Dejando atras el fuerte resfriado
16097
post-template-default,single,single-post,postid-16097,single-format-standard,bridge-core-2.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Dejando atras el fuerte resfriado

Dejando atras el fuerte resfriado

Foto: New Balance 1500v5 by ultrarunnerdreams@gmail.com
Qué el tiempo está cambiando es una realidad que nadie puede negar. Cuál son las consecuencias del cambio, en este punto es donde seguro que ningún nos ponemos de acuerdo. Las evidencias científicas apuntan a los seres humanos como posibles causantes de este cambio. Un crecimiento no sostenible, unida a una sociedad cada vez más consumista está provocando cada vez más demanda de materias primas, cuyo origen es la tierra y que en la mayoría de los casos requieren de un fuerte proceso de industrialización hasta convertirse en los productos que diariamente consumimos o de los que nos alimentamos.

Resulta curioso pensar, que un producto natural que tradicionalmente se sembraba a mano, se abonaba con residuos naturales, se regaba con agua recogida de la lluvia y cuando realmente era su tiempo se recolectaba, estando lista para comer ahora requiere de un proceso complejo que implica mayor demanda de recursos naturales en forma de combustibles para los tractores, en productos químicos para los abonos, en luz eléctrica para conservar en frío los productos recogidos antes de tiempo que son madurados artificialmente y que antes de llegar a nuestra mesa tienen que embalarse en cartón y plástico antes de ser transportado miles de kilómetros desde un centro de abastecimiento que se encuentra en el punto de España donde más barato sea el suelo industrial, a pesar que la manzana (por ejemplo) originalmente se haya recogido de un manzano a 100 metros de nuestra casa. Todo esto no se si será el responsable de los cambios climáticos o del calentamiento global pero lo que si que tengo claro es que no es sostenible para nuestro planeta y que nuestro modelo de consumo debe ser más responsable y exigente hacia nuestros gobiernos que son los responsables de velar por el medio ambiente.

Estamos en marzo y esta mañana al salir a correr parecía una mañana de julio, eso si no llega a ser por el viento que era bastante frío. Tanto cambio de temperaturas hace que los resfriados, los catarros y los procesos virales estén a la orden del día. Yo que siempre he sido una persona muy agradecida, últimamente los cojo todo, con tanto cariño que me cuesta soltarlos una buena temporada. De Sabadell venimos muy ilusionados y con la sensación de haberlo dado todo pero con un inicio de catarro, que poco ha poco ha acabado en mucosidad nasal y mucho cansancio muscular. Hasta tal punto que este domingo tuve que modificar la rutina programada por otra de más intensidad pero de menos duración para no forzar durante demasiado tiempo a pulmones y corazón intentando conseguir un aire que costaba conseguir. Todo ello acompañado de un cansancio generalizado que no garantizaba la aventura de varias horas que estaba planificada.

Tenemos que tomarnos las cosas con paciencia y seguro que poco a poco vendrá la mejoría y con ellos volverán los entrenamientos de mayor intensidad y calidad. Todo suma, aunque lo importante en estos momentos, es no desanimarse. Sobre todo ser positivo y disfrutar diariamente con el entrenamiento planificado. Si tenemos que disminuir la intensidad porque el cuerpo no da, bajamos un punto. Conocemos muy bien  a nuestro cuerpo y sabemos perfectamente cuando se está quejando por vicio o lo está haciendo  por necesidad.

Hoy al levantarme a las 5:50 me dolía todo el cuerpo y no podía respirar con mucha fluidez pero tocaba carrera continua, unos 18 Km y tenía ganas de ver cómo iba respondiendo el cuerpo. Por la radio anunciaban un poco de frío así que ha tocado abrigarse sobre todo manos, oídos y estomago para no quedarme frío. Hoy además, era mi día de suerte estrenaba zapatillas, eso siempre me anima y me da un punto de seguridad. En esta ocasión, en los oídos ha tocado música de piano de «Ludovico Einaudi» una auténtica maravilla que me permite concentrarse un poder escuchar mejor mi cuerpo.

Hoy sabía que el ritmo no iba a ser estupendo y que no me iba a encontrar rápido pero lo importante era cumplir con la rutina planificada por Carlos o por lo menos había que intentarlo. El amanecer hoy ha sido precioso, lleno de luces y de matices. Para un aficionado y enamorado de la fotografía com o soy yo, cuesta un poco no sacar una cámara y parar a hacer fotos pero creo que también es muy importante aprender a mirar y a disfrutar de cada instante que nos ofrece la vida y almacenarlo en nuestro cerebro para cuando necesitemos estímulos positivos.

Afortunadamente cuando sales a correr por Bilbao ya no estás solo, como me ha ocurrido durante muchos años, ahora sale mucha gente a correr muy temprano, incluso muchos grupos de entrenamiento como el de Imanol Loizaga empiezan  sus entrenamientos a horas muy tempranas a la orilla de nuestro querido Nervíón. La verdad que esta mañana Bilbao estaba espléndido, lleno de luz, de color que levantar el espíritu y el animo de cualquiera que se deje llenar de tanta energía positiva. 

Al final, he podido concluir él entreno planificado para hoy, básicamente 18 Km de carrera continua, a pulsaciones bastante cómodas. El objetivo es seguir acumulando kilómetros a las piernas pero sin castigar demasiado el cuerpo. Hoy he podido disfrutar de un amanecer de película en un precioso Bilbao. Las sensaciones poco a poco mejoran, al igual que la confianza y el animo. Esto es un muy largo, la paciencia y la constancia es la clave para poder llegar en perfecto estado aun prueba de ultra larga distancia. Es muy importante hacer kilómetros en el monte pero también lo es trabajar los ritmos en el asfalto, sobre todo de cara a los tramos de transiciones entre desniveles fuertes, donde poder correr a ritmos automatizados te hace ganar mucho tiempo de carrera.

Un saludo
Aitor



No Comments

Post A Comment