Correr nos hace libres
16557
page-template-default,page,page-id-16557,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.7.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Correr nos hace libres

Correr no hace libres y soñar más humanos

Soñar nos hace humanos. Supuestamente los humanos somos seres racionales porque tenemos la capacidad para pensar, analizar y tomar decisiones. Nuestra elección tendrá una mezcla de: conocimiento, experiencias, intuición y sobre todo pasión. Esta última suele estar alineada con las anteriores y es la que nos anima a afrontar retos que nuestra razón nos indica que son imposibles. Si tenemos la suerte de tener la experiencia suficiente, esta decisión siempre puede ser un poco racional y sobre todo basado en un hecho objetivo: «si he conseguido superar un reto parecido cómo no voy a poder afrontar este». Si algo he aprendido en todos estos años corriendo es que ninguna carrera es igual aunque su itinerario sea exactamente igual

Ninguna carrera es igual. El itinerario puede ser el mismo, el desnivel y los kilómetros no haber cambiado pero nosotros no somos siempre iguales y mucho menos las condiciones meteorológicas

¿Y entones que podemos hacer? Nuestra naturaleza humana nos hace estar continuamente marcándonosla retos, pero si no medimos bien puede ocurrir que se conviertan en fracasos. Si además hemos puesto todas nuestras ganas en un reto y no tiene éxito eso nos puede llevar, primero a un problema físico importante y segundo a bajonazo emocional que nos lleve a dejar de soñar. Pero si no soñamos, os aseguro que no avanzaremos, no seremos felices y lo que es peor, haremos infelices a los que nos rodean: familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo etc.

Debemos aprender a soñar y debemos saber que TODO NO ES SIEMPRE POSIBLE. Siempre debemos pelear por nuestros sueños porque es la única manera de llegar a alcanzarlos pero a veces no pasa nada por REDEFINIR LOS SUEÑOS

Yo personalmente creo humildemente que existen una serie de normas que debe plantearse un soñador antes de abordar un reto:

  • La familia. Afortunadamente convivimos en sociedad y nuestras decisiones o ilusiones pueden afectar de forma directa a nuestro entorno. El camino será muy largo y sin duda con cuanto mayor apoyo tengamos mucho mejor. En caso contrario, se hará muy complicado cumplir el reto marcado.
  • Sinceridad con uno mismo. Debemos de ser capaces de evaluar de una forma totalmente sincera y libre la magnitud del reto así como las herramientas o capacidades que disponemos para llevar a buen puerto ese reto.
  • Asesoramiento profesional. Siempre es necesario contar con la ayuda de un profesional que desde el punto de vista de su experiencia y de la ciencia poder valorar si estamos capacitados para abordar ese reto con garantías o si podremos ser capaces de dotarnos de aquellas capacidades: físicas, técnicas o mentales para llegar a abordar el reto.
  • Tiempo y dedicación. Cumplir un sueño implica darlo todo y todos los días. Requiere de dedicación, disciplina y constancia diaria.

Si dudas leyendo alguno de estos puntos, mi consejo es que te replantees el reto. Quizás ese sueño o ilusión sea un capricho que quizás te pueda salir muy caro a nivel familiar, físico y emocional.

No pasa nada por no cumplir un sueño, lo importante es no dejar de soñar y abordar aquello que a pesar de su complejidad objetivamente pueda realizarse.

Bocineros Xtrem 200 Km. Concentrado para iniciar el reto