X MONTES DE VITORIA 2.015 - ultrarunnerdreams
16197
post-template-default,single,single-post,postid-16197,single-format-standard,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

X MONTES DE VITORIA 2.015

X MONTES DE VITORIA 2.015

El pasado sábado 6 de Junio, no acercamos a Vitoria para disfrutar en compañía de 1.000 amigos de los maravillosos paisajes que recorre esta clásica prueba dentro del calendario de pruebas del País Vasco. Este año la prueba recorría una distancia de 61,660 Km y un desnivel acumulado de 5.816 metros (2.848 de ascenso y 2.968 de descenso) que confieren a la prueba un dureza considerable.
 
Desde el pequeño pueblo de Ullibarri-Jauregi (lugar de salida de la prueba y hasta donde se traslada a todos los participantes en autobús) recorremos, en este orden, las cimas de ITXOGANA, INDIAGANA, ARRAIALDE, ALMURRAIN, KAPILDUI, ZALBIZKAR, LENDIZ, ARRIETA, ZALDIARAN, BUSTO y EZKIBEL, en cada una de las cuales se establecerá un control de paso, llegando finalmente hasta Vitoria-Gasteiz, donde terminará la prueba junto a la Fundación Estadio. 
 
La prueba es organizada por la Sociedad Excursionista Manuel Iradier. La edición de este año vuelve a contar con el incentivo, que los 150 primeros clasificados en la llegada, obtendrán una «reserva de inscripción» para la prueba HIRU HAUNDIAK del 2016, además se sortearan otras 150 plazas entre el resto de participantes que finalicen y sean clasificados.
 
Con todos estos alicientes, el sábado a partir de las 4:45 en los frontones Jai-Alai de Mendizorroza se podía recoger los dorsales y el chip obligatorio para la prueba. Cuando me apunté a esta prueba decidimos con la familia que aprovecharíamos este fin de semana para pasarlo tranquilos en Vitoria y aprovechar para hacer un poco turismo. El viernes llegamos al hotel sobre las 21:00 perfecto para preparar el material del día siguiente, cenar correctamente e intentar dormir un poco. El hotel estaba cerca de la salida de la prueba pero a pesar de eso nos levantamos a las 04:15 AM con tiempo para poder estar en la salida sobre las 04:45 AM. Es difícil de explicar la sensación al despertarte, es una mezcla de sueño, nervios, emociones y mucho miedo. Miedo básicamente a lo desconocido, al dolor. En este tipo de distancia, puede pasar de todo, son muchas horas y sabes que tendrás muchas sensaciones. Sabes que tendrás que ir superando uno a uno cada uno de los fantasmas que vayan apareciendo, eso también te crea tensión pero a su vez muchas ganas.
 
Los días previos a estas pruebas estás con muchas ganas pero a su vez, con muchas indecisiones. Necesitas de una familia que te apoyen incondicionalmente como es mi caso, es este equipo sería imposible afrontar ningún reto de este tipo. Este año especialmente, la vida laboral está afectando mucho al tiempo para entrenar y sobre todo a las ganas por entrenar. Son muchas horas trabajando, de gran tensión e incertidumbre diaria que repercuten directamente en el rendimiento físico. El panorama laboral está muy convulso y cambiante, esa inestabilidad laboral genera un estado mental que afecta mucho al rendimiento físico y a las relaciones familiares.
 
Afortunadamente la rutina es una buena aliada para entrenar. Correr por rutina y no porque te apetezca o te siente bien. En mi caso, si tengo la cabeza cargada no rindo entrenando, aunque los kilómetros siempre acumulan. Los kilómetros basura, son la base de los kilómetros de calidad. Para mi la naturaleza y el correr por el monte, es una válvula de escape. El simple verde de la hierba, el olor de los bosques o la luz del sol me cargan las pilas, me hacen sentir que estoy y que soy. No se realmente, el qué, pero existo y tengo entidad, no sé muy bien como explicarlo pero es como si estuvieras perdido en un mundo paralelo y te vuelves a encontrar. Es increíble cuando se presentan el yo laboral con el yo persona animal y se reconcilian. Son momentos de infinita paz, estaba perdido y me he encontrado y a partir de este momento todo es posible.
 
Con todos estos alicientes, el sábado a las 4:50 estábamos cogiendo el dorsal y el chip. Es precioso que a esa hora, el más pequeño quiera está contigo y además de una forma adulta te apoye y te anime. Es un impulso y un plus de adrenalina fundamental. Los peques, lo son en edad pero no en percepción y en sentimientos. Incluso te preguntan inquietos: ¿Aita tienes nervios? o ¿Aita tienes miedo? y de forma seguida te contestan: «No te preocupes seguro que lo harás bien, disfruta y pásalo bien», «Ama y yo estaremos bien, no te preocupes».

Ellos son el futuro, la vida no es fácil, tenemos que trabajar y esforzarnos mucho día a día para conseguir algo tan insignificante como participar en un actividad deportiva. En una actividad a la acudimos voluntariamente, por la que pagamos y a lo largo de la cual sufrimos pero al final siempre tenemos nuestra recompensa y cuando alcanzamos nuestra meta personal ya estamos inquietos por preparar la siguiente.
 
A las 5:20 comienza la carga de autobuses, que en aproximadamente 30 minutos nos llevarán a la salida. Te despides de la familia y montas en el autobús con tu otra familia. Yo por lo menos, así lo veo. Lo mejor de estas pruebas, aparte de los paisajes son las personas que conoces a lo largo de la prueba. Con especial mención a la gente que está en los controles o en los avituallamientos, que son nuestros ángeles de la guardia. En muchos casos gente mayor que con su sonrisa y su agradable conversación nos cargan las pilas para llegar al siguiente control.
 
A las 06:00 AM, puntualmente, se da la salida. Prácticamente, ni me doy cuenta, del tiempo que he estado esperando, se me ha pasado realmente corto, para cuando me he dado cuenta, ya estaba corriendo. Durante toda la prueba la humedad ha sido muy alta, en tramos la niebla ha sido muy cerrada pero una perfecta organización ha evitado, cualquier tipo de despiste. El sol ha salido en los dos últimos kilómetros de forma perfecta para darnos una cálida bienvenida.
 
El resto ya es historia, lo mejor de estas pruebas es la aventura de recorrer 62 Km. Nunca son iguales y a lo largo de los cuales pasa de todo. Uno a uno, kilómetro a kilómetro se va recorriendo la distancia que te separa de la meta y del calor de tu familia. Una vez, que has acabado, tu menta empieza a olvidar los malos momentos y empieza a pensar en nuevas metas.
 
Finalmente completé el recorrido en 07:35:12 horas en el puesto 124 de la general, muy contento y muy agradecido con la organización. Son gente de monte de toda la vida y con una gran experiencia en este tipo de eventos. A los participantes, no transmiten una tranquilidad y seguridad absoluta.
 
Un fuerte abrazo a todas las personas que a lo largo de los 62 Km. tuve el placer de compartir kilómetros, incluso en algunos casos, cuando la pendiente lo permitía, charlas animosas. Sois todos muy grandes como personas y alucinantes como deportistas. Vuestra fortaleza, tenacidad y control son un ejemplo para mi, gracias a vosotros cada día aprendo más cosas que pondré en práctica en nuevas carreras y que trato de compartir con todo el mundo. Al final, esos pequeños trucos, hacen que la carrera y sobre todo los momentos duros, se pasen mejor.

Nos vemos el Domingo 21 de Junio en Amurrio, disfrutando del Unguino y de la prueba Amurrio Trail Lasterketa :: 2.015.
 
Besarkada handi bat.
Agurtu
Aitor.
 
 
No Comments

Post A Comment