Gorbeia Suzien 2021 - Crónica Personal - ultrarunnerdreams
19891
post-template-default,single,single-post,postid-19891,single-format-standard,bridge-core-2.6.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.5,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

Gorbeia Suzien 2021 – Crónica Personal

Gorbeia Suzien 2021

Gorbeia Suzien 2021 – Crónica Personal

Introducción 

Hablar de la Gorbeia Suzien es hablar de una prueba muy especial a nivel personal que tiene como techo de carrera el monte Gorbea (1.481 m). Esta montaña es la cima más alta de los montes de Bizkaia y por tanto el objetivo de todo montañero bizkaino desde muy temprana edad. Como muchos ya conocéis, yo soy de Bilbao. A Bilbao se le conoce coloquialmente como el botxo porque se encuentra rodeado de montañas y una de ellas tiene especial importancia para todo montañero bilbaíno. El Pagasarri (673 m) es la cima a la que subimos desde muy pequeños y donde comenzamos a descubrir la montaña de la mano de nuestros padres. Es el balcón desde donde por primera vez, podemos ver lo que hay al otro lado de la montaña. Eso para cualquiera y especialmente para un niño hace que su mente vuele y quiera seguir subiéndose a otras montañas para continuar descubriendo el mundo.

Gorbea desde el Pagasarri
Gorbea desde el Pagasarri

La cima del Pagasarri está situada geográficamente, justo en frente de la cima del Gorbea. Desde la primera vez que la vi me cautivó. Yo quería subirme a esa montaña y comprobar lo que se veía desde allí arriba. Eran otros tiempos, pero fueron muchas las cimas de Bizkaia que ascendí antes de intentar el Gorbea. Antes de abordar la ascensión a la montaña más alta había que coger experiencia ascendiendo a las cimas menores. Siempre en la vida y desde muy pequeño, he aprendido a tener paciencia. Me han enseñado a hacer las cosas poco a poco y de esta manera tener posibilidades de alcanzar el objetivo que te has marcado.

«Coger atajos y tener prisa solo nos lleva a intentar plantear objetivos para los cuales no estamos preparados»

«Las redes sociales nos motivan a abordar retos para los que no tenemos ni experiencia, formación o entrenamiento. Esto nos lleva en el mejor de los casos a sufrir una frustración por conseguir algo para lo que no estamos preparados y en otras ocasiones a poner en riesgo nuestra vida. Lo queremos todo rápido y además queremos una foto o un video que certifique nuestra estupidez»

Amanece en Pagasarri y Gorbea de frente
Amanece en Pagasarri y Gorbea de frente

La primera vez que subí al Gorbea, tendría 14 o 15 años y lo ascendí desde Zeanuri, justo desde la plaza que sale de la Gorbeia Suzien. Me acuerdo coger el autobús que hace el trayecto Bilbao – Gasteiz y que tiene parada en Zeanuri antes de subir el puerto de Barazar. Uno de los principales retos de ese día era llegar hasta la cima del Gorbea, pero otro no menos importante era bajar a tiempo para coger el autobús de vuelta a Bilbao. 

Aun recuerdo el antiguo camino, que luego repetí en varias ocasiones y que no es muy diferente al de la carrera, salvo la zona de la autovía que en aquellos años todavía no se había construido y todo el tráfico de la carretera nacional pasaba por el medio del pueblo de Zeanuri. Recuerdo como después de la ermita de San Justo comenzaba lo que se conocía como “arrastra culos” y que hoy en día sigue siendo igual de resbaladizo para subir y para bajar. 

A diferencia de esa primera vez, que la subida y la bajada era por el mismo itinerario, en la Gorbeia Suzien al llegar a la ciima del Gorbea, descendemos hasta Isidroren Txabola para ascender a Aldamin (1373 m) y posteriormente comenzar el descenso a Zeanuri por Julianen Txabola, Lanbreabe y San Juan.

La carrera

La Gorbeia Suzien era una prueba que no se pudo realizar en 2020 debido a las restricciones impuestas debido al COVID y que se había aplazado para el 26 de septiembre 2021. Apenas habían pasado 2 semanas de nuestra llegada a la meta de la Canfranc-Canfranc tras haber completado sus 100 kilómetros y 8868 m+ de una de las pruebas más técnicas de las que se celebran en toda Europa.

 Llegada a la meta con Mario en la Canfranc Canfranc 2021  100 Km
Llegada a la meta con Mario en la Canfranc Canfranc 2021 100 Km

14 días no es tiempo suficiente para recuperarse después de una ultra y mucho menos de esta. Afortunadamente tras llegar a meta el domingo 12 de septiembre, el lunes 13 ya pude rodar en la bicicleta indoor con buena cadencia, lo que me permitió acelerar el proceso de recuperación muscular. A pesar de todo, esa semana la dediqué a ejercicios de estiramiento y a tiradas en bicicleta en casa. Con esto lo que se consigue es acelerar el proceso de recuperación y disminuir el impacto en las piernas. El martes previo a la carrera una prueba de 35 kilómetros en montaña me daba la confianza para ponerme en la línea de salida con garantías de poder llegar a la meta si no forzaba y si cumplía a rajatabla con la alimentación e hidratación para evitar los calambres.

La noche previa dormí muy poco, estaba más nervioso que en ninguna de las ultras que ya había corrido este año. Conocía el recorrido perfectamente y eso era lo que realmente me quitaba el sueño. Sabía perfectamente que iba a tener que sufrir mucho para poder completar la carrera y así fue.

Este año la Gorbeia Suzien es prueba puntuable “Skyrunner World Series” y “Golden Trail National Series”. Desde el punto de vista de un popular con el dorsal 366, lo único que cambia es que en la salida hay por delante 200 dorsales elite que saldrán muy rápido para intentar ganar esta prueba tan prestigiosa. Que la carrera salga rápida implica que muchos participantes tengan la tentación de ir más rápido de lo que realmente sus piernas están capacitadas y al final puedan tener problemas para terminar la carrera.

Diversión pero con control
Diversión pero con control

Otro cambio importante en la edición 2021 es que el patrocinador principal deja de ser TERNUA y pasa a ser SALOMON. Han sido muchos años con TERNUA a lo largo de los cuales los corredores de la Gorbeia Suzien hemos tenido el privilegio de probar productos desarrollados para la prueba y los cuales han salido a la venta tras recibir las indicaciones recibidas de los corredores. El producto que finalmente se ha presentado al mercado ha mejorado gracias a la aportación de muchos de los participantes de la Gorbeia Suzien.

El precio de la inscripción de esta carrera es de 70 euros. Este ha sido un punto ampliamente comentado tras recibir en la bolsa del corredor una camiseta del SALOMON que contrasta con las chaquetas técnicas o mochilas recibidas de TERNUA en ediciones anteriores.

Afortunadamente le acompañan: una pequeña cuña de queso Idiazábal de elaboración local, una botella de sidra y una crema de calabaza. Es cierto, que esta prueba requiere de sorteo por la gran demanda de inscripciones y que el organizador marca el precio, pero eso no quita para que la gran mayoría de participantes consideren elevado el precio de la prueba.

Tras pasar el control de material obligatorio ya tengo ganas de comenzar a correr. La salida se da puntualmente a las 10:00 AM. Como era de esperar los corredores élite salen a fuego y cuando los de delante correr te arrastra a correr. Mi estrategia está clara, tranquilidad y a guardar piernas para poder disfrutar de la bajada desde la cima del monte Aldamin (1376 m). Nos vamos a encontrar con mucho barro y si apretamos mucho ahora nos jugamos unos calambres que nos impedirán disfrutar del barro en la parte final de la carrera.

El primer tramo de asfalto es perfecto para quemar carbonilla y disparar las pulsaciones. Pero siempre controlando y regulando. La gente a pie de carretera y de caserío no para de animar y eso te impulsa hacia arriba. En seguida, aparecen las primeras pozas de barro y la gente intenta buscar el mejor sitio para pasar. Si no te llenas de barro ahora, lo harás dentro de un rato así que para evitar cualquier tipo de torcedura casi lo mejor es pasar por el medio. El desnivel no nos da tregua y seguimos ganado a gran velocidad. Esta parte inicial además de tener desnivel y barro se va rápido. Por fin, entramos en el bosque que nos conduce al primer avituallamiento San Justo (Km 3). Este me lo salto, He salido con un litro de agua y si la previsión no falla no tendré que parar hasta el avituallamiento que se encuentra en la puerta del refugio del Gorbea (Km 9).

Soltado piernas
Soltado piernas

Una vez pasado San Justo, comienza “arrastra culos”. A la fuerte pendiente, le tenemos que sumar el barro y los tapones que se forman en las zonas más resbaladizas. Si quieres evitar los atascos, la solución es sencilla: ir más rápido. Este año toca ir guardando, no sé hasta donde van a dar las piernas. El entrenar y correr carreras de ultra distancia, te dan un gran fondo, pero tus piernas se vuelven lentas. Este año ha sido cargar kilómetros y correr de la forma más eficiente para gastar lo menos posible y eso implica mantener un ritmo cardiaco bajo. En las primeras rampas ya hay atasco y esta vez lo agradezco, aunque hay que vigilar el tiempo para no tener problemas a final de carrera con las horas de corte.

Superando el Portillo de Atxebagi
Superando el Portillo de Atxebagi

El camino sube de frente y nos conducirá al portillo de Atxebagi (760 m), entre las rocas, descubriendo, así, la meseta somital de Zanburu, cubierta por la roca (lapiaz). Tras un rato sin poder correr volvemos a soltar un poco de piernas. Tras una pequeña bajada continuamos subiendo por lo que antes era un bosque precioso y ahora está todo talado.

Desolador paraje
Desolador paraje

El paisaje es desolador, parece que ha pasado un huracán. Esta zona tradicionalmente ha tenido mucho barro, pero el olor de los abetos y la poca luz que dejaban entrar lo convertía en un lugar mágico que a golpe de motosierra ha desaparecido. Menudo bajón emocionar y lo peor es que hay que seguir subiendo.

Llegando a la pista de Pagomakurre
Llegando a la pista de Pagomakurre

Por fin, vemos la pista que parte del aparcamiento de Pagomakurre. Nunca pensaría que me alegraría tanto por ver esa horrorosa pista de piedra. Ya estoy en el avituallamiento de Andramariortu (Km 6). Tampoco paro en este y comienzo a subir la fuerte pendiente que nos lleva a pie del Lekanda (1309 m) donde giramos a mano derecha. Aquí comienza mi carrera.

Felicidad máxima #ultrarunnerdreams
Felicidad máxima

Ahora afrontamos un tramo muy corredero que me permite comenzar a soltar piernas. Ya he soltado el freno de mano y empiezo a disfrutar. La bajada hasta las campas de Arraba se realiza por hierba y se puede bajar muy rápido. Yo prefiero acortar la zancada y aumentar la frecuencia o cadencia. El impacto es menor y las piernas se oxigenan mejor.

Refugio de la federación de montaña
Refugio de la federación de montaña

En las campas hay mucha gente animando, se agradece mucho. Una vez en la pista que lleva al refugio de la federación solo queda acelerar el ritmo y aprovechar este tramo para ganar tiempo al crono. Llego al avituallamiento del refugio de la federación (Km 9). Durante la subida he ido tomando pastillas de sales 226ERS Sub9 y bebiendo, la humedad es muy alta. Desde hace un buen rato estamos sudando a tope.

Asegurando el paso
Asegurando el paso

En el avituallamiento, tomo un gel, relleno los dos bidones, como media barrita que la termino subiendo camino del cordal que nos conducirá hasta la cima de Artalarra (1163 m) y de aquí por Gatzarrieta comenzar el descenso hacia el avituallamiento situado en el GZT Aterpea (Km 11). Esta zona es de las más divertidas de la prueba y si vas bien en roca se puede ir muy rápido, aunque debes evitar forzar los adelantamientos si la persona que te antecede necesita un poco más de tiempo para superar determinadas zonas un poco más técnicas.

Llegando a la cima de Gorbea
Llegando a la cima de Gorbea

Ahora comienza una dura subida de 3 kilómetros que nos conducirá a la cima del Gorbeia (1481 m). Este tramo no presenta ninguna dificultad técnica más allá del propio desnivel. Lo subo a ritmo de ultra, no al de Skyrunner aunque me permite ir adelantando a gran cantidad de participantes que se les está atragantando la subida y no es para menos. Casi llegando a la cima se encuentran Gorka y Maria del club Amurrio Trail Taldea al que pertenezco.

Sus ánimos me dan el último empujón para llegar a lo más alto. Como es tradición cada vez que subo este monte toca dar un besazo a la figura de la imagen de la virgen de Begoña que se encuentra al pie de la cruz. A pocos metros se encuentra el avituallamiento de la Cruz de Gorbea (Km 14). Saco el vaso y cojo agua para tomarme una nueva pastilla de sales.

Ahorro y eficiencia
Ahorro y eficiencia

Ahora comienza una fuerte bajada muy sencilla por hierba que invita a corre muy rápido. Hay que tener cabeza o puedes reventar las piernas que las vas a necesitar en el momento que llegues a la zona de piedras. Esta zona es bastante técnica, roca al inicio y barro al final perfecta para disfrutar si tienes piernas y yo las tengo. Estas zonas las disfruto mucho, especialmente la zona de roca. En el barro hay que tener más cuidado de no resbalar demasiado y comerte un árbol como me ha pasado en alguna edición anterior.

Con tanta diversión casi ni me doy cuenta del que ya estoy en el avituallamiento de Isidroren Txabola (chabola de Isidro) Km 17. Desde aquí todo subir hasta Aldamin (1373 m). Aprovecho el avituallamiento para rellenar los bidones, toar un gel y salir comiendo una barrita. Justo a la salida del avituallamiento me encuentro con Patxi Godoy y José María Anduaga. Patxi es el compañero de entrenamientos y aventuras de Isidor Caballero Bravo (ISI) con quien he compartido este año VDA – Val d’Aran by UTMB y Canfranc-Canfranc 100 Km. Hemos conectado en el minuto uno. Cualquiera diría que nos conocemos de toda la vida. Comenzamos a hablar y casi sin darnos cuenta estamos a pie del Aldamin. La verdad que este tramo, otros años, se me han hecho un poco largo, pero este, el tiempo ha volado.

Con ganas de seguir hablando
Con ganas de seguir hablando

El tramo final de Aldamin es bastante fuerte, pero lo realizamos todos a buen ritmo, conocedores que a partir de aquí todo bajar. En el primer tramo de la bajada, me resbalo entre rocas y me golpeo el muslo derecho. El dolor es bastante intenso, pero parece que solo es un golpe que, aunque duele no parece que vaya a más. En muy poco tiempo, llego a la bajada normal que viene desde la cima del Gorbea. De nuevo piedras y de nuevo diversión a tope. Tras atravesar Egiriñao, giramos a la derecha, dirección Aldamiñape donde se encuentra la txabola de Julián (Julianen Txabola), avituallamiento (Km 21). 

El tramo entre Eguiriñao y Aldamiñape es corto, pero siempre está lleno de barro y esta ocasión, no iba a ser diferente. En esta ocasión, además, se ha formado un pequeño tapón de participantes que debemos tomarlo con mucha calma. El camino es bastante estrecho y debemos tener mucho cuidado para no hacernos daño. Con un poco de calma, conseguimos pasar todo el grupo sin dificultades.

Antes de llegar al avituallamiento, comienzo a comer una barrita que termino justo en el propio avituallamiento. De esta manera, el agua que bebo en el avituallamiento me sirve para digerir la barrita con tranquilidad. Bebo tranquilo y repongo los bidones. Es muy importante tomar las barritas y los geles con abundante agua. Esto ayuda al estomago a no tener que hacer un trabajo extra y que puede acabar provocando algún problema de estómago. Es muy importante comer, pero sobre todo es importante ir aprendiendo cuando y como a tu cuerpo le sienta mejor. 

Del avituallamiento salgo con mis dos compañeros de carrera. Aprovecho para comer 2 trozos de plátano. Siempre me funcionan muy bien. Tras una corta subida, comenzamos una fuerte bajada que termina en las campas de Arimegorta. El terreno es sencillo y se puede ir bastante rápido. Casi sin darnos cuenta, llegamos al refugio de Haginalde que marca el inicio de un sector complicado por el barro. El primer tramo está comprendido entre el citado refugio y el canal de agua que va a desembocar en el embalse de la central eléctrica de Lanbreabe.

La primera parte del tramo este año está muy bien para correr, pero la parte final está muy delicada y la única opción es intentar mantener el equilibrio mientras patinamos por el barro. El segundo tramo está comprendido entre el inicio del canal y el embalse. Es una zona bastante llana donde se puede correr rápido a pesar del barro que estamos encontrando. Al llegar al embalse debemos tener cuidado con una fuerte y muy empinada bajada donde en alguna de las ediciones anteriores he terminado parando en una piedra, así que cuidado. En este punto comienza el tercer tramo que terminará en el avituallamiento Lanbreabe (Km 27).

Concentración y ritmo
Concentración y ritmo

Este tramo es el más divertido de la Gorbeia Suzien pero también el que más barro tiene. Tras una breve subida, alcanzamos una pista que tiene un aspecto extraordinario pero que no es nada representativa de lo que nos vamos a encontrar a continuación. En la primera parte la bajada no tiene mucho desnivel y las pozas de barro no son continuas. Según el descenso se hace más evidente, desaparece la pista y todo es barro. La única solución en esta parte de la carrera es tener buenas piernas, algo de técnica y mucha suerte de no engancharte con una rama e ir de morros al barro. La bajada es muy divertida y lo disfruto mucho. No te puedes desconcentrar ni un momento o te vas al suelo. El barro es la señal de identidad de esta prueba.

Tras un buen rato donde el protagonista es el barro, llegamos a una pista más seca y rota que marca el final de este tramo. Tras un giro a la derecha y ascender durante 500 metros alcanzamos la pista que nos lleva directos al avituallamiento. Esta parte final es muy corredora y se va muy rápido. Después de tanto barro la sensación es extraña. Aunque se agradece no encontrar barro, por lo menos la cabeza la podemos relajar un poco.

Intentando pisar plano
Intentando pisar plano

En el avituallamiento de Lanbreabe (Km 27) tomo un gel y salimos los tres, rumbo al avituallamiento de San Juan (Km 28). Este tramo tiene trampa y esconde una subida que duele mucho al final de carrera, aunque realmente no es ni tan dura ni tan larga. Es más, el impacto psicológico de encontrártela de repente, si pensabas que ya era todo bajada hasta la meta que otra cosa. Nosotros la subimos andando a un ritmo cómodo, no nos volvemos locos y a la larga el coste beneficio compensa. No fundirte en esta subida, supone que vas a tener piernas para una vez coronada esta subida puedas dar gas a fondo hasta la meta.

No paramos en el avituallamiento. El primer tramo de asfalto lo hacemos muy rápido y cuando tras una breve subida enlazamos con la pista que definitivamente nos lleva a Zeanuri el ritmo aumenta. Disfrutamos mucho esta bajada por el bosque. Estamos felices y muy contentos del trabajo realizado. Estamos disfrutando de esta prueba. Es a lo que hemos venido: a disfrutar y a pasar un buen rato en compañía de amigos. El tiempo y el puesto personalmente no tiene relevancia, disfrutar con lo que haces si la tiene. Más si cabe cuando lo has dado todo y te has reservado lo justo para un caso de emergencia.

Últimos metros de Gorbeia Suzien 2021
Últimos metros de Gorbeia Suzien 2021

Llegamos al pantano de Zeanuri y al inicio del último kilómetro de carrera. Es en asfalto, pero ligeramente hacia abajo. Este último kilómetro lo estamos disfrutando mucho y eso provoca que nuestro ritmo sea alto y podamos ir adelantando gente que termina un poco más tranquila.

«A todo corredor nos gusta ir rápido, pero debemos de ser conscientes de lo rápido que en cada momento nuestro cuerpo es capaz de correr«

Ya se oye el ruido de la meta. En ediciones anteriores se entraba por el puente que hemos cruzado al inicio de la prueba, pero en esta no. Tenemos que seguir bajando hasta la carretera que atraviesa el pueblo y tras un giro a la derecha llegar a la línea de meta. Al llegar no puedo contener la alegría de poder haber completado esta aventura en tan buena compañía y doy un grito. Estoy muy feliz por haber podido gestionar un cuerpo cansado con pocas ganas de ponerse un dorsal para correr. El tiempo final en meta es de 5 horas 31 minutos 47 segundos, puesto 320

Agradecimiento máximo
Agradecimiento máximo

La zona de meta es una locura. Está abarrotada de gente. Lógicamente no es por nosotros. Hemos llegado en la entrega de premios. Particularmente quien haya ganado me resulta indiferente. Noto el contraste entre el silencio y la paz que he sentido durante la barrera y la locura de gente al llegar a la meta. Este año no tenemos avituallamiento a final de carrera. Lo han sustituido por un refresco y una bolsa que contiene una botella de agua y un yogurt. Debido a las restricciones COVID no es posible un avituallamiento. Si es posible una entrega de premios masiva y sin mantener las distancias. Estamos todos locos.

Este año se ha suprimido la comida de hermandad, aunque te entregan una tarjeta para recoger la comida en envases de plástico. Tampoco hay duchas, pero se mantienen las mangueras a presión para limpiar piernas, zapatillas y lo que proceda con unas importantes colas donde los corredores respetan las medidas COVID marcadas.

Conclusión

Personalmente y desde el punto de vista de un corredor aficionado a las carreras de montaña, el patrocinador principal se ha comido a la Gorbeia Suzien. No ha sabido mantener la esencia, tal y como lo había hecho en años anteriores TERNUA.

Muchas cosas están cambiando. Dentro de pocos veremos motos eléctricas de enduro persiguiendo a corredoras y corredores por las montañas para que el espectador desde su casa pueda ver con todo detalle la marca de zapatillas del atleta. Ya está pasando en el ciclismo profesional donde hay más motos de prensa y televisión que ciclistas. Los espectadores estamos dispuestos a pagar plataformas de pago con tal de ver el deporte con todo detalle desde nuevo sofá. O se ve en el futbol, donde no importa planificar partidos a las 23:00 con tal que puedan ver en China el partido a la hora de comer.

De momento, en la Gorbeia Suzien la salida ya no es las 09:00, AM como ha sido hasta esta edición, sino a las 10:00. Lo que supone al corredor popular correr a las peores horas del día. Desgraciadamente esta año en el pelotón de los populares el tema de conversación era: la bolsa del corredor, el cambio de la hora de salida y la supresión de la comida popular. Hay quien planteaba la opción de dar la salida a las 07:00 AM y que los elite saldrían a las 10:00 AM. La foto de salida no quedaría tan bonita pero siempre se podría hacer un montaje. Encontrar los caminos pisados como los hemos encontrado nosotros seguro que darían lugar a espectaculares fotos.

El equipo de Gorbeia Suzien 2021
El equipo de Gorbeia Suzien 2021

La realidad es que el mundo esta cambiando muy rápidamente y todos nosotros estamos implicados tanto en los cambios buenos como en los malos. En nuestras manos está construir el mundo que queremos. Una de las pocas cosas buenas que nos ha enseñado el COVID es que se puede disfrutar de correr por la montaña sin necesidad de tener puesto un dorsal. Tanto el itinerario de la Zegama como de la Gorbeia Suzien está abiertos todo el año para poder disfrutarlo. Algo más complicado son las carreras de 100 millas donde disponer de la logistica para poder abordar los itinerarios de forma integral es muy difícil pero incluso en este caso seguro que surgen agencias especializadas en proporcionar esta logística.

No quiero terminar esta crónica sin agradecer, a los habitantes y voluntarios de Zeanuri por volcarse en los corredores. Ellos son los verdaderos protagonistas de la Gorbeia Suzien. Su amabilidad y cariño queda grabado en todos nosotros. Y para terminar, aplaudir el perfecto trabajo gestionando los aparcamientos. Realmente espectacular.

Un saludo equipo

Recorre las montañas a tu ritmo #recorrelasmontañasturitmo

No Comments

Post A Comment