VDA 2021 - Val d'Aran by UTMB - La previa - ultrarunnerdreams
19655
post-template-default,single,single-post,postid-19655,single-format-standard,bridge-core-2.6.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.5,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

VDA 2021 – Val d’Aran by UTMB – La previa

Recorrido VDA - Val d'Aran by UTMB 2021

VDA 2021 – Val d’Aran by UTMB – La previa

¿Qué es la Val d’Aran by UTMB?

La primera edición de la Val d’Aran by UTMB se ha celebrado los días 9, 10 y 11 de julio de 2021 formando parte de los eventos internacionales etiquetados «by UTMB®». Estas carreras forman parte del circuito internacional de trail running Ultra-Trail® World Tour. Este evento deportivo internacional de trail running está compuesto por cuatro espectáculares carreras: VDA (162 Km), CDH (105 Km), PDA (55 Km) y SKY (15 Km).

Val d’Aran by UTMB® es mucho más que un conjunto de carreras de montañas es un proyecto personal de Xavier Pocino que comenzó a materializarse en el mismo momento de ser finisher en la OCC en 2.018, Casi 4.000 participantes de 75 países han sido atraídos por este nuevo proyecto, que bajo la supervisión y sello de UTMB® ha sabido transmitir a la comunidad internacional la potencia del paisaje y de las gentes que conforman el Val d’Aran.

Organizar un evento de esta magnitud requiere del compromiso de las administraciones públicas, de patrocinadores privados pero sobre todo de los habitantes del valle. És fundamental el apoyo del sector hostelero al proyecto para que este pueda tener éxito. El Val d’Aran cuenta con una de las mejores ofertas hosteleras de todos los Pirineos. La calidad de la nieve y el perfecto mantenimiento y cuidado que se realiza por parte de los técnicos de Baqueira, hacen que esta sea una estación de esquí de referencia internacional y un enorme escaparate del valle al mundo.

Sin embargo, todo no va a ser nieve. Val d’Aran y sus habitantes desde hace muchos años han sabido potenciar el valle tanto en primavera, verano o otoño. La riqueza de estos paisajes y la potencia de sus desniveles permite la práctica de casi cualquier modalidad deportiva relacionada con el agua (cañones, canoas, rafting), la roca (escalada, vías ferratas), la montaña (senderismo, rutas de trail o bicicleta de montaña) y no podemos olvidarnos de el alto atractivo para los ciclistas de carretera que ofrecen sus carreteras, puertos, paisajes y desniveles de vértigo. Eventos como la Redals de Foc o la Transpyr.

En los últimos años la bicicleta eléctrica de montaña ha desembarcado con potencia en el valle, por la gran versatilidad que ofrece de cara a disfrutar de la montaña. Permite abordar itinerarios de BTT a personas que no montan habitualmente en bicicleta permitiéndoles disfrutar de la naturaleza con un esfuerzo medido y a los apasionados practicantes

¿Qué me une al Val d’Aran?

Val d’Aran lo descubrí por primera vez en 2.000 en un RAID de montaña. Precisamente la primera etapa era una carrera de orientación que partía desde el parking de Vielha y concluía en el Pla de Beret atravesando todos los pueblos del valle y una vez superados todos los CP marcados por la organización. La subida desde SALARDU era común a la que nos hemos encontrado en esta edición de Val d’Aran by UTMB pero en sentido ascendente en lugar de descendente. Además en lugar de atravesar directamente el Pla de Beret, una vez llegado a Orri a la altura del telesilla de Jorge Jordana ascendíamos hasta el final del telesilla de la Reina para hacer meta en la cafetería del Pla de Beret.

CESPA RAID TEAM 2000 - Val d'Aran
CESPA RAID TEAM 2000 – Val d’Aran

El impacto que causó en mí el valle fue tremendo y a partir de 2.004 la subida a Vielha en invierno para disfrutar de las maravillosas pistas de Baqueira Beret han sido anuales. Tanto años en el valle dan para muchos recuerdos y para muchas anécdotas. Con el tiempo conoces a gentes del valle, a quien aprecias y con quién tienes ganas de charlar en persona. Especialmente tras esta pandemia tan dura y qué tanto ha afectado a nuestras vidas a nivel emocional y económico.

Urogallo
Hotel Urogallo situación perfecta a pie de meta Val d’Aran by UTMB

Tenía muchas ganas de saludar a Juanjo del hotel Urogallo con quien comparto una gran amistad. Desde 2.004 siempre hemos ido a su hotel. El trato personal que recibes en este hotel te hace sentirte como en casa. Esa sensación de familiaridad y de sentirte agusto es fundamental de cara a afrontar una carrera como son los 162 Km de la VDA. Además el hotel se encuentra a pie de la línea de salida y de meta. Un auténtico lujo y una suerte poder contar con Juanjo y su personal totalmente pendientes de que no nos faltaría nada a ninguno de los corredores de cada una de las pruebas.

El día anterior a la salida de la VDA

El día anterior a la carrera generalmente lo empleamos en recorrer los primeros kilómetros de la prueba. Dedicamos la mañana y lo que nos ocupe de la tarde a caminar y a reconocer esos primeros kilómetros que generalmente suelen ser explosivos en todas las carreras incluidas las de ultra distancia, como esta de 162 Km y 10.700 metros de desnivel positivo.

El despertador ese día no manda y nos despertamos tranquilos a desayunar después de haber descansado satisfactoriamente. Tras un desayuno completo, preparamos unas mochilas ligeras en la que incluimos unos sándwiches de pavo y salchichón que será nuestra comida de hoy.

Iglesia de Sant Miquèu de Vielha
Iglesia de Sant Miquèu de Vielha

Unas fotos en la plaza de la iglesia de Sant MIguèu marcan nuestro inicio de ruta. La idea es poder llegar hasta el primer avituallamiento situado en el kilómetro 11,3 de la VDA (Pomaròla) acumulando 1.028 m+ y 227 m-. Gran parte de nuestra ruta se desarrolla pegado al río, atravesando continuos riachuelos.

Pies secos - Mejor conservar
Pies secos – Mejor conservar

Poco a poco vamos ascendiendo el fondo de valle hasta llegar a los túneles de Vielha que los superamos por su una pista horizontal muy corredera que se agradece después de una gran subida.

Mirador sobre los túneles de Vielha
Mirador sobre los túneles de Vielha

Afortunadamente, encontramos unas marcas amarillas que nos permiten atravesar el bosque hasta una pista que aparece de la nada. Una pista curiosa, que tiene toda pinta de se ha contribuido no hace mucho tiempo. Está bastante compactada pero debemos ir con cuidado ya que podemos encontrar ramas y piedras con las que podemos tropezar.

Siguiendo esta pista durante varios kilómetros alcanzamos el río que debemos cruzar para tras superar una corta subida alcanzar una pista que desciende en dirección los túneles de Vielha. Menuda vuelta que nos pegamos pero en este caso, la pista baja, hasta llegar a esta preciosa casita que podemos ver en la foto adjunta.

Cabaña en un entorno mágico
Cabaña en un entorno mágico

Una vez, superada la casa ya vemos por primera vez en el día, las marcas oficiales de la carrera. Nos han encantado, menudo nivel de marcas. Tranquiliza mucho que la prueba esté bien marcada, de esta forma te puedes concentrar más en correr y menos en navegador aunque siempre se lleve el track en el reloj por lo que pueda pasar.

Desde la pista ya todo es subir. Una primera rampa que quita la respiración da paso a una zona que se puede corre bien para de nuevo comenzar a subir y ya no dejarlo de hacerlo hasta el avituallamiento. La senda recorre un bosque precioso que nos protege del fuerte sol. Poco a poco desaparecen los árboles y alcanzamos un pequeño refugio de montaña no guardado. Este se encuentra perfectamente limpio y perfecto para protegernos del calor.

El camino se ha empinado ya mucho y tras atravesar varias pistas horizontales alcanzamos la que va a albergar nuestro primer avituallamiento.

Avituallamiento Pomaróla
Avituallamiento Pomaróla

Alain y yo decidimos ascender un poco más a curiosear. Al final, la curiosidad se nos ha ido a una hora y alcanzamos una planicie desde la cual podemos ver el Tuc Mompius (2276 m). Esta cima será la primera cima que me tocará superar el viernes en la VDA Val d’Aran by UTMB.

Magnifico trabajo de todo el equipo que me han permitido poder conocer este primer tramo de carrera. Un gran entreno para las piernas y sobre todo para la cabeza. Ya conozco de primera mano, lo que me voy a encontrar en carrera. Poco a poco descendemos, con mucho cuidado de no cargar nada las piernas pero disfrutando de la facilidad con la que Alain realiza la bajada.

Es un lujo verle disfrutar de la bajada. Ainhoa, que se había quedado en el refugio nos informa que comienza a descender, poco a poco. Se empieza a notar frío a esta altura. Tras un rato de bajada tranquila, sin forzar pero disfrutando nos volvemos a encontrar los tres. Cuando llegamos a la pistas, paramos para comer esos merecidos sándwiches que nos esperan en la mochila.

El sitio es precioso, dan ganas de quedarse allí pero tenemos que recorrer en sentido contrario el camino hasta llegar de nuevo a Vielha, donde nos espera una confortable ducha y una pequeña vuelta antes de ir a cenar.

Toca comer algo
Toca comer algo

El jueves somos los primeros en cenar. A las 21:50 es la hora que he elegido para recoger el dorsal. La recogida del dorsal, se realiza de forma muy ágil. Contamos con una única bolsa de vida que la organización nos la trasladará al Km 105 en el Pla de Beret. Es algo que extraña, ya que en una cerrera de esta dificultad y de esta distancia lo normal es contar con 2 bolsas de vida, tal y como ocurre en Roda del Cims (Andorra) En cualquier caso, es algo que ya conocíamos y que ya la hemos considerado a la hora de plantear la estrategia de carrera.

En la bolsa del corredor, encontramos la camiseta oficial de la prueba de KInetik Sports y el un cinturón personalizado con los logos de la carrera de Arch-Max. Dos artículos de una gran calidad y los que seguro que le vamos a dar buen uso.

Así finaliza el día previo a la carrera. Hemos tenido un poco de todo. Gran parte del día lo hemos pasado en la montaña disfrutando de los paisajes y de la montaña. Al final de una carrera, los mejores recuerdos suelen ser de los días anteriores y de los posteriores. En mi caso, la familia es fundamental de cara a poder afrontar este tipo de carreras.

El día de la salida de la VDA

He tenido la suerte de poder dormir muy bien, lo cual se agradece mucho cuando se está con tantos nervios. Desayunamos muy tranquilamente comiendo un poco de todo, intentando hacer un desayuno parecido al de todos los días. Después del desayuno es la hora de preparar la bolsa de vida y dormir un ratito más. Todo lo que e pueda dormir seguro que va a venir bien para afrontar las 2 noches que vamos a estar en carrera.

Salimos a dar una vuelta por Vielha a despejar un poco la cabeza y a soltar piernas. No nos podemos liar mucho, hemos quedado para comer a las 13:00. Es importante poder comer con fundamento pero con el tiempo suficiente para hacer la digestión correctamente. <la comida me sabe a gloria y la disfruto mucho a sabiendas que en carrera los geles y las barritas serán mi plato principal que intentaré complementar con alimento sólidos en los avituallamientos.

Tras la comida toca dejar la bolsa de vida. Se puede depositar a partir de las 14:00 en el mismo sitio donde hemos recogido los dorsales. Cuanto antes mejor y de esa forma tenemos más tiempo para descansar un poco antes de tomar la salida. A la llegada al hotel, toca terminar de revisar el material con el que vamos a salir y el material que voy a poder tener en las asistencias.

Después de tenerlo todo preparado,Todavía tengo tiempo para dormir un rato hasta las 16:30, una hora y media antes de que se dé la salida a esta grana aventura. A las 17:40 salimos de la habitación preparados para vivir una de las mayores aventuras que he vivido hasta la fecha.

Esta aventura os la contaré en el siguiente post donde narraré con el mayor número de detalles posibles cada uno de los sectores de esta prueba. Nos leemos pronto.

No Comments

Post A Comment