y nos mantienen con vida pero pueden ser también nuestro peor enemigo. Es algo que va muy asociado al carácter de cada persona y que por supuesto las horas que pasemos en la montaña son horas en las que aprendemos a conocernos mejor y por tanto a gestionar mejor las emociones. Para descender evitamos la zonas de piedras finas que parecen canicas y empleamos las grandes placas que hay que tienen una adherencia perfecta para poder afrontarlas rectas. El descenso lo hacemos muy rápido, Alain está disfrutando de lo lindo, las piedras es algo maravilloso: su tacto, su calor, sus formas. para mí es algo muy especial, es tocarlas y recibir su energía, es como si me cargaría las baterías. Llegamos al inicio de la ladera, la primera parte está muy rota.

«Cómo me gustan las pedreras ! Qué maravilla esa sensación de descontrol y de falta de equilibrio. Un entrenamiento de alta intensidad para el cerebro«

#ultrarunnerdreams

Me lanzo sobre la pedrera y detrás de mi Alain. Nos cuesta mantenernos de pie de forma continuada pero lo estamos pasando también bien, que ya no podemos parar. Las zapatillas pronto se llenan de piedras, pero no es momento de parar, es momento de disfrutar de la montaña y de las atracciones naturales que nos ofrece. Cuando más animado estoy, me voy al suelo. Nada raro, habitualmente estoy más en el suelo que de pie. Me levanto y sigo disfrutando, justo a donde las piedras comienzan ayer un poco más grandes y ya en este punto los tobillos empiezan a correr un gran peligro. A partir de este punto, toca bajar corriendo hasta donde se encuentra Ainhoa. Al principio voy yo delante en las zonas un poco más deslizantes pero en seguida me pasa Alain que baja a fuego disfrutando de lo lindo. Es increíble a que velocidad son capaces de asimilar las diferentes técnicas y trucos que le explicas. Son auténticas esponjas. De nuevo, estamos ya todos juntos y mientras nos comemos nuestro merecido sándwich de pavo, comentamos la aventura. El día sigue siendo perfecto y podemos disfrutar tranquilamente del paisaje y de nuestro premio sentados sobre una piedra.

«Después de tanto tiempo, ha vuelto ha surgir dentro de mí un diablillo que hace muchos años no había vuelto a aparecer. Puntualmente había surgido en alguna carrera de ultra distancia: Gran Trail Aneto-Poset o Ronda dels Cims Nada tan fuerte como lo que he vuelto a sentir hoy. No podía ser más feliz. estoy donde quiero estar y con la gente que quiero estar«

#ultrarunnerdreams #RecorreLaMontañaTuRitmo
Foto: Último saludo antes de comenzar la bajada

Sin embargo, la cima no es lo más importante, lo importante es todo el camino previo que nos ha llevado hasta la piedra y sobre todo poder compartir estos paisaje en compañía de los tuyos. Todavía nos queda bajar y el esfuerzo de todo el equipo hasta este momento ha sido muy importante. Ainhoa que lleva toda la vida recorriendo montañas y gran parte de ella en mi compañía, sabe la importancia de guardar fuerzas para la bajada. Ha preferido sacrificar la cima porque todos disfrutemos de la bajada. Una vez más demuestra, su experiencia y haber pasado tantas horas en la montaña. Poco a poco iniciamos el descenso hacia el refugio de La Trapa (1730 m. Bajamos poco a poco sin prisas. Alain va abriendo camino y disfrutando de la bajada a su ritmo. De nuevo, nos juntamos todos en la canal denominada El Hachar. Es un paso sencillo, asegurado con cadenas pero que se hace un poco más complicado bajando que subiendo y es preferible esta todo el equipo junto por si surge alguna complicación. En pocos minutos, ya hemos superado la canal y estamos en el llano que le precede en la bajada. Alain se adelanta a la fuerte para recargar los bidones en la fuente. Al de poco tiempo llegamos nosotros para realizar la misma operación. Yo he acabado la bolsa de hidratación y tengo 1200 ml pero prefiero cambiar el agua y rellenar con agua un poco más fría.

Bebemos y aprovechamos para comer algo debajo de un pino tranquilamente que cuesta abandonar. Todavía queda un tramo expuesto al sol, antes de alcanzar el bosque, que de nuevo nos volverá a regalar su frescor.. Desde aquí tomamos la senda balizada que se inicia en un letrero amarillo que indica Villanúa y hasta el coche. Una bajada muy cómoda pero donde las piernas se empiezas a quejar por el esfuerzo realizado. A la llegada al coche se mezcla el cansancio, la alegría por la aventura vivida y la pena por qué haya acabado. Pero nada más lejos de la realidad, esto solo acaba de empezar y mañana nos acercaremos a Formigal para disfrutar del Pico Anayet y el Vértice de Anayet. Pero eso será en una próxima crónica. Espero que hayáis disfrutado y que os animéis a realizar esta ruta sin ninguna necesidad de subir hasta la cima, simplemente el paisaje es mágico.

En breve, podréis disfrutar de nuestra aventura en nuestro canal de YouTube DateYourDreams Para no perderos detalle de nuestras rutas por el Pirineo Aragones os recomiendo subscribiros al canal para recibir puntualmente notificaciones de nuevas publicaciones. En el comentarío del video, adjuntaremos el enlace a las ruta que finalmente hemos realizado y que podréis descargar de la plataforma Wikiloc

6 Comments
  • J. Avilés
    Posted at 13:20h, 21 agosto Responder

    Villanúa, qué sitio y qué sitios…. Enhorabuena, pareja de mákinas.

    • ultratrailrunner
      Posted at 13:33h, 21 agosto Responder

      Precioso. Super recomendable para todos el mundo. Independientemente de la actividad que se vaya a realizar. Merece mucho la pena

  • luis jacinto
    Posted at 08:32h, 25 agosto Responder

    Hola Aitor, me podría decir por favor que marca y de modelo llevas puestas? son bonitas y como ando detrás de comprarme nuevas gafas pues seria buena opción, saludos

    • ultratrailrunner
      Posted at 11:20h, 25 agosto Responder

      Encantado de responderte Luis. Las gafas son de la marca OAKLEY el modelo Radar® EV Path® lleva una lentes Prizm Trail Torch. Existe este modelo con lentes Prizm Road indicadas para bicicleta de carretera o cuando debido al sol recibes constantes reflejos del asfalto. La versión Trail está pensada para que en zonas de bosques no pierdas tanta luz y llegues a ver oscuro. Los contraluces que se producen en los bosques pueden provocar que no distingas el perfil del terreno.

  • luis jacinto
    Posted at 17:08h, 26 agosto Responder

    Gracias Aitor, muy amable

  • Pingback:ultrarunnerdreams | Ibones, Pico (2.574 m), Vertice (2.555 m) de AnayeT
    Posted at 12:15h, 31 agosto Responder

    […] ya sabréis a través de nuestra última crónica, ayer ascendimos al Collarada desde Villanúa y hoy 1 de Agosto de 2.020 queremos disfrutar del Pirineo pero de una forma más sosegada y por eso […]

Post A Comment