Aitor Sanchoyerto Martínez - ultrarunnerdreams
16759
page-template-default,page,page-id-16759,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

Aitor Sanchoyerto Martínez

¿Quién soy?

Aitor Sanchoyerto Martínez

Aitor Sanchoyerto Martínez es ingeniero con más de 20 años de experiencia en Proyectos de Telecomunicaciones en el Sector de Seguridad Pública: Defensa, Seguridad Nacional y Transporte. Este ingeniero está especializado en protocolos de interoperabilidad entre organizaciones con diferentes niveles de seguridad y tecnología radioeléctrica, cuyo objetivo es poder establecer comunicaciones de voz y datos de forma segura.

 

En los últimos años ha estado trabajando activamente en proyectos de convergencia, desde las comunicaciones radioeléctricas de banda estrecha hasta las comunicaciones de banda ancha basadas en el estándar definido por 3GPP para los servicios de misión crítica.

Actualmente Aitor trabaja en el Dpto. Ingeniería de Comunicaciones de la Escuela de Ingeniería de Bilbao UPV/EHU dentro del grupo de investigación NQaS (Network Quality as Services). Su línea de investigación está centrada en el despliegue de comunicaciones de misión crítica en entornos geográficos complejos garantizando la calidad, continuidad y seguridad de las comunicaciones entre todos los medios desplegados, tanto aéreos como terrestres.

Aitor es un apasionado de la montaña y del deporte en general. Sus dos grandes pasiones: el mar y la montaña. La pelea siempre está ahí, pero últimamente se decanta a favor de la montaña. Esta la conoció de mano de sus padres y poco a poco fue ampliando horizontes con la grupeta del Deustuko Menditarrak., mi club de montaña de siempre. Con ellos aprendía a ver el mundo a través de un objetivo de una cámara réflex, a pasar unas hablando de actividades de montaña, a conocer el mundo a través de las diapositivas de los compañeros más experimentados, pero sobre todo aprendí a querer a la montaña.

«Debemos aprender a escuchar, solo así podremos aprender y tomar decisiones. Sino seremos unos osados y contra estos la naturaleza no tiene piedad»

Aprendí a trabajar en grupo, a tomar decisiones, a dirigir y a coordinar cuando era necesario pero sobre todo a escuchar. Escuchar a mi cuerpo, al clima a lo que la naturaleza me hablaba y a no considerar un fracaso no alcanzar una cima, sino un éxito por llegar a casa entero para poder volver a intentarlo otro día. Fueron años de mucha actividad en alta montaña, no buscando la dificultad pero sí codiciando la cima. Unas veces esquiando, otras escalando por impresionantes corredores de hielo, otras disfrutando del calor de la piedra caliente escalando y otras simplemente andando. Aprendí a valorar la vida y lo importante que es tener miedo. Creo sinceramente, que sino lo hubiera descubierto, hace tiempo formaría parte de la naturaleza.

Liderar implica tomar decisiones que afectan a un colectivo que confía en ti.

Pero hay situaciones en la montaña como en la vida que hay que decidir y hay que hacerlo en condiciones no siempre fáciles donde lo único que tenemos es nuestra experiencia personal y la del equipo que no acompaña. Siempre cada miembro del equipo tiene una función específica en base a su talento y la comparte con el colectivo en beneficio del grupo.

El tiempo que requiere este tipo de actividades en montaña y la familia no son compatibles. Nunca dejas la montaña, simplemente la abordas de otra manera. Ahora tu interés está más que en hacer en trasmitir lo poco que sabes a tus hijos para que ellos, siempre que quieran puedan disfrutar de la montaña igual que siempre lo ha hecho su padre y su madre.

Siempre me han gustado las aventuras y los retos tanto deportivos como profesionales.

El deporte me ha enseñado mucho, que luego he podido y sigo aplicando en mi vida profesional. Creo que las carreras de montaña de larga distancia, me gustan porque me permiten estar muchas horas en contacto con la naturaleza y sobre todo en contacto con otros apasionados de los que aprender y con los que convivir unas horas de carrera, que siempre son muy intensas. Cada carrera es diferente y por eso disfruto tanto.

«Espero a través de está página web, a ti que estás al otro lado, contagiarte un poco de mis ganas y de mi pasión. No tengas prisa. Aprende a disfrutar y eso se puede conseguir con cosas tan simples como encontrar agua o un compañero con el que poder hablar después de 9 horas solo. Aitor»