Ehunmilak 2.022 - El viaje a través de las 100 millas vascas - ultrarunnerdreams
Sueños de un corredor de carreras de ultra distancia.
Atletismo, Cross Country, Trail, Ultra Distancia, carreras de montaña, material, entrenamientos, sueños, crónicas de las principales carreras, opiniones, hidratación, nutrición deportiva
21747
post-template-default,single,single-post,postid-21747,single-format-standard,bridge-core-3.0.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-28.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.8.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

Ehunmilak 2.022 – El viaje a través de las 100 millas vascas

Equipo Ehunmilak 2022

Ehunmilak 2.022 – El viaje a través de las 100 millas vascas

INTRODUCCIÓN

Resulta complicado condensar en una crónica lo vivido el fin de semana de la Ehunmilak 2.022. Tras 2 años sin celebrarse, como consecuencia de la situación sanitaria vivida durante los años 2.020 y 2.021 provocada por el COVID-19, la edición de 2.022 se esperaba con muchas ganas. El 8 de julio de 2.022 era el día elegido por la organización para la Ehunmilak 2.022.

Tras haber participado en tres ocasiones en la g2h (88 Km y 6.000 m+), era el momento apropiado para ponerme en la línea de salida de la Ehunmilak (168 Km y 11.000 m+). Curiosamente, a pesar de ser 100 millas cerca de casa, el respeto y la dureza de esta prueba me habían llevado a no incluirla antes en mi calendario de carreras.

Una aventura como las 100 millas vascas te va a poner a prueba en cada kilómetro. Es un viaje para disfrutar a pesar de la dureza de su recorrido y esto solo se logra con una preparación física, nutricional y mental acorde a la dureza de la prueba. El estómago, el hígado y los riñones sufren mucho ante este tipo de esfuerzos y sin una preparación adecuada las consecuencias pueden ser fatales para la salud del participante.

Ehunmilak recorre el Goierri, es decir las «tierras altas» de nuestro pais. En su recorrido, se mezclan frondosos hayedos con el que encontramos entre Lizarrusti y Etxegarate o impresionantes pastos altos como los que encontraremos en la Sierra de Aralar. Es un viaje a lo más profundo de la cultura vasca:, Es una viaje entre sus pueblos: Beasain, Zumarraga, Azpeitia, Tolosa, Amezketa, entre sus gentes y entre sus montañas más icónicas y mágicas. Montañas que son el patio de juegos de sus habitantes desde muy pequeños. El pueblo vasco tradicionalmente ha estado muy ligado a la tierra y a los astros (sol y luna) como responsables de la prosperidad de sus cosechas. La mitología vasca está muy ligada al cuidado de los bosques, a la tierra y la montaña.

Los vascos desde muy pequeños aprendemos a amar y a respetar la naturaleza. Nos sentimos parte de ella y por esa razón estamos tan a gusto en ella. El olor de lo hayedos, la niebla que todo lo envuelve y que convierte cada lugar en mágico o el barro con el que desde muy niños hemos disfrutado convierten cada minuto en la montaña en algo mágico. Ehunmilak es una oportunidad para poder estar muchas horas en contacto con esa naturaleza que tanto amamos y que tanto nos da cada día.

Ehunmilak 2.022, tiene un desnivel de 11.000 metros y sin embargo salvo el tramo de Mandubia (1.050 m+) o el de Zelatun (1.020 m+) no exceden de los 1.000 m+ pero en algún sitio tienen que estar estos 11.000 m+ y vaya sí están. Muchas subidas cortas pero muy intensas van apareciendo a lo largo de todo el recorrido poniendo a cada participante al límite de su paciencia.

Todo lo que se sube, se tiene que bajar y las bajadas en Ehunmilak son tan míticas como las subidas. Los 5 Kms de calzada romana antes de llegar al avituallamiento de Azpeitia no pasan desapercibidas para las piernas de ningún participantes y que decir la bajada desde el Collado de Andreatz hasta el avituallamiento de Oazurtza con 148 Km acumulados en las piernas.

Todo ello convierte esta aventura en un viaje personal e intimo a lo largo de las 100 millas de este recorrido. 100 millas donde la dureza de sus desniveles se mezcla con la belleza de sus paisajes y de las gentes que tienes la oportunidad de conocer a lo largo de tu aventura.

Ehunmilak es una aventura que siempre he esquivado porque nunca me he sentido preparado físicamente y mentalmente para abordar lo que iba a exigir de mí. No creo que sean las 100 millas más difíciles que haya recorrido pero sí las que más exigen de ti en cada kilómetro. La regularidad, la constancia el aprender a guardar para lo que está por venir pueden ser algunas de las claves para completar con éxito este viaje.

Esta crónica resume mi viaje personal a través de las 100 millas vascas en su edición de 2.022. Un viaje que he tenido la suerte de compartir con amigos, familia y todos los voluntarios que durante toda la aventura se han preocupado de hacer de esta experiencia personal, algo mágico.

PREVIA A LA CARRERA

En años anteriores, lo normal era llegar a Beasain sobre las 17:00 con tiempo para recoger el dorsal, entregar las bolsas de vida y ver la salida de la ehunmilak. La g2h sale a las 23:00, con lo que tienes tiempo de sobra para tras ver la salida dar una vuelta por el pueblo, cenar pronto y aprovechar para dormir un poco antes de la carrera.

Este año 2.022 éramos nosotros los que salimos a las 18:00 y además la hora máxima para recoger el dorsal y hacer la revisión de material eran las 15:00. La comida organizada por la organización para los participantes «para party» comenzaba a las 12:30 y acababa a las 16:00, Este tipo de eventos previos a la carrera, me ponen un poco nervioso. Prefiero esas horas antes a una carrera tener la mente lo más tranquila y descansada posible. Ya habrá kilómetros y horas para pensar en la propia carrera.

Este año tenía la suerte de contar como asistentes a Ainhoa y a mi hermano, Asier. Además no me iba a tocar conducir. Asier llevaba la furgoneta con la que luego me harían todo el seguimiento de carrera. Además contábamos con Zeru, un ayudante de 4 patas que se encargaría de animar a los asistentes en aquellos momentos donde el sueño te vence. Total que iba como un auténtico privilegiado, a furgoneta puesta.

La salida de Bilbao fue sobre las 11:30 y para las 13:00 ya habíamos aparcado en el parking que había reservado la organización en Beasain para los participantes. Este parking está perfectamente situado: muy cerca de la línea de salida / meta, zona de entrega de bolsas de vida y de la zona de recogida de dorsales. Durante el desarrollo de la prueba había mini autobuses que te llevaban de la meta al polideportivo municipal y que traía de vuelta tras haberte duchado y comido algo en el avituallamiento de meta que tenían instalado en el frontón del citado polideportivo.

Recogida Dorsal
Recogida Dorsal y revisión de material

Nada más llegar, lo primero que tengo costumbre de hacer es pasar el control de material y recoger el dorsal. Además en ehunmilak todo los participantes llevamos, por seguridad, una baliza GPS y nos entregan dos sacos grandes, uno por base de vida, donde depositamos el material que creemos que vamos a poder necesitar.

Generalmente en una bolsa de vida, se suele llevar: un par de zapatillas, ropa completa de cambio y nutrición para el tramo que comienza. Los avituallamientos están muy bien surtidos pero generalmente nos suele gustar llevar barritas y geles por si nos entra el hambre o tardamos más de lo previsto en los tramos de la carrera. Además las condiciones climáticas pueden condicionar que necesitemos más aporte de carbohidratos o de proteínas

Bolsas de Vida de Tolosa y Etxegarate
Bolsas de Vida de Tolosa y Etxegarate

En la foto previa, vemos a Juan Manuel y a ISI con las bolsas de vida ya preparadas y listas para entregarlas en la zona que ha habilitado la organización a tal efecto. Afortunadamente no estaba muy lejos de la zona de aparcamiento. Al final, en estas bolsas acabamos metiendo demasiadas cosas y acaban pesando más de la cuenta. Siempre acabamos metiendo algún «por si acaso» que rara vez necesitas pero que si no lo tienes, lo hechas en falta.

Personalmente las bolsas de vida, las preparo en casa y lo único que tengo que hacer es introducir el material en las bolsas que te proporcione la organización. El día de la prueba y especialmente en las horas previas, no estamos para tomar muchas decisiones. De la misma manera, cuando hay revisión de material en la recogida de dorsales, en lugar de tener todo el material cargado en la mochila, lo llevo todo fuera y de esta manera es mucho más rápido hacer la revisión del material.

La revisión de material obligatorio en Ehunmilak 2.022 es muy detalla y por ello la recogida de dorsal se convierte en una tarea un poco laboriosa. Se tarda un rato y es algo que se debe tener en cuenta si vamos un poco justos de tiempo.

Por fin tenemos dorsal
Por fin tenemos dorsal
Ganas de empezar Ehunmilak 2022
Ganas de empezar Ehunmilak 2022

Por fin, ya tenemos el dorsal y además estoy más tranquilo que en otras ocasiones. También es cierto, que el tiempo atmosférico acompaña. El sol siempre anima mucho y el calorcito siempre sienta muy bien. Una vez, que ya tenemos el dorsal y hemos entregado las bolsas de vida, el siguiente orden del día es, decidir dónde ir a comer. La verdad que lo tenemos bastante claro.

En todas las ediciones siempre hemos ido a comer al Batzoki de Beasain y este año no iba a ser una excepción. Preguntamos y nos preparan una mesa para poder comer dentro con Zeru, sin molestar a nadie. El menú del día incluye pasta y de segundo, bonito con pimientos. También me suele gustar comer algo de carne antes de la carrera pero en alguna ocasión no me ha sentado muy bien y he estado comiendo carne las primeras horas de la ultra.

La comida nos la tomamos con calma. Hay muchas ganas de hablar y pocas ganas de hablar de la carrera. Tras la comida, lo siguiente es descansar e intentar dormir un rato. Este año, hemos cambiado el hotel por la furgoneta. En montar la cama, Asier no tarda nada y en unos minutos ya tengo el lugar perfecto para descansar. Hace bastante calor, así que le digo a Asier que me deje todas las puertas abiertas para que circule el aire. El colcho es muy cómodo y perfecto para estar tumbado y descansar. He decidido dormir una hora de 16:00 a 17:00. Ainhoa y Asier aprovechar para dar una vuelta y comprar agua fresca para rellenar los bidones de salida. Quedamos que a las 17:00 me despierten. La salida es a las 18:00 pero a las 17:30 habrá que estar en la zona de meta.

La primera tarea después de la siesta es preparar la mochila de carrera. Todo está ya pensado con anterioridad y todo tiene su sitio. A lo largo de los entrenamientos, ya he cargado con todo el material con el que voy a correr esta Ehunmilak 2.022.

LA CARRERA

En esta crónica se va a narrar lo vivido en cada uno de los tramos que componen este viaje. La intención es contar lo vivido y remarcan aquella información que puede ser de interés para participantes en futuras ediciones de Ehunmilak. Este viaje comienza como en tantas ocasiones con un café solo. El café es algo que me apasiona y que me reconforta. NO es algo que me active especialmente, simplemente me sienta muy bien.

Momentos antes de la salida
Momentos antes de la salida

La imagen previa, refleja uno de los momentos más duros de cualquier carrera y especialmente si por delante tenemos 100 millas. En este monte, te despides de la familia y te dispones a entrar en la zona de salida. Esa media hora, más o menos, previa a la carrera en solitario se hace duro y hay que tener cuidado de pensar demasiado, no merece la pena. Tanto a Ainhoa, como a Asier los volveré a ver en el avituallamiento de Zumarraga y sin duda será un momento muy especial, tras los primeros kilómetros de estas 100 millas.

A punto de darse la salida a ehunmilak 2022
A punto de darse la salida a ehunmilak 2022

En esta foto, ya estamos metidos en la zona de salida y ya con ganas de que todo comience. El trabajo de los fotógrafos de Festak es espectacular. Te los vas encontrando en todas las carreras y al final se convierten en compañeros de aventuras. Que menos que dedicarles una sonrisa, aunque sea lo último que quizás nos pueda apetecer.

Equipo Ehunmilak 2022
De Izq. a dcha. Sergio, Aitor, Juan Manuel, Isi, Ibai, Oscar, Mikel

En esta edición, no estoy solo. Cuento con grandes compañeros de viaje, algunos con los que he compartido ya muchos kilómetros, como ISI y Juan Manuel en Val d’Aran by UTMB (VDA) y Canfranc-Canfranc 100 Km y otros nuevos como Sergio, Ibai, Oskar y Mikel. Un auténtico placer poder compartir kilómetros con todos ellos. Contar con el apoyo de un equipo es fundamental, especialmente en los minutos previos a la salida, en la que los nervios están a flor de piel. Poder estar hablando un rato de cualquier asunto ajeno a la carrera, te quita un poco de presión.

01. BEASAIN – MANDUBIA >

Sector 1 - Ehunmilak 2.022
Sector 1 – Foto: ehunmilak©

Por fin a las 18:00 se da puntualmente la salida a esta Ehunmilak 2022. Salimos 1.300 participantes y con tanta cantidad de gente, los metros iniciales se hacen difíciles de correr. A pesar de ello, salgo muy fuerte buscando los huecos para ir pasando gente y encontrar huecos donde poder correr mucho más cómodo. En años anteriores, en la primera subida se ha formado un tapón importante y por esa razón salgo fuerte para intentar librar esta situación que se provoca al dejar la pista principal y entrar en una zona de «single track«

Cogiendo ritmo en ehunmilak 2022
Cogiendo ritmo en ehunmilak 2022

Aprovecho la recta de salida para coger ritmo. El grupo en general, sale muy fuerte. La gente tiene ganas de correr y parece mentira que por delante tengamos todavía 100 millas de carrera. Los metros iniciales de un 100 millas, siempre te duele todo. La mochila siempre la tienes incómoda y si no tienes un poco de experiencia te puedes volver loco intentando ajustarla. Por eso, es tan importante haber entrenado previamente con todo el material de carrera y con la nutrición / hidratación que estimemos que vayamos a necesitar. En mi caso, la mochila, la sentía muy incomoda pero no la he tocado nada y poco a poco se ha ido ajustando.

Primeros metros ehunmilak 2022
Primeros metros ehunmilak 2022

Nada más girar a la derecha, comienza el primer kilómetro vertical del día. La subida a Usurbe (703 m). En la cima hay un repetidor de televisión que es visible tanto desde Beasain, como desde Ordizia y siempre se ve muy arriba. En esta edición la organización a eliminado el tramo de single track que provocaba el tapón y la subida se hace por una pista que se puede correr muy rápido, siempre y cuando seas capaz de aguantar el ritmo.

Tienes que tener muy claro, cual es tu ritmo. Al inicio de un 100 millas, estás a tope de fuerzas y de motivación pero solo la experiencia te enseña como correr rápido pero eficientemente. Rápido pero sin gastar fuerzas o cargar grupo musculares que luego vayas a necesitar..

La subida la estoy realizando con el grupo, pero sin embargo el desnivel está aumentando y todavía no he sacado lo palos. Estoy cargando demasiado mis aductores y el viaje acaba de comenzar. Decido sacar los palos y eso me supone perder el grupo. No me preocupa, en absoluto, tengo muy claro cuál es el ritmo que tengo que seguir en estas 100 millas. Yo tengo que hacer mi carrera, con independencia del resto de participantes.

Con los palos voy más lento pero mucho más descansado de piernas. La diferencia es brutal. Gracias a los palos consigo llegar a la cima de este primer pico, muy descansado y todavía voy a poder descansar un poco más en la bajada siguiente.

Control en Mandubia
Control en Mandubia

El primer avituallamiento de Mandubia, llega muy rápido. Casi sin darnos cuenta, ya estamos entrado en el avituallamiento. la cantidad de gente que hay animando es algo que abruma mucho. Es una sensación super agradable pero que a mí me pone un poco tenso. Tanta gente gritando y animando me poco un poco nervioso. especialmente en los avituallamientos.

Llegada a Mandubia
Llegada a Mandubia

Nada más entrar en el control me doy cuenta que el dorsal, se me ha plegado. Habitualmente en las carreras de 100 millas, el dorsal lo pongo dentro de una funda de esa manera, De esta manera, si se suda mucho, el chip de marcaje no se despega y por tanto no hay riesgo de que se pueda perder. El dorsal de la Ehunmilak 2.022 es de tela y pesa muy poco. Con los saltos, se ha plegado y no se ve el número. Me pongo nervioso intentando solucionar el problema.

Estoy más pendiente del dorsal que dé comer y beber algo en el avituallamiento. Poco a poco me tranquilizo. Me doy cuenta que no lo puedo resolver sin perder demasiado tiempo. Afortunadamente, hago un «HARD RESET» y me olvido del dorsal. Cuando llegue al avituallamiento de Zumarraga está Ainhoa y mientras yo estaré comiendo y bebiendo ella seguro que resuelve el problema. Poco a poco me voy relajando y de nuevo todo vuelve a estar bien.

02. MANDUBIA – ZUMARRAGA >

Sector 2 - Ehunmilak 2.022
Sector 2 – Foto: ehunmilak©

Salgo del primer avituallamiento bastante más tranquilo de lo que había entrado. El grupo vuelve a estar junto. Este avituallamiento lo conocía de la carrera Domusa Teknik 40 MLK y me hace mucha ilusión saber dónde me encuentro. En la prueba citada era mitad de carrera y en este caso en Ehunmilak 2.022 es el kilómetro 10..

Sergio abriendo el grupo
Sergio abriendo el grupo

El inicio del sector se puede correr muy bien pero enseguida comienzan las cuestas y afortunadamente en este caso, en un frondoso pinar. En esta ocasión, el compañero Sergio tira de mí y yo a rueda. Todo un lujo poder contar con la ayuda del grupo para ir superando desnivel y avanzando kilómetros.

Saliendo de Mandubia en grupo
Saliendo de Mandubia en grupo

Siempre hay un momento para dedicar una sonrisa aunque esta sea un poco forzada. Las subidas y las bajadas vuelven a ser continuas pero yo recuerdo que por esta zona todavía tenemos pendiente un paredón.

Cima de Izazpi
Cima de Izazpi – Menuda subida

Antes de comenzar el descenso hacia el avituallamiento de Zumarraga, tenemos que superar la cima de Izazpi (973m+). La subida a ritmo no supone ninguna dificultad, Es una subida con mucho desnivel pero que no nos lleva demasiado tiempo. Alcanzo la cima en primer lugar, seguido de Juan Manuel y de ISI. A partir de aquí, nuestro próximo objetivo es alcanzar la localidad de Zumarraga. La bajada, la realiza ISI a fuego. Parece que le persiguen y la verdad que sí, el baja y nosotros detrás.

Llegada a Zumarraga
Llegada a Zumarraga

La llegada a Zumarraga es espectacular. Menudo ambiente hay en el pueblo. La gente está volcada en la carrera y no para de animar en ningún momento. Es cierto, que veníamos rápido, pero también es cierto, que en el momento que hemos pisado el pueblo, el ritmo se ha duplicado. Son un lujo, los avituallamientos que se realizan en los mismos pueblos. Dan mucha vida a la carrera.

03. Zumarraga – Gorla >

Sector 2 - Ehunmilak 2.022
Sector 3 – Foto: ehunmilak©

El avitullamiento de Zumarraga es muy completo. A la entrada le indico a Ainhoa que tengo un problema con el dorsal y si me puede ayudar a resolverlo. Lo primero que hago es quitarme el portadoras que lleva enganchado el dorsal y se lo entrego a Ainhoa. En este avituallamiento estoy mucho más centrado y me dedico a comer y a beber. He podido ver en algún video, como a la salida de Zumarraga tenemos ya una subida importante que termina en  Cruz de Irimo (849 m)

Reponiendo en Zumarraga
Reponiendo en Zumarraga

Literalmente, como a dos manos. Mal no me va a venir. Mientras tanto, Ainhoa sigue trabajando en el dorsal. Enorme el trabajo de la asistencia a lo largo de todo este viaje. Al avituallamiento hemos llegado muy rápido tanto Juan Manuel, como yo, persiguiendo a ISI. Poco a poco, el resto del grupo va llegando al avituallamiento.

Saliendo de Zumarraga
Saliendo de Zumarraga
Salida de Zumarraga
Salida de Zumarraga

Salimos del avituallamiento Juan Manuel y yo. Isi se queda con el resto del grupo. Me estoy quedando un poco frío. He podido comer y beber muy bien. El dorsal ya lo tengo perfectamente arreglado, una cosa menos de la que me tenga que preocupar. Por delante nos espera 750 m+ hasta el siguiente avituallamiento. La subida hasta la Cruz de Irimo (849 m) se hace larga pero cómoda. Gracias al empleo de los palos, hacemos una subida cómoda. Un poco más adelante de coronar la cima, decidimos poner el frontal. El anochecer ha sido muy luminoso y hemos apurado el tiempo al máximo antes de encender la luz.

La llegada a Gorla nos indica que de verdad hemos entrado en plena noche. El avituallamiento de Gorla, es mucho más grande de lo que yo me esperaba. La idea es beber más que comer y salir cuanto antes para no despistarnos demasiado. Justo cuando salimos del avituallamiento, llegar el grupo liderado por ISI. Ellos tienen la intención de cambiarse algo de ropa para pasar la noche. Juan Manuel y yo decidimos tirar hacia delante. vamos a un ritmo bastante constante. Rápido pero cómodo para nosotros dos. Parar mucho en los avituallamientos nos corta el ritmo y nos podemos quedar fríos.Seguro que en cualquier momento, el grupo nos alcanzar y seguimos todos juntos.

04. Gorla – Madaritxa >

Sector 4 - Ehunmilak 2.022
Sector 4 – Foto: ehunmilak©

De nuevo, nos sumergimos en la noche. Por delante 14 km que en mi caso son totalmente nuevos y desconocidos y poco puedo comentar de este tramo. Algo que no se me va a olvidar es el avituallamiento pirata previo al avituallamiento liquido del puerto de Azkarate. Este avituallamiento, pensábamos que era una de esas leyendas que tiene toda carrera.. Habíamos oido hablar de un fantástico flan de huevo casero que decían que se podía degustar camino de Madarixa.

Pues no es leyenda, es una realidad y que realidad. En mitad de la noche poder comer flan de huevo casero, bizcocho casero y café caliente es un lujo que no vamos a encontrar en ninguna otra carrera. Todo casero y de una calidad impresionante. Menuda sorpresa y menuda alegría para el estómago y para la mente. Después de este banquete, el avituallamiento líquido del puerto de Azkarate lo pasamos de largo. De aquí, todo directo hasta Madarixa.

05. Madarixa – Azpeitia >

Sector 4 - Ehunmilak 2022
Sector 5 – Foto: ehunmilak©

En Madaritxa tenemos un avituallamiento solido muy completo y lo aprovechamos. Nos quedan por delante 13 Km antes de llegar a Azpeitia. Por delante tenemos, 630 m+ y lo más temido de este tramo que son los 1.450 m- En este tramo la dificultad que tenemos que superar se llama Xoxote (912 m). La subida al Xoxote en Ehunmilak 2.022 no es tan dura como en Domusa Teknik 40 MLK

La llegada al refugio del Xoxote es una fiesta. Toda la gente del refugio, la encontramos a la puerta del mismo, haciendo un pasillo a todos los participantes de la Ehunmilak 2.022. Menuda fiesta que tienen montada en el refugio, ambiente de fiesta total.

Pero una vez pasada la fiesta, nos llega de repente la realidad. Además con sorpresa. El inicio de la bajada se hace por un trazado diferente al que yo conozco y me sorprende mucho la dificultad de la misma. No nos arriesgamos y la abordamos con mucha tranquilidad. Enseguida llegamos a la zona que ya conozco.

A partir de este momento todo es bajada hasta Azpeitia. Mucho desnivel en los primeros kilómetros en tierra / barro para luego toparnos directamente con la calzada romana. La dificultad está en el desnivel y en las cantidad / tamaño de piedras que nos encontramos en nuestra bajada. A la dureza de la bajada, tenemos que sumarle que solo estamos en el Km 53 de Ehunmilak 2.022. Si bajas rápido mal pero si vas lento tienes muchas probabilidades de caerte.

La llegada a Azpeitia, a pesar de ser de madrugada es de fiesta. Hay mucha gente en la calle animando. Unos porque son acompañantes de algún participante de Ehunmilak 2.022 po porque todavía siguen de fiesta.

06. Azpeitia – Zelatun >

Sector 4 - Ehunmilak 2.022
Sector 6 – Foto: ehunmilak©

El avituallamiento de Azpeitia ya lo conocemos de Domusa Teknik 40 MLK. Es un lugar privilegiado para comer y hidratarnos tranquilos. Es muy completo y aquí me encuentro con Ainhoa y Asier que habían llegado hace un rato.

Reponiendo en Azpeitia
Reponiendo en Azpeitia

En la foto, no cabe duda que estoy comiendo. Una barrita de gominola de cola de Keepgoing. Es un avituallamiento, con el que hay que tener cuidado y no estar demasiado tiempo. La salida del avituallamiento nos devuelve a la realidad. Tanto Juan Manuel, como yo, hemos comido muy bien. Por delante, tenemos 1.020 m+ que seguro que van a doler.

En este tramo, tenemos que superar la cumbre herbosa y redondeada del Akategi i(1.001 m+) y queda separada del monte Hernio (1075 m) por el collado Zelatun (841 m) donde vamos a encontrar el avituallamiento.. Es un tramo con continuas subidas y bajadas. En la bajada del Akategi no nos podemos despistar con las piedras. En la parte superior, hay muchas y según vamos descendiendo van disminuyendo hasta desaparecer.

07. Zelatun – Tolosa >

Sector 7
Sector 7 – Foto: ehunmilak©

Antes de la subida al monte Hernio (1075 m) reponemos fuerzas en el avituallamiento de Zelatun. Por delante, tenemos una subida hasta el Collado del Hernio y una zona de cresteo antes de comenzar la bajada hacia Tolosa. El avituallamiento, lo hacemos rápido. La noche está perfecta para andar, correr o lo que el cuerpo tenga ganas de hacer. Esta subida ya la conozco y se sube bastante cómoda. Tenemos que tener cuidado al inicio del descenso cerca de las cimas de Ubeltz (1.016 m)+ y Herniozabal (1.011 m+). La cantidad de roca es importante. No es un tramo técnico pero si que tenemos que andar con cuidado de no dejar los tobillos entre las piedras. Según vamos perdiendo altura las piedras van descendiendo hasta llegar a la altura de «Sorgin Erreka» que dejaremos a mano derecha para adentrarnos en un frondoso bosque que nos acercará hasta el baserri de Martín Txiki que dejaremos a la derecha y continuaremos por una pista perfectamente marcada el descenso hasta Tolosa.

Todavía nos quedará, en tono a 2 Km hasta el polideportivo de Usabai donde la organización ha dispuesto, la primera base de vida de esta Ehunmilak 2.022

08. Tolosa – Jaxkue gaina >

Sector 8
Sector 8 – Foto: ehunmilak©

La llegada a la base de vida de Tolosa la hacemos a las 7:50 de la mañana. Una hora perfecta para tomar el desayuno. La bajada se ha hecho bastante dura y ya tengo ganas de cambiarme de ropa. Especialmente de calcetines pero también me apetece cambiar la camiseta por una más fresquita para afrontar un día que se presenta muy soleado.

Llegada a Tolosa
Llegada a Tolosa

Llegamos en compañía de Santi con el que hemos hecho gran parte de la bajada y con el que hemos atravesado todo el pueblo de Tolosa. Es todavía el kilómetro 77 de carrera. De fuerzas y de ánimos vamos muy bien. Ahora toca, limpiar bien los pies y hidratarlos con abundante crema específica de pies. La ventaja frente al uso de vaselina, es que la crema de pies, hidrata y la absorbe rápidamente la piel. La vaselina no hidrata, en teoría podría parecer que evita rozadoras pero en el caso de los pies, las puede provocar. Toda la tierra y polvo de los senderos, se va adhiriendo al calcetín y lo acaba traspasando. Esta suciedad se va uniendo a la vaselina y poco a poco va creando una lija que puede acabar por destrozar los pies.

El avituallamiento de Tolosa es muy completo. Lo ideal, en estos casos, es tomar alimentos sólidos. El menú que yo elijo son macarrones cocidos, sin nada y una tortilla de patata que está muy buena. Todo esto acompañado de pan fresco que lo como con especial gusto. Tanto Juan Manuel como yo, tenemos mucha hambre y eso es muy buena señal. Cuanto más y mejor comamos, mucho mejor.

Tras comer bien y estar un rato sentado, cuesta arrancar. Por eso, se debe hacer muy poco a poco. La primera en la frente. Cuando estas abajo en el valle la única solución es subir. Total si este tramo son, 660 m+, vamos un paseo. En este tramo, por poco nos liamos en un cruce. De hecho cogimos el camino que no era y tuvimos que dar marcha a atrás y de nuevo probar por el primero que habíamos descartado. Este sector está bastante protegido del sol y la temperatura se hace muy agradable.

El único pero de este sector, es el ruido de la cantera que dejamos a nuestra derecha. Impresionante el ruido que hace la maquina machacando las piedras. Hay algún punto del itinerario que se pasa muy cerca y el ruido realmente es muy molesto. La llegada al avituallamiento de Jaxkue gaina, lo celebramos.

El calor comienza a apretar y parecía que el avituallamiento nos lo habían movido de sitio. Allí nos atiende un familia de lo más maja con la que tenemos la oportunidad de charlar un poco. Principalmente tanto Juan Manuel, como yo, comemos fruta. Toda la que podemos. Tiene mucha agua y mucha azúcar y la acidez parece que nuestros estómagos lo soportan muy bien: naranja, melón, plátano. Todo para dentro.

La verdad, que este tipo de pruebas, acabas comiendo en automático. En cualquier caso, lo más importante es reponer lo perdido y mantener la energía alta. El entrenamiento lo tenemos, pero hay que concienciarse que al motor siempre hay que aportarle energía aunque mucha veces cueste o directamente no apetezca nada.

09. Jaxkue gaina – Amezketa >

Sector 9
Sector 9 – Foto: ehunmilak©

En el avituallamiento, nos indican que solo nos queda un colladito y luego ya es todo bajar. La verdad que con 270 m+ mucha cuesta no puede haber pero lo que no sabíamos que 270 metros dan para mucho. Subimos un primer repecho y a este le sigue otro. Este será el último, nos preguntamos. Pues no, todavía hay más. La verdad que como no sabemos muy bien cuál es la medida de un «colladito» no sabemos identificar si lo que estamos superando son: repechos, cuestas o collados.

Por fin, no hay duda. Ya bajamos hasta Amezketa o eso era lo que creíamos. Pronto nos damos cuenta de dónde van saliendo los 11.000 m+. El tramo inicial de bajada, se realiza a través de un pastizal precioso, con un gran árbol en el medio. A continuación alcanzamos una pista que nos lleva de forma muy rápida hasta Ugarte. Rápido, es lo que creíamos que íbamos hasta que nos pasan como un tiro bajando. Menuda fuerza.

Al llegar a la carretera, pensaba que ya era todo recto hasta Amezketa. Infeliz, pues no. Los 200 m+ no los habíamos consumido, todavía nos quedaban al menos 2 preciosas cuestas que nos animan el camino. De lo malo, con ese desnivel no era recomendable correrlas y las hacemos andando. Después de la calentada bajando, las piernas nos lo agradecen. Durante el descenso nos hemos cruzado con Mikel Leal Irastorza, un mugalari con mucha experiencia en estas montañas y con multiples participaciones en g2h y ehunmilak.

Por fin alcanzamos la carretera, que además tiene hasta acera. Estamos ya muy cerca de Amezketa y vamos andando para guardar piernas para la gran subida que nos espera. Algunos participantes nos adelantan corriendo. La gente está muy fuerte y además, está muy segura de sus fuerzas. Estas dos últimas subidas no me las esperaba y se me han atragantado un poco. No termino de aprender que en Ehunmilak 2.022 llegas a un avituallamiento cuando realmente has llegado, no antes.

10. Amezketa – Uarrain >

Sector 10
Sector 10 – Foto: ehunmilak©

El avituallamiento de Amezketa es muy completo. Los asistentes no tienen permitido la entrada a este avituallamiento. Así que Ainhoa y Asier esperan fuera. Lo que necesitamos lo encontramos en el avituallamiento, por lo que no necesitamos nada de la asistencia. La temperatura en el exterior empieza a ser alta y dentro del avituallamiento se está muy a gusto..

Salida de Amezketa
Salida de Amezketa
Ahora a por el Txindoki
Ahora a por el Txindoki

Aprovechamos para comer bien y para hidratarnos. No tendremos otro avituallamiento hasta dentro de 12 km. En este tramo tenemos que afrontar el desnivel más fuerte, por delante tenemos 1.750 m+. Salimos de Amezketa a las 12:10 del medio día. Con esta cara de resignación pero con muchas ganas de afrontar este tramo.

Como no podía ser de otra forma, desde la salida de Amezketa, no paramos de subir.. Sin embargo, llegamos muy rápido Larraitz. Aquí en la g2h hay una avituallamiento muy potente que en ehunmilak no existe. No entiendo porqué la organización de la prueba no mantiene en este punto, al menos, el avituallamiento líquido. Especialmente en ediciones como la de este año, donde la temperatura es extrema.

En la zona donde se suele situar el avituallamiento nos encontramos con el magnífico corredor Iker Karrera que está con la familia. Nos saluda y nos manda toda su fuerza. El sabe en primera persona lo duro que resultan 100 millas y lo que se agradecen unos ánimos. Esta mañana muy temprano cuando estábamos bajando a Tolosa, nos hemos encontrado con él. Subía como un tiro entrenando, el que tuvo retuvo. Un placer volver a poder saludarle.

Larraitz suele ser el punto más común para ascender al Txindoki (1.346). El parking estaba lleno de coches y autocaravanas que han subido hasta Larraitz a aprovechar este magnífico día. Unos a andar un poco, otros a comer al aire libre y otros simplemente por el placer de disfrutar de las maravillosas vistas del lugar.

Un poco antes de la primera barrera, giramos a la derecha para refrescarnos en una fuente que está en la zona de merenderos. Realmente no necesitamos paramos pero es más por seguridad. La subida al Txindoki, la conozco bien y la tengo muy bien medida. Sin embargo, en esta ocasión no estoy subiendo bien. No termino de coger un ritmo bueno y esta vez no es por el calor. A mitad de subida, hay otra fuente donde también paramos y antes de llegar al control del hombro de Txindoki volvemos a parar. Demasiadas paradas. No estoy acostumbrado y me han roto el ritmo. No estoy subiendo nada bien y todavía queda lo peor. El tramo hasta el Ganbo (1.412 m+) se me hace eterno. Zonas en las que podríamos correr no me apetece.

Decido tomar un gel de café de 226ERS HIGH ENERGY GEL 76g con 50gr de carbohidratos y 80 ml de cafeína. Físicamente estoy bien, pero las piernas no quieren moverse rápido. Es cierto, que el sol nos está pegando muy fuerte y quizás nos esté desgastando más de lo que pensamos. El gel me sienta bien pero tampoco hace magia. Al de un rato, Juan Manuel se da cuenta que llevamos un rato bueno sin comer. Cuando estás metido en estas situaciones no te das ni cuenta y precisamente eso es lo más peligroso de todo. Paramos y comemos tranquilamente. De hecho, me como la barrita más grande que tengo Crown Energy Bar. Es muy fácil de tomar pero necesitas agua o te acabas ahogando.

Por delante, tenemos otra subida empinada que ya la afrontamos con mucha más fuerza. Ya vemos el avituallamiento de Uarrain, que se encuentra protegido del viento. Es un avituallamiento líquido y aprovechamos para beber bien. Ahora nos encontramos ya fuertes y con ganas de nuevo de darle caña. Parece que el momento malo, ya ha pasado. Seguramente el calor tenga mucho que ver.

11. Uarrain – Lizarrusti >

Sector 11
Sector 11 – Foto: ehunmilak©

Superamos fácilmente los 45 m+ que separan el avituallamiento de la cima del Uarrain (1344 m). Desde esta tenemos unas impresionantes vistas: Al N Txindoki, Ganboa y Ganbo Txiki al NE, y más alejado al SE, Beriain.

Ahora ya es todo bajar hasta Lizarrusti. La primera parte está todavía muy expuesta al sol. Tenemos que tener cuidado de no forzar mucho bajando, La pendiente es muy fuerte hasta las bordas de Oidui. En este punto, se encuentran los servicios de emergencia de la Cruz Roja. La bajada sigue teniendo pendiente pero se va suavizando poco a poco. Enseguida llegamos a una zona boscosa, donde siempre hay barro. Tenemos que extremar las precauciones para evitar cualquier tipo de calambres. Dejamos a nuestra izquierda la cima de Akaitz Txiki y ya vemos el embalse de Lareo.

El embalse de Lareo lo recorremos con muchas ganas y enseguida queda atrás. Comenzamos un descenso muy cómodo por una pista muy ancha y marcada. Enseguida giramos a nuestra izquierda y comenzamos el descenso por el barranco de Lizarrusti. Este tramo del recorrido es espectacular y sorprende a todo aquel que por primera vez, hacen este itinerario. Un túnel horadado en la roca nos sorprende en mitad del tramo. Justo cuando estamos acabando la zona más escarpada, nos sorprende un derrumbe que está perfectamente indicado.

Llegada a Lizarrusti
Llegada a Lizarrusti

Tras la zona más o menos estrecha del desfiladero, nos sumergimos en un frondoso bosque, que lo agradecen mucho nuestros cuerpos, ya muy castigados por el intenso calor que todavía hace. En esta ocasión, nuestra asistencia mientras esperaba ha podido estar descansando a la sombra.

Por fin hemos llegado a Lizarrusti, tras pasar unos momentos difíciles en la Sierra de Aralar. Y no por cuestiones físicas, sino por cuestiones más ligadas a la cabeza. Algunas veces, no vas y la única explicación es tu cabeza. La actitud es fundamental en la vida y el trabajo. Pero en carrera de ultradistancia, como estas 100 millas, es la diferencia entre llegar a la línea de meta o no llegar. En estas pruebas la actitud lo es todo.

Los corredores de ultradistancia siempre somos personas muy positivas o al menos siempre encontramos la parte positiva de cualquier situación aunque está sea compleja y difícil. Es la única manera de abordar tantos kilómetros. Un corredor de 100 millas en el kilómetro 10 de la prueba está super contento porque ya ha completado 10 Km y nunca piensa que le quedan 158 Km por delante. es cuestión de actitud.

12. Lizarrusti – Etxegarate >

Sector 12
Sector 12 – Foto: ehunmilak©

Por delante, el auténtico «coco» escondido de la g2h y de ehunmilak. El hayedo comienza a pie de avituallamiento. La primera subida es muy pronunciada y larga. La estamos subiendo a muy buen ritmo. Este sector, podríamos pensar que todo es subir y sin embargo se baja más de lo que se sube 1.200 m- / 950 m+. Salvo la primera subida y la última bajada los desnivel no es muy fuerte. Esto solo quiere decir una cosa: se sube y se baja muchas veces. Es la primera vez, que tengo la oportunidad de hacer este tramo de día y sin niebla. Lo normal ha sido hacerlo de noche y con niebla.

El ritmo es muy bueno y voy tirando yo a un ritmo intenso pero cómodo tanto para Juan Manuel como para mí. De repente, todo se complica. Juan Manuel lleva hace rato bostezando. Es algo que no me molesta en absoluto y que no me suele afectar. Salvo en esta ocasión. Me entra de repente el sueño y no soy capaz de mantener el ritmo.

Juan Manuel, se da cuenta y rápidamente se pone por delante. Al principio, el ritmo es suave, pero según lo va incrementado no puedo seguirlo. Paro y decido comer. La idea es poner a trabajar al sistema digestivo y que esto me haga mantenerme despierto. Antes de seguir, Juan Manuel me recomienda quitarme las gafas de sol que me protegen de los contraluz que encontramos en el hayedo. Yo le hago caso, sin poner un pero. Una de las cosas que he aprendido en todos estos años, es que si alguien de confianza en estas situaciones te hace una recomendación, le debes hacer caso.

En este tipo de situaciones pierdes la capacidad de pensar de una forma objetiva. Tiene mucho más juicio el que está contigo que tú mismo. Si estas solo, generalmente recurres a procedimientos ya planificados con anticipación. Todo esto puede ser un poco exagerado. Sin embargo, nuestro cerebro no siempre toma la mejor decisión en este tipo de situaciones. Por eso, cuando empiezas a tener alucinaciones tienes que ponerte en alerta ya que es un aviso de que algo no va bien,

Afortunadamente no llegue a este punto.

Juan Manuel decide poner un ritmo rápido y probar. Al principio me cuesta mucho seguir el ritmo puesto, voy muy dormido. Pero vamos avanzando. Las zonas más altas dejan pasar más luz y el sol me da directamente en los ojos. Al principio es muy molesto, pero poco a poco me voy acostumbrado. Ahora soy yo el que va buscando el sol. Parece que poco a poco el sueño se aleja. Los gritos de auto motivación añaden el plus de motivación necesario para no ceder en el ritmo.

Alcanzamos el avituallamiento de este sector. Básicamente tenemos agua y aprovecho para comer un poco de repostería y de esta manera cambiamos un poco el sabor de boca. Nos dicen que solo nos queda una última cuesta, antes de comenzar el descenso. La primera parte tiene bastante desnivel, al que le sigue un tramo de helechos seguido de zonas de barro que se hacen un poco pesadas. Por fin, vemos la luz. Una última bajada y llegamos a la base de vida de Etxegarate.

Tras un duro tramo llegamos a Etxegarate
Tras un duro tramo llegamos a Etxegarate
Llegada a Etxegarate
Llegada a Etxegarate

En la foto, ya con las gafas puestas y contento de poder haber llegado a Etxegarate a buen ritmo. Le he podido dar la vuelta a una situación muy difícil gracias a mi compañero de viaje, Juan Manuel.

13. Etxegarate – San Adrían >

Sector 13
Sector 13 – Foto: ehunmilak©

En esta base de vida hemos decidido que tenemos que tumbarnos un poco a descansar. Antes de nada, me cambio de ropa y luego ya comeremos. Tengo hambre así que entra muy bien un arroz con un poco de tomate y tortilla de patatas que en esta edición se está convirtiendo en el plato estrella.. Lo más importante es no coger frío

Avituallamiento de Etxegarate
Limpiar pies y cambiar calcetines

Cuando te estas cambiando de ropa es un buen momento para comenzar a hidratarse. Los calcetines se quedan pegados y cuesta conseguir quitarlos. Además hay que intentar no hacer ningún movimiento brusco que pueda provocar un tirón.

Finalmente, dormimos 30 minutos. Puede parecer poco pero nos da la sensación que ha sido una moche entera. Hemos aprovechado los 30 minutos a tope. Tanto Juan Manuel como yo hemos nos hemos tumbado sobre dos colchonetas y nos hemos tapado con una manta y hemos dormido de maravilla. A Asier, le ha tocado la labor de despertarnos. Le sorprende la rapidez que cambiamos de chip y volvemos a estar activos. No sé cual es la razón pero lo cierto es que tenemos esa facilidad.

Ya nos despedimos de Ainhoa y Asier hasta el avituallamiento de Mutiloa, al que llegaremos si todo va bien al amanecer. La salida del avituallamiento se hace un poco larga hasta que finalmente cogemos la primera de las subidas. La primera parte hasta Otzaurte se hace muy sencilla y permite ir cogiendo ritmo. Sin embargo, hacia el final del tramo, me surge una duda sobre el itinerario que hemos elegido. Yo recordaba que tras el alto era todo bajar y sin embargo estábamos dando la vuelta. Así que decidimos llamar a la organización y preguntar. Al estar localizados geográficamente por el GPS, enseguida nos pueden confirmar que vamos bien y que enseguida llegaremos a Otzaurte

A continuación comienza una subida muy fuerte que se hace por carretera recortando alguna de las curvas por unos atajos perfectamente indicados por la organización. Esta fuerte subida termina en Beunda. El itinerario va pegado a una valla que hace de límite de bosque que se dejamos a nuestra derecha. Tras un breve descanso, comenzamos a subir de una forma escalonada hasta que alcanzamos un geodésico a nuestra derecha que marca el inicio de una bajada fuerte.

Ya solo nos queda una última cuesta que nos sitúa a mayor altura de la que se encuentra el refugio. Tras recorrer unos metros por una pista perfectamente marcada ya vemos el refugio de San Adrían. Tras un cómodo descenso llegamos.

14. San Adrían – Oazurtza >

Sector 14
Sector 14 – Foto: ehunmilak©

El avituallamiento está muy animado. Comemos un poco de todo. Los voluntarios nos venden muy bien el jamón pero en estos momentos es lo que menos me apetece. Rellenamos los bidones y salimos cuanto antes. Comienza aquí nuestra subida a Aizkorri. A Juan Manuel le llama por el móvil un amigo con el que ya habíamos hablado antes en carrera. Gracias a la llamada, sin darnos cuenta, ya hemos cruzado el paso de San Adían.

Ahora sí que comienza lo bueno. La subida a Aizkorri por el «calvario» es muy dura. Subimos en grupo y nos repartimos el trabajo. La primera parte del calvario la subo detrás de John que va detrás de otro participante que ha puesto un ritmo muy bueno. Cuando salimos en la parte alta, donde acaba el hayedo, yo cojo la responsabilidad del grupo y llevo al grupo hasta la cima de Aizkorri.

No perdemos mucho tiempo en la cima, insisto en bajar cuanto antes. Ni John, ni Juan Manuel conocen la bajada y les parece complicada para el kilómetro de carrera en el que estamos. Toda la bajada estás en tensión, intentando guardar piernas y pies para el último tramo de la carrera. Esa tensión no desaparece hasta llegar a las primera bordas de Urbía, donde hay un avituallamiento líquido.

Estamos muy poco tiempo y salimos con ganas de superar el Collado de Andreatz que es nuestro último obstáculo antes de llegar al avituallamiento de Oazurtza. La subida desde las campas de Urbía hasta el collado es muy sencilla. Prados en la parte inicial y piedras en la parte final.

No sé cual es la razón, seguramente sea la falta de adrenalina debido a la sencillez de la subida me entra un sueño tremendo que me impide mantener los ojos abiertos. La sensación es tremenda. Juan Manuel, que está mucho más despierto que yo, decide que tenemos que seguir que intente aguantarlo.

El sueño es tremendo. Decido dar un paso y cerrar los ojos, dar otro y abrirlo. Voy un poco más lento que mi compañero pero consigo mantener un buen ritmo. Hago toda la subida así, abriendo y cerrando los ojos. Afortunadamente cuando llego al tramo de rocas ya estoy un poco despierto, de nuevo la tensión a una posible caída me pone en alerta.

La bajada es técnica, no es complicada pero requiere estar muy atento en la parte inicial de rocas, luego poco a poco la dificultad va suavizando. Tras las rocas aparece un sendero que nos permite descender haciendo zig – zag. Al llegar al bosque el descenso comienza a coger inclinación y los zig-zag iniciales se convierten en una línea recta que va castigando mucho las piernas.

Comenzamos a oír el ruido un generador, son buenas noticias. El avituallamiento debe estar cerca. Sin embargo, todavía nos va llevar unos cuantos minutos más poder llegar al avituallamiento. La bajada la hemos realizado Juan Manuel y yo , tirando de un grupo de casi 10 participantes que en ningún momento han mostrado interés por ponerse en la cabeza. Trabajando todos en grupo avanzamos más pero está visto que esto no se aplica a todo el mundo. Qué menos que preguntar o al menos agradecer que le hayamos llevado de la mano hasta el avituallamiento.

15. Oazurtza – Mutiloa >

Sector 15
Sector 15 – Foto: ehunmilak©

Son 1o km que parecen 20. Sin lugar a ninguna duda, junto con el siguiente la parte del recorrido más absurda de esta 100 millas vascas. En el avituallamiento, reponemos bien y no perdemos mucho tiempo. De hecho nuestros compañeros de autobús salen como cohetes sin mirar atrás. La verdad que no sé para qué, a los pocos metros los alcanzamos y superamos. Van con bastante menos energía que nosotros.

La primera parte es una bajada muy dura, acorde con la carrera en la que no se puede pone ninguna pega. A la bajada le siguen algunas subidas propias de ehunmilak. La posible queja, está en la parte de abajo, cuando ya estamos en el fondo del valle. La de vueltas que tenemos que dar antes de llegar a Zerain. Desde aquí hasta Mutiloa, todavía tenemos preparada alguna emboscada pero nada diferente a lo que ya nos hemos encontrado antes.

Avituallamiento Mutiloa
Avituallamiento Mutiloa

La cara no es de cansancio, es de mala leche por el tramo tan feo en el que hemos tenido que estar dando vueltas, seguro que hay alguna alternativa más interesante para este tramo.

16. Mutiloa – Beasain >

Sector 16
Sector 16 – Foto: ehunmilak©

Me encuentro muy fuerte físicamente y mentalmente me he relajado bastante. El poder estar con Ainhoa y Asier me ha relajado bastante. Juan Manuel que ya me conoce me deja que se me pase, el está muy parecido a mí.

Llegamos en grupo al avituallamiento y de nuevo nos quedamos los últimos. Les cogemos antes de coger la primera cuesta del sector. La gente piensa que ya es todo bajar hasta Beasain y están muy equivocados. Tenemos 325 m+ / 350 m-. Y en algún sitio tienen que estar. Paramos un momento a guardar ropa. Nos habíamos puesto las chaquetas pero ya hemos entrado en calor.

Comenzamos a correr de una forma tímida y poco a poco vamos más rápidos, especialmente en las bajadas. Las subidas las hacemos andando y así poco a poco vamos superando kilómetros. este último sector se conoce como la vuelta al vertedero de Beasain, por algo será. Conseguimos mantener un ritmo bastante bueno que nos permite ir poco a poco restar kilómetros.

Por fin, comenzamos la última bajada que tras alguna vuelta que otra nos lleva hasta el polideportivo. A partir de este momento nos quedan solo los prácticamente 2 Km que separan al polideportivo de la meta. Vamos juntos John, Juan Manuel y yo y se nos suman asistentes de John que le están grabando en video.

Estos últimos 2 Km son la alfombra roja de ehunmilak. A pesar de ser las 8:15 AM del domingo ya hay mucha gente por la calle que no para de aplaudir y de animar. Por fin, estamos ante la última cuesta.

Última cuesta antes de meta
Última cuesta antes de meta

Después de tantos entrenamientos y sacrificios personales y familiares, estamos a punto de terminar el viaje de las 100 millas vascas. tenemos muchas ganas de llegar a la meta y de abrazar a nuestros familiares y amigos.

Desde la subida a Aizkorri con John
Desde la subida a Aizkorri con John

Nuestro viaje termina tras 38 horas y 24 minutos. En esta ocasión, he tenido la oportunidad de disfrutarlo en compañía de Juan Manuel y de John en los últimos kilómetros de carrera.

Compañeros en el viaje de las 100 millas vascas
Compañeros en el viaje de las 100 millas vascas
Ganas de celebrar el viaje de las 100 millas vascas
Ganas de celebrar el viaje de las 100 millas vascas

CONCLUSIONES

Poco se puede decir que no se haya dicho ya. Esta carrera tiene un recorrido espectacular a través del cual la organización ha sabido integrar a todas las localidades y a sus gentes. Todas la poblaciones están volcadas y apoyan al 100% a este evento deportivo. El calor que ofrecen sus gentes es muy valorados por todos los participantes.

Meta ehunmilak 2022
Meta ehunmilak 2022

Los voluntarios, tienen un papel fundamental en toda carrera y más en esta donde la dureza es extrema y la climatología no siempre es todo lo propicia que se deseara para una carrera de ultra distancia. La amabilidad y el trato recibido es ejemplar.

Los avituallamientos a pesar de ser muy completos, son siempre iguales. debería estudiarse la posibilidad de ser un poco más variados especialmente respecto a la comida sólida de las bases de vida, Quizás sería interesante buscar el apoyo de alguna marca de geles y barritas para incluir estos productos en los avituallamientos, tal y como hacen ya otras carreras.

A Ehunmilak le ha salido un competidor cerca de casa, Creo que Domusa Teknik 40 MLK, al menos este año, ha sido superior a Ehunmilak 2.022. La manera, en la que reaccionaron con la subida de temperaturas en cada uno de los avituallamientos fue espectacular. Los voluntarios no paraban de refrescar manualmente mediante botellas a los participantes y el recorrido en conjunto, aunque comparten zonas, para mi gusto personal, es mejor.

Reponiendo tras ehunmilak 2022
Reponiendo tras ehunmilak 2022

Antes de terminar, no me podía olvidar del grupo. Es una pena que en esta no aparecen no Oskar, ni Mikel pero también va por todos ellos mi más profundo agradecimiento personal. Seguro que coincidimos en muchas más aventuras. A Juan Manuel y a Isi los veré pronto en una nueva aventura UTMB – MONT BLANC

Mención especial a las personas que lo largo de este viaje nos han acompañado y animado. El viaje de las 100 millas vascas, comienza mucho antes de inscribirte en esta prueba. Comienza la primera vez que sueñas con correr las 100 millas vascas y se concreta cuando por fin pones una fecha para que se cumplan tus sueños.

Date Your Dreams – Pon fecha a tus sueños y estarán un pasito más cerca de alcanzarlos

#dateyourdreams

1 Comment
  • Pingback:ZONA DE ENTRENAMIENTO - ultrarunnerdreams
    Posted at 20:56h, 23 febrero Responder

    […] cada vez es más común que adicionalmente te exijan un electrocardiograma en reposo. Por ejemplo, EhunMilak Ultra Trail ha sido la pionera en exigir esta documentación médica. De momento, la prueba de esfuerzo no es […]

Post A Comment