Uso de los palos bajando y en el llano - ultrarunnerdreams
16082
post-template-default,single,single-post,postid-16082,single-format-standard,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-18780

Uso de los palos bajando y en el llano

Uso de los palos bajando y en el llano

Ayer mientras buscaba nuevas fotografías de la Nafarroa Xtrem 68 K 2.019, encontré esta que me ha llevado a escribir este post. Sobre el tema de los palos, se ha hablado ya mucho y como es lógico hay opiniones para todos los gustos. Ahora os voy a contar la mía.
 
Personalmente, lo tengo muy claro. Para carreras que superan los 42K siempre llevo palos. Yo empleo el modelo de Micro Trail Pro de LEKI y como palos de reserva empleo el modelo Distance Carbon Z Z-Poles de la marca Black Diamond. Ambos de carbono y ambos muy buenos pero prefiero los LEKI, por su empuñadura y por la dragonera, que te obliga a llevar una posición concreta de manos. A la larga te libera mucho de las muñecas, sobre todo cuando toca tirar de palos. Por contra, con los Black Diamond no termino de acostumbrarme a su dragonera y a pesar de llevar guantes específicos para palos acabo con problemas en las manos.

Dependiendo la longitud de la carrera y la dificultad de la misma, yo recomiendo disponer de un juego de palos de reserva. En la Gran Trail Aneto – Poset rompí un palo en la subida al Collado de Salenques y tuve que guardar el que me quedaba para poder emplearlo en la resbaladiza subida de la Tuca d’Estriba Freda. Al llegar a la base de vida de Benasque tenía los Black Diamond de reserva para poder afrontar la vuelta al Poset con garantías.

Generalmente intento en los primeros kilómetros no usar los palos para ir más rápido, incluso subiendo, es una estrategia que también emplee en Nafarroa Xtrem 2.019 y no fue del todo bien. El porta palos de Arch-Max no funcionó como otras veces y desde el principio  se recogió y fue como una goma que me apretaba la cintura y que comprimía los tendones de la cadera, provocando importantes molestias. En la próxima no vendrá conmigo, no me la juego. Así que saldré sin porta palos o tendré que usar otro.

Una vez, que saco los palos ¿dónde los uso?. 

Subiendo son fundamentales: Es importante entrenar la técnica de palos subiendo, te hace subir más rápido y mucho más descargado. Depende del terreno, su uso se complica. Si es un terreno rocoso, tendrás que acostumbrarte a la sensación que parece que no agarran. Realmente con los palos, tienes que conseguir un apoyo dinámico que te permita progresar de forma rápida y eficaz. En roca, se puede ir mucho más rápido que en la hierba pero con una técnica adecuada. Ante todo debes primar la seguridad.
En repechos: Si no son muy largos, yo prefiero subirlos corriendo a trote y para eso los palos son fundamentales. Es muy parecido a como los uso en esquí de travesía. Debes notar que apoya y progresas. Si no te encuentras cómodo no los uses.
En bajadas: Aquí depende, de la parte de la carrera en la que me encuentre. Generalmente si estoy comenzando y la carrera tiene mucho desnivel, prefiero reservar piernas. Así en los bosques, bajo apoyando los palos. Me descarga las piernas y voy muy seguro. Cuanto mayor sea el desnivel, mayor es la sensación de ir esquiando.

Foto: Cortesía de Tu Foto Deportiva

En esta foro previa, se puede observar precisamente ese momento de diversión bajando. El ritmo de bajada con palos es más lento que sin ellos pero las piernas lo agradecen mucho. Se trata de apoyar lo justo para mantener el equilibrio sin tener que retener de piernas y de pie. Poco a poco, según se fueron calentando las piernas, las bajadas por hayedos las hice con los palos en la mano y el ritmo fue mucho más alto.
En pendientes fuertes de bajada como el Saioa o el Adi, que además son de hierba, siempre empleo los palos para liberar las piernas, tobillos y pies. La idea es retener con los palos y liberar las piernas. Aquí si manejas la técnica vas incluso más rápido con palos que sin ellos. El resto de bajadas las hice con los palos en las manos y el ritmo pudo ser alto, sin especiales sobresaltos.
En el llano: Depende. En la foto con la que comienza este post, los estoy empleando en una parte de sierra de la Nafarroa Xtrem 68k 2.019, en esta ocasión me sirven de apoyo y como forma de marcarme un ritmo. Es como si estarías progresando con los esquís de travesía, la sensación es muy parecida. En el llano, si suelo apoyarme de los palos para intentar mantener un ritmo que igual las piernas solas no lo pueden mantener. Si tengo ritmo y puedo ir rápido, los palos los llevo en la mano y a darle fuerte.

Foto: Trail Shot

Como ves, la idea es usarlos cuando te sientas cómodo y seguro con ellos Los palos requieren de un aprendizaje. Mi recomendación es entrenar con ellos, hasta que te sientas cómodos con ellos. Los LEKI requieren de un tiempo adicional hasta que automatizas como  liberar y enganchar los palos a la dragonera. Ahora prácticamente no necesito ni pensar, es automático. En cualquier caso, debes de recordar, de manera general, cuando corras con los palos en la mano, las punteras deben ir hacia adelante. De esta forma te aseguras de no clavárselos al que viene detrás tuyo. Con el de delante, siempre es más fácil mantener las distancias de seguridad.

Te animo a que emplees los palos, sobre todo si estás pensando en carreras de larga distancia y más si encima son de alta montaña o con desniveles imposibles como la  Bocineros Deidar Xtrem 200K

Un saludo
Aitor





No Comments

Post A Comment