HIRU HAUNDIAK 2.012 – VIAJE INTERIOR
16259
post-template-default,single,single-post,postid-16259,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

HIRU HAUNDIAK 2.012 – VIAJE INTERIOR

HIRU HAUNDIAK 2.012 – VIAJE INTERIOR

Introducción
Han pasado 48 horas y a pesar de lo que dije al llegar a la meta, ya estoy de nuevo con ganas de la próxima edición. Que facilidad tiene la mente humana para olvidar el sufrimiento y recordar los grandes momentos. Realmente, el cerebro no olvida el dolor, simplemente aprende y de cara a la próxima vez tiene más datos para quejarse antes. Pero para que entrenamos, qué pregunta, pues muchas veces parece que lo hacemos para no oír al cerebro, sino, en cabeza de quien cabe que nos encanten este tipo de pruebas.


Todo comienza realmente aquí, el 1 de Enero de 2.012 cuando después de una noche de angustia y nervios, consigo apuntarme a la Hiru Haundiak 2.012, objetivo conseguido ya tengo un número para poder participar. La primera parte, ya estaba hecha ahora quedaban meses por delante para preparar la preparación que había comenzado meses anteriores y culminar todas las ilusiones el día de la prueba.

Material Empleado
En una prueba de esta distancia y duración, la elección del material es una decisión definitiva y que puede marcar la prueba. Mi recomendación es nunca utilizar nada que no se haya probado anteriormente y que tengamos personalmente contrastado su fiabilidad y su funcionamiento. Durante tantas horas, los detalles cuentan y muchas veces los propios recuerdos de la compra del material o de la persona que te lo regaló o de como ante situaciones de calor tremendo la prenda ha aguantado, te da el impulso para seguir. Creo que resulta interesante y por ello os indico el material que elegí para esta prueba. Todavía me quedan muchos detalles por ajustar y limar. La experiencia es vital y solo se consigue día a día prueba a prueba y aprendiendo de todos vosotros.

  • Mochila: Salomon ADVANCED SKIN S-LAB 12 SET
  • Hidratación: Dos botellines de 500 ml (uno agua y otro Hydrixir (OVERSTIMS)
  • Camiseta exterior: Salomon EXO S-LAB SS ZIP TECH TEE M (Roja)
  • Camiseta Interior: CRAFT sin mangas, tipo panel de abeja.
  • Malla: Tipo pirata de UNDER-ARMONY
  • Medias de compresión: KALENJY
  • Calcetines de Compresión: KALENJY
  • Zapatillas: SALOMON SPEED CROSS 3 (Negras)
  • Frontal: PETZL MYORXP
  • Manguitos: SANTINI
  • Gorra: Blanca de SAILFISH
  • Gafas de Sol: OAKLEY JAWBONE
  • Reloj:POLAR RX5 + Receptor GPS G5.
En esta ocasión te permiten hacer uso de una bolsa de ropa que la llevan hasta el control de avituallamiento de Landa. Yo recomiendo utilizar este control para cambiarse de camiseta si estas muy sudado pero sobre todo de calcetines y zapatillas. En el avituallamiento de Landa, aprovechando la facilidad de disponer de ropa limpia, me cambie completo y lo más importante pude limpiar bien los pies con limón y agua hasta quitar todos los restos de tierra y posteriormente hidratarlos bien con crema hidratante. Los pies son muy importantes para los corredores y no solo para esta prueba. El lunes siguiente, la rutina sigue y otra prueba está en nuestro punto de mira y no nos podemos permitir estar varios días sin poder entrenar. 

Alimentación durante la prueba
En este tipo de pruebas la alimentación al igual que la hidratación es fundamental, yo lo he resuelto con geles (OVERSTIMS) y barritas energéticas ENDURACE BAR (VICTORY ENDURANCE), denominadas «tocho» o «ladrillo» por su tamaño. No tienen recubrimiento de chocolate y para este tipo de pruebas con tanto calor, funcionan muy bien (siempre con abundante liquido). Para equilibrar el paladar y el estomago es bueno llevar algo salado, tipo frutos secos y algo de fruta, el rey en este caso, por mayoría, es el plátano.

Material auxiliar
En la mochila llevo por si acaso lo siguiente, aunque todo en tamaños reducidos:
  • Manta térmica aluminizada.
  • Documentación personal.
  • Móvil.
  • Botiquín de primeros auxilios (BETADINE, gasas, esparadrapo, tijeras y suero fisiológico para limpiar cortes)
Conclusión del material empleado.
Algunos de vosotros a través del foro me habéis pedido ayuda sobre la mochila. Hasta la fecha solo había corrido con ella pruebas de 30 kilómetros, ahora después de haber corrido esta de 100 kilómetros os puedo decir que os la recomiendo al 100%. Es como si no llevaras mochila, yo he corrido toda la prueba con dos bidones de 500 ml y no me he enterado que los llevaba. A pesar de todo, debemos tener cuidado con la parte baja de la mochila, no sé cual es la razón exacta pero a mí me ha hecho una rozadora considerable, incluso habiendo protegida la parte con abundante vaselina, quizás no la llevase correctamente regulada.

Las zapatillas en las zonas de adherencia bajando Anboto o subiendo Aizkorri han funcionado estupendamente. A pesar de las altas temperaturas han mantenido los pies bastantes frescos. Quizás en el último tramo desde Landa, con la temperatura que hacía y como estaba el suelo podría haber utilizado alguna zapatilla más ligera de carretera. Por otra parte hay que valorar mucho el hecho de que ganas velocidad y el pie respira mejor pero pierdes mucha amortiguación y esto con tantos kilómetros encima lo debes tener en cuenta. El calor tanto durante la noche como durante el día ha sido muy elevado y en todo momento el material ha funcionado correctamente, a pesar de todo nunca debemos olvidarnos de la vaselina para evitar las temidas rozadoras. Como nota curiosa, no había tenido la precaución de borrar los archivos almacenados del reloj y claro el reloj se lleno en mitad de la prueba, justo después de pasar la fuente de mineral de hierro antes de ascender al Anboto.

Detalle de la prueba
Legamos sobre las 23:00 a la salida, el camino en coche desde Bilbao había sido muy tormentoso, el calor del viernes había provocado una gran tormenta eléctrica y los rayos iluminaban el cielo. Es más al poco tiempo de llegar, la tormenta se fue acercando y comenzó a llover muy fuerte. La organización no paraba de repetir que en Gorbea estaba lloviendo y que hacía mucho viento, así que estábamos todos un poco asustados. Por fin, realizamos el control de salida, ya solo quedaban unos minutos para la salida y había parado de llover. A las 00:00 se dio, puntualmente la salida como se puede ver en el vídeo que adjunto propiedad de EITB.


Como se observa, ya desde la salida se corría muy fuerte. Esto quedó reflejado en el tiempo que marcamos en la cima de Gorbea 1:21:49 sobre un tiempo mínimo de 1:15. La bajada hasta Ubidea también fue muy rápida 2:15:39, el estado de las pistas permitía correr mucho y mantener un ritmo alto. Al control de Otxandio llegamos a las 2:52:10, 10 minutos más tarde estábamos de nuevo, corriendo.

El avituallamiento en el frontón de Otxandio era magnifico y la cantidad de gente que había animando a esa hora era increíble, muchísimas gracias a todos por vuestro calor. Ahora comenzaba el tramo hasta Urkiola, era un tramo que no conocía y que me pasó factura. El tramo transcurría por una pista ancha en el interior de bosque frondoso, no conseguía coger un grupo, estaba sin ritmo y no podía acomodarme al de los demás, lo que poco a poco fue hundiendo moralmente, de vez en cuando intentaba correr y no tenía ganas, no estaba cansado, estaba sin ilusión. Y pronto empezaron a aparecer todos mis fantasmas, uno se tiene que enfrentar en estos momentos a todos sus miedos, es una situación mezcla de real y de irreal, fruto del cansancio pero está pasando. Debes controlarla y afrontarla, cada uno como puede, en mi caso intentando correr o andar más rápido. Por fin, como si se tratara de una aparición aparecieron unas luces al fondo del túnel. Era el control de Urkiola  estaba salvado. Cuando llegué al control había mucha gente animando y aplaudiendo, debía tener una cara de susto tremendo que casi me tienen que ayudar a coger agua. Ya estaba en Urkiola ya de la inercia hasta Landa, había perdido mucho tiempo en el bosque pero lo había dejado atrás, ahora solo quedaba mirar adelante, objetivo Anboto.

Ya camino de Anboto me junte con el que a la postre fue mi compañero de viaje, de ilusión y de ánimos. Comenzamos progresando juntos cerca de Anboto y casi llegamos juntos a Araia, si no llega a ser por mis tiernos pies. Pasamos junto a la fuente de mineral de hierro, me limpie las manos pegajosas por los geles y pegué un gran trago de agua, ese sabor me devolvió de pronto a la infancia y a momentos muy especiales con los míos, esto me recobró definitivamente la estabilidad.

Para mi Anboto es la montaña entre la montañas, no existe montaña en el mundo que me guste tanto como Anboto, es algo muy especial la relación que tengo con este monte y con su señora MARI, que siempre me ha tratado muy bien y yo siempre he intentado tratarla con mucho respeto. Anboto es una montaña que se debe querer y sobre todo respetar y cuidar, quien intenta imponer su autoridad ó le pierde el respeto lo acaba pagando, algunas veces con su propia vida. Así que antes de ascender, yo tengo la costumbre de pedir permiso a su señora y moradora MARI. La subida la hicimos en un grupo compacto muy potente y enseguida estábamos en la cima, eran las 05:24. El descenso fue de uno en uno y con precaución pero realmente bastante rápido pero siempre con seguridad y en ningún caso poniendo en riesgo la vida de los demás. Desde el control de Zabalandi, las vista de Anboto con todas las frontales encendidas era todo un espectáculo.

Desde aquí a Landa, pasando por Orixol y cruce Jarindo. La última bajada hasta el avituallamiento es tremenda y bastante mala para nuestros pies. En el avituallamiento, estuvimos 30 minutos entre cambiarme de ropa, asearme los pies y comer algo.  Quizás demasiado, pero eso cada cual debe valorar el riesgo que asume, todos sabíamos de la dureza del último tramo. Reanudamos la marcha, este inicio de tramo era nuevo para mí, se nos hizo eterno llegar al primer molino. Mi compañero de viaje, tras compartir un sabroso plátano conmigo decide estirar un poco y me anima a que prosiga, así lo hago y comienzo a correr y no paro prácticamente hasta el control de Urbia, donde nada más llegar soy alcanzado por mi compañero. Ya solo queda superar juntos Aizkorri, menudo ambiente en la cima, la gente es increíble animando y apoyando, realmente te suben en volandas.

Pero la bajada, se me hace más dura que la subida, mis pies no aguantan, no consigo seguir el ritmo de mi compañero, no puedo hacerle perder más tiempo, el va mejor y no debe bajar el ritmo. Estos últimos cuatro kilómetros se me hacen eternos, por fin llego a Araia, a la entrada de una de las calles principales, está la familia y el peque esperando, le agarro de la mano y llegamos a la meta entre aplausos y ánimos. Realmente alucinante, menudo ambiente había en Araia.

A continuación os pongo las fotos nada más llegar a la meta:



Ya en el polideportivo, toca buscar la bolsa. Gracias a la perfecta organización esto es realmente fácil.


Dicen que uno ducha, tonifica y sienta estupendamente, pues atento a la cara que se me quedó después de la prueba.


El tiempo final ha sido de 15:54:44 en recorrer los 100 Kilómetros de la prueba. Muy cansado, ha sido un esfuerzo tremendo físico y mental. La organización, perfecta y sobre todo me quedo con el cariño de todas las personas que nos han animado durante toda la prueba.


Hoy lunes he vuelto a rodar a ritmo suave 12 kilómetros, las piernas todavía está un poco cansadas pero los pies van bastante mejor. Solo queda agradecer a todas las personas participantes, organización o público en general con la que tuve la gran suerte de compartir estas horas tan duras, muchas gracias, siempre os llevaré dentro. Quizás olvide vuestras caras, pero nunca vuestro calor y cariño.


Muchas gracias.
Saludos
Aitor 

No Comments

Post A Comment